La crisis catalana supondrá 12.000 millones de pérdidas al turismo en 2018

Reputation Institute estima que el 60% de los europeos ven un deterioro de la imagen de España

En 2018 llegarán un 15,3% menos de visitantes extranjeros por la perdida de reputación

elecciones cataluña
Turistas en Barcelona frente a la Sagrada Familia.

La factura económica de la crisis catalana es cada vez más abultada. La caída de la reputación de la marca España, desatada con el referéndum ilegal del 1 de octubre, costará el próximo año 12.000 millones al sector turístico y reducirá en 1,95% la inversión directa. Los datos forman parte de un estudio publicado este martes por el Reputation Institute, que afirma que 6 de cada 10 europeos consideran que la imagen nacional se ha visto perjudicada, lo que rompe la tendencia positiva que se mantenía desde 2014.

La inestabilidad política ha tenido un impacto negativo en la reputación de España entre sus socios europeos. El 61,9% considera que la imagen se ha deteriorado por la situación institucional en Cataluña, con una caída sin precedentes de 3,1 puntos de reputación entre marzo y noviembre de 2017, según un índice elaborado por el Reputation Institute. Los ciudadanos alemanes y franceses han sido quienes más han castigado a la marca España: 7,6 puntos los primeros; 4,4 puntos los segundos.

La perdida de reputación tiene un correlato en la economía real, ha explicado Enrique Johnson, director del Reputation Institute en España, durante la presentación del estudio. Para el sector turístico, esto implica que en 2018 llegarán a España un 15,3% menos de visitantes extranjeros que en 2017, dice el informe.

El deterioro de la calidad institucional ha sido una de las variables que más han influido en la reputación de España, con una bajada de 2,7 puntos entre marzo y noviembre de este año. Esto significa que los europeos perciben un desgaste del entorno económico; del entorno institucional y político; del bienestar social; de la seguridad; del uso eficiente de los recursos; de la ética y de la transparencia, asegura el estudio.

"Barcelona es la que sale más tocada de este proceso, y esto no es una cuestión a futuro, esto está pasando ahora", ha dicho Yeray Carretero, director de consultoría del Reputation Institute.

El estudio se ha elaborado sobre la base de 1.400 encuestas, realizadas entre el 28 y el 29 de noviembre, en Italia, Francia, Reino Unido, Alemania, Portugal, Holanda y Bélgica. También se ha consultado la opinión de 144 consejeros delegados de estos países, y se han publicado esos resultados por separado.

Inversiones

El 43% de los consejeros delegados que participaron del estudio afirmaron que España ha perdido atractivo como destino de inversión. Este porcentaje se incrementa hasta un 49,3% en el caso de Cataluña. En la misma línea, el 30% de los directivos que tienen intereses o activos en España dicen que ya han reducido sus inversiones.

Los consejeros delegados también se han mostrado dispuestos a mitigar el riesgo que supone permanecer ligados a los activos españoles. En ese sentido, la mitad de los directivos aseguraron que propondrían planes de desinversión si la incertidumbre en Cataluña continúa.

Percepción del conflicto

Alta repercusión. El 85,8% de los europeos se ha enterado de al menos una noticia en relación a la actual situación política.

Poco apoyo. Sólo el 10% de los europeos aceptaría una declaración de independencia unilateral de una región de su país. Italia es la que se muestra más dispuesta, con un 16,5%; Holanda, la que menos, con un 4,5%.

Efectos. La caída de la reputación ha afectado a España como lugar elegido por el resto de los europeos para vivir, trabajar o comprar. Pero, sobre todo, en la intención de invertir y visitar España, asegura el Reputation Institute.

Normas