Santander compensa con bonos el 78% de pérdidas de los afectados por Popular a los que hizo una oferta

El banco emitirá 780 millones de deuda perpetua a un tipo del 1%

Los titulares del otro 22% rechazan los títulos y se encomiendan a la vía judicial

banco popular

Banco Santander ha anunciado que el "bono de fidelización" que ofreció a los inversores Banco Popular, para compensarles por la resolución de la entidad, ha obtenido una aceptación del 77,88% sobre el volumen ofertado. Así consta en un hecho relevante remitido por la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que no aclara qué porcentaje de clientes han aceptado y cuáles rechazan esta vía para tratar de recuperar su dinero en los tribunales.

En total, el banco entregará hoy 764 millones de euros en este tipo de deuda subordinada a los minoritarios, ocho días después de que culminara el plazo de aceptación. Esta deuda cotizará en el mercado de negociación de renta fija Aiaf a partir del próximo lunes.

Santander respondió con esta oferta a las quejas de los accionistas de Banco Popular por la resolución de la entidad, cuyas acciones pasaron a valer cero de la noche a la mañana, justo antes de que Banco Santanderadquiriese la entidad por el simbólico valor de un euro. De este modo el banco dirigido por Ana Botín intenta evitar tanto la litigiosidad y las reclamaciones sobre la propia resolución y venta como la salida de clientes, dado que muchos usuarios de Banco Popular eran también accionistas

La oferta no se destinó a todos los accionistas. Solo a los clientes minoristas, tanto personas como empresas, y que hubieran adquirido sus acciones en el periodo comprendido entre el 26 de mayo y el 21 de junio de 2016 (la ampliación de capital). También se ofreció el bono a quien adquirió obligaciones subordinadas en las emisiones de 29 de julio y 14 de octubre de 2011.

La compensación es total para los pequeños inversores y va reduciéndose a partir de ahí. En concreto, Santander entrega bonos por por el 100% de la inversión a quien tuviera hasta 100.000 euros en títulos de Popular; un 75% desde esa cifra al medio millón de euros; el 50% hasta un millón y nada desde ahí.

Los bonos se ofrecieron a quien compró acciones en la ampliación de capital o adquirió deuda subordinada

Cotizarán desde el lunes

Los bonos de fidelización dan derecho a un cupón un tipo nominal anual del 1%. No tienen vencimiento definido, sino que son obligaciones perpetuas que se podrán amortizar a partir de los siete años a voluntad del Santander. Cuando se produzca su amortización, si se da, el titular recibirá el 100% del valor nominal del citado `bono de fidelización'.

Los expertos prevén que el bono cotice alrededor del 70% del nominal

Hasta entonces, quien aspire a recuperar dinero líquido por la inversión perdida en Popular tendrá la opción de acudir al mercado secundario, donde los bonos cotizarán a partir del lunes. Está por ver, sin embargo, la liquidez de este mercado, donde además se espera que los títulos coticen con descuento.

Según Analistas Financieros Internacionales (AFI), el bono cotizará al 69%-75% de su valor nominal, mientras que desde InterMoney dan una horquilla del 68% al 71%, según las valoraciones realizadas en el folleto de emisión hecho público por Santander.

Renuncia a litigar

A cambio del bono, Santander obligó a los beneficiarios a comprometerse a no litigar por el dinero perdido en el proceso de resolución de Popular, primera entidad significativa europea en la que se aplica el nuevo protocolo de actuación que carga la factura sobre los inversores para evitar que pague el contribuyente.

A falta de conocer qué porcentaje de potenciales beneficiarios han rechazado la propuesta de Santander, los titulares de un 22,12% de montante que la entidad se ofrecía a compensar han rechazado esta opción y se inclinan por la pugna judicial.

Más allá, el resto de accionistas y bonistas que se salen de los parámetros marcados por Santander solo tienen la opción de acudir a los tribunales si aspiran a recuperar el dinero perdido.

El frente judicial

De momento, se han comenzado a presentar algunas demandas civiles por parte de afectados alegando que Popular no utilizó información veraz en la ampliación de capital de 2.500 millones de 2016, como demostraría el hecho de que en abril de 2017 se admitieran errores millonarios, según los escritos de los demandantes.

Resuelta la criba de los bonos fidelización, se le sumará a este frente otra nueva ola de demandas civiles, ideadas por Zunzunegui Abogados, que declaran que Popular no advirtió a sus inversores del riesgo que introducía la nueva regulación europea de resolución bancaria y recapitalización interna. Aspiran a ser indemnizados por esta vía todos los que invirtieron en bonos o acciones desde el 1 de enero de 2016.

En paralelo, algunos inversores de Popular vienen cargando contra la Junta Única de Resolución (JUR) europea o el FROB, por la vía contencioso administrativa, un frente al que pueden seguir acudiendo los aceptantes del bono fidelización, pues Santander solo pone trabas a los litigios que le afecten directamente.

Finalmente, el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu ha abierto una doble investigación sobre el fin de la entidad, que aborda su última ampliación de capital y la posible manipulación de los mercados en sus últimos meses de vida, para dilucidar las posibles responsabilidades criminales..

 

Normas