Bitcoins españoles: varias firmas piden permiso a la CNMV para poder vender criptodivisas

Varias empresas optan a emitir sus 'tokens'; el supervisor alerta del alto riesgo

La Comisión considera que deben aplicarse las mismas reglas que a los valores convencionales

bitcoin
Una representación de un bitcóin. Getty Images

El lanzamiento de la criptomoneda de la cadena de restaurantes Nostrum no es la única operación de este tipo bajo revisión de la CNMV. Así lo confirmaron este jueves a Cinco Días fuentes del organismo, que trabaja estos días con cuatro consultas de operaciones de financiación corporativa con criptomonedas (ICO, por sus siglas en inglés) de empresas españolas. El creciente interés por esta clase de negocios ha alertado al regulador, que advierte a los inversores de su “complejidad” y “alto nivel de riesgo”.

El interés por las ICO se ha disparado en todo el mundo y comienza a manifestarse entre un puñado de firmas españolas. Estas operaciones, a mitad de camino entre el crowd-funding y una salida a Bolsa, permiten a las empresas financiarse vendiendo tokens a cambio de dinero u otras criptomonedas. Estos tokens sirven para adquirir los bienes o servicios que la compañía en cuestión ofrece, o pueden utilizarse como una moneda intercambiable, dependiendo del caso. Algunos ICO incluso conceden una participación en la firma o derechos sobre beneficios futuros.

“La CNMV está prestando gran atención al asunto y analizándolo a fondo”, han afirmado fuentes del organismo. Este análisis está centrado en “proyectos concretos” y tiene en cuenta la postura adoptada por el regulador europeo, ESMA, y los supervisores de otros países. La ESMA, por su parte, sostiene desde el mes pasado que las ICO son “inversiones muy especulativas y de un riesgo elevado”.

En cuanto a la regulación específica para las ICO en España, la CNMV considera que deben aplicarse las mismas reglas que a los valores convencionales. Esto es, la aprobación de un folleto informativo, que la comercialización se realice a través de entidades financieras registradas y que se apliquen las reglas MIFID de protección al inversor. No obstante, el tratarse de operaciones con características muy variadas, la CNMV asegura que analizará las ICO caso por caso.

El pasado miércoles, la firma española Home Meal, propietaria de la cadena de restaurantes Nostrum, anunció el lanzamiento de una moneda virtual para captar financiación por 50 millones de euros. De concretarse, se tratará de la primera ICO en España asociada a una empresa productiva. El proyecto se presentará en enero a grandes inversores.

Un aluvión regulador

Corea del Sur, país donde se realizan un 20% de las transacciones de bitcoin, se sumó ayer a la larga lista de países que han puesto la lupa sobre el negocio de las criptodivisas. El Gobierno surcoreano anunció un plan para combatir la especulación con medidas que exigen registrar la identidad de los usuarios en las transacciones y permitir que los reguladores cierren los mercados virtuales si lo consideran necesario.

“La cotización se está sobrecalentando de manera irracional y ya no podemos pasar por alto esta situación anormal de especulación”, aseguró el Gobierno surcoreano en un comunicado.

El bitcóin está bajo fuego en gran parte del mundo. Un informe publicado el pasado miércoles por Citigroup afirma que entre 2010 y 2017 el precio de la moneda virtual se ha movido de media un 6.7% por día, casi siete veces más que el oro o las divisas de países emergentes, activos tradicionalmente muy volátiles.

El bitcóin acentúa su caída

  • Más de un 10% se desplomó este jueves el bitcóin después de que el gobierno surcoreano anunciara un plan de medidas para contener la especulación en criptodivisas.
  • 13.825 dólares (11.570 euros), era la cotización del bitcóin tras el cierre de los mercados europeos. La divisa virtual alcanzó un techo de 20.000 dólares en algunas plataformas el 17 de diciembre pasado.
  • 200.000 millones de euros, es el valor total de los bitcóin en el mercado, según Coinmarketcap. Si se suman el resto de las criptodivisas, la cifra se eleva a 465.000 millones de euros.
Normas