La CNMV avanza en la puesta en marcha del canal de chivatazos

El supervisor crea un fichero para los datos personales de denunciantes y de posibles infractores

Asegura la protección de esos datos, paso previo para el buzón de denuncias

Sebastián Albella
Sebastián Albella

La ventanilla para realizar denuncias sobre eventuales abusos de mercados (en la jerga, whistleblowing) está cada vez más cerca de hacerse realidad. La CNMV ha aprobado la creación de un fichero de datos personales tanto de la persona que denuncia las posibles infracciones como de la denunciada con el objetivo de recibir denuncias de manera abierta y anónima.

Desde el organismo supervisor, que preside Sebastián Albella, señalan que este es un paso previo necesario para la creación de dicho canal de denuncias y que se recoge en el Boletín Oficial del Estado (BOE) en virtud del acuerdo del 20 de diciembre de 2017 del Consejo de la CNMV.

El supervisor español mueve ficha en la creación de este mecanismo dentro del ámbito del reglamento de Abuso de Mercado. La CNMV va a crear este fichero teniendo en cuenta que la comunicación o notificación de posibles infracciones contiene datos de carácter personal y este fichero también tendrá que ser personal, tal y como exige la ley de Protección de Datos de Carácter Personal.

Sebastián Albella ya se refirió durante su participación en el Foro CincoDías en el mes de noviembre al interés que la CNMV tiene en la creación de este canal. “En la CNMV cuando recibimos denuncias –incluso denuncias de gente que manifiesta su interés en permanecer en el anonimato– las consideramos” explicó Albella que añadió que “ya estamos abiertos a las denuncias de todo tipo. Sin embargo, estamos esperando a que el marco legal desarrolle este aspecto”.

Entre los usos del fichero se encuentra el de la adecuada gestión de las comunicaciones de posibles infracciones en el ámbito del mercado de valores. Los suministradores de los datos serán previamente informados por la web de la CNMV de la existencia y finalidad del sistema, su funcionamiento y de la protección de los datos.

Proceso automatizado

En cuanto a su funcionamiento, en el BOE se explica que se trata de un procedimiento parcialmente automatizado ya que se recogerán los datos a través de las comunicaciones de posibles infracciones en soporte papel, informático, por vía telefónica, así como por acta obtenida en declaración in situ.

El fichero tendrá que recoger algunos datos del denunciante como nombre y apellidos, dirección postal, dirección electrónica, y número de teléfono, los datos de las personas que puedan verse afectadas por las comunicaciones efectuadas, así como cualquier comportamiento, acciones o hechos que puedan constituir violaciones de las normas del Mercado de Valores. Además, se podrán ceder datos en el ámbito de la cooperación con las autoridades competentes de otros Estados miembros de acuerdo con la Ley del Mercado de Valores. Uno de los aspectos más importantes que recoge dicho reglamento es que estos mecanismos garanticen la protección de los datos personales tanto de la persona que comunique la infracción como de la persona física presuntamente responsable.

El trabajo de la CNMV va en línea con lo que se recogía en la Directiva europea de finales de 2015 en la que dejaba claro la necesidad de proteger a los demandantes, ya que “las personas que deseen denunciar una infracción pueden verse disuadidas de hacerlo por miedo a represalias, discriminación o divulgación de datos personales”. El personal de la CNMV que atienda el buzón deberá ser personal especializado que desempeñará varias funciones. En primer lugar, deberán proporcionar información sobre el procedimiento de comunicación de infracciones. En segundo lugar, recibirán las comunicaciones y harán el seguimiento y por último, mantendrán el contacto con el denunciante.

Tal y como recoge este reglamento del Parlamento europeo, los Estados miembros deberán velar por que las autoridades competentes, en este caso la CNMV, establezcan “mecanismos eficaces para permitir la comunicación de posibles infracciones o infracciones reales del citado Reglamento a las autoridades competentes”.

 

Denuncias con premio

En EE UU hay un sistema de remuneración de los chivatazos. Dar premios a las personas que denuncian comportamientos irregulares es algo que ocurre en Estados Unidos desde 2012, cuando la SEC puso en marcha estos incentivos. El supervisor estadounidense premia con entre el 10% y el 30% del dinero recaudado si la multa supera el millón de dólares. El reglamento europeo abre la puerta de par en par a incentivar los chivatazos: “Deben poder preverse incentivos financieros para las personas que ofrecen información relevante sobre posibles infracciones”.

Normas