elecciones cataluña Ampliar foto

Cataluña no está infrafinanciada... si se cuentan los intereses que se ahorra con el FLA

Fedea reelabora el ranking de recursos per cápita

Con el nuevo cálculo, Madrid y Andalucía son las peor tratadas

Qué sucedería si se incluyera en la financiación autonómica el ahorro generado por los mecanismos de liquidez aprobados por el Gobierno central? Este es el ejercicio que ha realizado el director de Fedea, Ángel de la Fuente, en un informe publicado ayer y en el que destaca que Cataluña sería, junto con la Comunidad Valenciana, la autonomía más beneficiada.

Los recursos que obtiene la Generalitat del sistema alcanzaron en 2015, último año disponible, 2.312 euros por habitante ajustado, es decir, teniendo en cuenta las características demográficas que pesan a la hora de determinar el reparto de recursos. La cifra es inferior a la media autonómica, que se situó en 2.471 euros. En un modelo equitativo, las comunidades deberían disfrutar de un nivel similar. Sin embargo, ello no sucede y se producen diferencias difíciles de explicar. Por debajo del promedio también encuentran Andalucía (2.272 euros por habitante), Murcia (2.236 euros) y Madrid (2.308 euros). En cambio, Cantabria, La Rioja y Extremadura figuran como las mejor financiadas, con 2.906 euros por habitante, 2.844 euros y 2.693 euros, respectivamente.

Esta clasificación varía significativamente si en el cómputo se incluyen los ahorros generados por los mecanismos de financiación como el FLA o el Plan de Pago a Proveedores. Estos son los mecanismos de liquidez aprobados por el Gobierno central a tipos de interés inferiores a los del mercado. Si se tiene en cuenta el beneficio logrado por las autonomías para acceder a intereses más bajos de los que hubieran logrado en el sector privado, la financiación por habitante de Cataluña aumenta en 2015 de los 2.312 euros a 2.562 euros, situándose por encima de la media. Pasa de ser la undécima comunidad peor financiada a ser la quinta mejor tratada. La financiación efectiva, teniendo en cuenta la “subvención por intereses”, por utilizar el término que emplea De la Fuente, se situó de media en 2015 en el conjunto de las comunidades en 2.471 euros por habitante. 

Obviamente, las autonomías que han recurrido con mayor intensidad al FLA serán las que vean aumentar más su financiación efectiva con el nuevo cómputo. Entre 2012 y 2016, el Estado ha prestado 162.253 millones de euros a las comunidades. Cataluña, con 53.707 millones y Valencia, con 36.321 millones, son las comunidades que más créditos han recibido. Otras, como Madrid, optaron por acudir lo menos posible a los préstamos del Estado. De la Fuente señala que, incluso haciendo un cálculo conservador, el ahorro generado por el FLA alcanza los 15.276 millones entre 2012 y 2016. Cataluña, con 5.326 millones resulta la más beneficiada, seguida de Valencia (3.915 millones). El Gobierno de Carles Puigdemont defendía que el FLA era perverso ya que Cataluña aporta más de lo que recibe a la caja común. Argumentaba que el dinero salía de Cataluña hacía la Administración central y volvía en forma de préstamo.

“Con datos de 2015, Valencia y Cataluña ganan más de cinco puntos de financiación relativa con las bonificaciones a los intereses, mientras que Madrid, Galicia, Castilla y León, Aragón, Extremadura y La Rioja pierden una cantidad parecida”, apunta De la Fuente.

El director de Fedea también calcula el efecto sobre la financiación por habitante media entre 2012 y 2015. Cataluña logra situarse nuevamente por encima de la media si se incluye el ahorro por los intereses. Con esta corrección, las comunidades peor financiadas son Madrid y Andalucía. Valencia, si bien es una de las que más mejora, se mantiene por debajo de la media.

Más allá de los aspectos económicos, acogerse a los mecanismos de financiación como el FLA implica perder autonomía y sufrir un tutelaje por parte del Ministerio de Hacienda de Cristóbal Montoro. Y la Generalitat valenciana recuerda que si recurre más que otras autonomías a los préstamos del Estado es precisamente porque recibe menos que el resto. Este es uno de los argumentos que esgrime el presidente Ximo Puig para que el nuevo sistema de financiación que actualmente se está negociando incluya una quita de la deuda.

También el candidato del PSC a la Generalitat de Cataluña, Miquel Iceta, lleva en su programa electoral la propuesta de aprobar una condonación de la deuda. Comunidades como Madrid o Galicia se oponen a esta medida y señalan que supondría premiar la mala gestión.

Normas
Entra en EL PAÍS