Bruselas confía en neutralizar el impacto de la reforma fiscal de Trump

Washington ha suprimido una de las medidas temidas por la UE, pero mantiene dos

La CE considera prematuro iniciar un pleito contra EE UU ante la OMC

 La comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, en rueda de prensa este jueves junto al secretario mexicano de Economía, Ildefonso Guajardo. EFE Aris Oikonomou
La comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, en rueda de prensa este jueves junto al secretario mexicano de Economía, Ildefonso Guajardo. EFE/ Aris Oikonomou

La Comisión Europea ha acogido este jueves con inquietud la aprobación de la reforma fiscal en EE UU, pero el organismo comunitario confía todavía en neutralizar los efectos más perniciosos para las empresas europeas.

Bruselas celebra que Washington haya suprimido uno de los puntos más temidos en Europa del proyecto, pero advierte que todavía hay elementos que pueden perjudicar al comercio y la inversión transatlántica.

“Nos satisface que, tras nuestros intensos contactos con las autoridades estadounidenses, se haya retirado la medida sobre las accisas, pero todavía hay dos medidas que causan preocupación”, señaló este jueves la Comisión Europea.

Bruselas denuncia en particular las deducciones que disfrutarán las multinacionales estadounidenses por algunos de sus ingresos en el exterior y la posible discriminación hacia las empresas europeas de las medidas para combatir la elusión fiscal.

La Comisión Europea espera que la administración del presidente Donald Trump acepte limar las amenazas impositivas que todavía se ciernen sobre las empresas de fuera de EE UU. En última instancia, la Comisión Europea podría denunciar a EE UU ante la Organización Mundial de Comercio (OMC), pero la Bruselas considera que es demasiado prematuro iniciar una guerra comercial.

“Estamos siguiéndolo muy de cerca y analizándolo para ver qué efectos podrían tener en Europa, para nuestras empresas”, señaló el jueves la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström.

El vicepresidente económico de la Comisión, Valdis Dombrovskis, se dirigió la semana pasada por carta al Secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin, para reclamar una modificación de la reforma en marcha.

“El proyecto de ley, en su versión actual, contiene elementos que pueden dañar seriamente los flujos de comercio e inversión entre nuestras dos economías”, advertía la misiva de la Comisión a la que ha tenido acceso CincoDías.

La carta de la CE plantea alertas similares a las recogidas en otra firmada por Alemania, Francia, Reino Unido, Italia y España. En ambos casos se acusa a la administración estadounidense de penalizar fiscalmente a las filiales de las multinacionales extranjeras en EE UU y de ofrecer subsidios camuflados a las exportaciones de las empresas estadounidenses.

Fuentes comunitarias señalan, sin embargo, que la letra pequeña se escribirá durante el desarrollo reglamentario de la ley y esperan que EE UU matice las medidas más agresivas para el exterior.

 

Discriminación contra las empresas de fuera

  • La reforma fiscal de Trump puede suponer un gran dividendo para la empresas estadounidenses, pero las de fuera, en particular las europeas, podrían sufrir una grave discriminación, según la UE.
  • Las medidas de Trump para evitar la elusión fiscal, por ejemplo, se aplican a operaciones intragrupos de empresas extranjeras pero no estadounidenses.
  • Bruselas cree que esa medida “podría tener un impacto en operaciones comerciales genuinas y provocar un doble gravamen para ciertos pagos, sobre todo en el sector financiero”, según la carta remitida por la CE al secretario del Tesoro estadounidense. La CE también alerta sobre subsidios encubiertos a las multinacionales de EE UU.
Normas