La actividad inmobiliaria aún se encuentra un 29,7% por debajo de los máximos de 2007 Ampliar foto

La actividad inmobiliaria aún se encuentra un 29,7% por debajo de los máximos de 2007

Por primera vez se crea un indicador que relaciona el volumen de compraventas de viviendas e hipotecas con la actividad de las empresas del sector

Desde los mínimos de 2013, el crecimiento del mercado es ya del 44,5%

El decano del Colegio de Registradores de la Propiedad, Gonzalo Aguilera, ha presentado este lunes el nuevo Índice Registral de Actividad Inmobiliaria (IRAI) que por primera vez trata de analizar la marcha del mercado inmobiliario a través de la puesta en común de varios indicadores a la vez.

Es decir, que frente a la proliferación de estadísticas que se encargan de medir solo una variable, compraventas, precios o viviendas iniciadas, entre otras, el IRAI es una síntesis de indicadores que incluye además de las ventas, su financiación hipotecaria y otros datos relacionados con la actividad de las empresas que operan en este sector y que brindan los registros mercantiles. Así, se ponen en relación también las constituciones de sociedades del sector inmobiliario y de la construcción, su cifra de negocio o el volumen de concursos de acreedores. 

De esta forma, un comité de expertos ha trabajado desde hace seis meses en cómo analizar lo que está ocurriendo estos momentos en el sector de la vivienda, qué es lo que está tirando fundamentalmente del incremento de la actividad y si este comportamiento tiene parangón con lo ocurrido en la serie histórica del nuevo indicador, que se remonta al año 2003.

Estos trabajos dan como resultado un índice correspondiente al tercer trimestre de este año de 98,26 puntos frente al año 2003, base 100 del índice. Además, el Colegio de Registradores ha elaborado el denominado IRAI suavizado o subyacente, que es una versión con datos anualizados que trata de depurar la estacionalidad que suele haber en este mercado y que para el mismo periodo es de 94,34 puntos.

Si se analiza la serie histórica, se puede comprobar cómo los números muestran que la actividad actual estaría aún ligeramente por debajo de la que se contabilizaba en el año 2003 y un 29,7% por debajo del primer trimestre de 2007, cuando el IRAI alcanzó su cota máxima, de 139,90 puntos. Aquel nivel comenzó a disminuir a partir de esa fecha y, con la salvedad de la ligera recuperación que se produjo a mediados del año 2010 como consecuencia del polémico Plan E de inversiones, llegó a marcar el mínimo de la serie en el cuarto trimestre de 2013 con apenas 67,98 puntos, lo que representa una contracción acumulada en siete años del 51,4%.

A partir de entonces se inició una lenta pero sostenible recuperación hasta los 98,26 puntos de este año que representan un notable incremento de la actividad del 44,5% en poco menos de cuatro años.

¿Qué es lo que propicia esta recuperación? En el acumulado del año (de enero a septiembre respecto a diciembre de 2016), el IRAI ha aumentado un 10,12%, del que la parte relativa a la propiedad que componen el volumen de ventas e hipotecas fundamentalmente aporta el 9,55% y la parte mercantil solo el 0,57%. Por grupos, los que acumulan una mayor repercusión son las compraventas de viviendas, seguidas de los precios de los inmuebles. En el ámbito hipotecario también son más relevantes las hipotecas contratadas que su importe, lo que hace, en opinión de los expertos, que el crecimiento actual de la actividad sea más saludable y sostenible que el que se produjo en los primeros años 2000.

En concreto, la compraventa de viviendas nuevas ha crecido en estos nueve meses un 32%, mientras que la usada lo ha hecho en un 27% respecto a los parámetros alcanzados a finales de 2016. En cuanto al número de hipotecas, el avance ha sido del 16%.

Por su parte, desde el punto de vista mercantil, el mayor impulso de la actividad se debe al descenso en el número de concurso de acreedores, tanto de empresas de construcción, que ha bajado un 83%, como en sociedades inmobiliarias, que ha disminuido un 57%.

Preguntado sobre cuánto tiempo se tardará en recuperar el nivel de actividad del año 2007, José Meléndez, director del Centro de Procesos Estadísticos del Colegio de Registradores, admitió no poder asegurar ninguna cifra. "Ni siquiera sabemos si se llegará a recuperar esos niveles de actividad de los máximos. Todo dependerá de cómo evolucionen en los próximos trimestres variables como la constitución de empresas inmobiliarias o de construcción y el volumen de compraventas e hipotecas", ha explicado Meléndez.

Además, los registradores se han mostrado abiertos a colaborar con otros organismos que también manejan información muy valiosa sobre la situación de este sector, como son los arquitectos, para poder enriquecer este índice y se han comprometido a facilitar estos datos del IRAI por comunidades autónomas a corto plazo.

Por último, el Colegio de Registradores ha admitido que en este indicador no se ha podido incluir el peso que está adquiriendo la actividad de alquiler en el sector dado que, pese a que la ley lo contempla para dotarlos de más transparencia, aún son muy poco numerosos los contratos de arrendamiento que optan por ser inscritos en los registros de la propiedad.

Normas
Entra en EL PAÍS