Modelo autonómico
La diferencia entre la región mejor y peor financiada llega a 728 euros por habitante Ampliar foto

La diferencia entre la región mejor y peor financiada llega a 728 euros por habitante

Valencia es la comunidad peor financiada; Cantabria, la mejor

Cataluña, Madrid, Andalucía y Murcia también reciben menos que la media

Los datos de liquidación definitiva del sistema de financiación de 2015 que se han conocido este año reflejan nuevamente las importantes diferencias entre comunidades. Cantabria destacó como el territorio con más recursos y dispuso en 2015 de una financiación equivalente a 2.906 euros por habitante. En el lado opuesto se situó Valencia, con 2.178 euros. Así, la diferenciada entre la autonomía mejor y peor financiada alcanzó los 728 euros per cápita, según un informe publicado por Fedea a partir de los datos del Ministerio de Hacienda. Se trata de una diferencia relevante y que refleja la desigual capacidad que tienen los Gobiernos autonómicos para financiar sus servicios. Las autonomías son las responsables de la educación, la sanidad y los servicios sociales, los pilares del Estado de bienestar.

Cataluña, Madrid, Andalucía y Murcia también se situaron por debajo de la media en financiación por habitante. La Rioja, Extremadura y Baleares, en cambio, acompañaron a Cantabria como las autonomías mejor financiadas. Estos datos se calculan a competencias homogéneas y por habitante ajustado. Es decir, el indicador tiene en cuenta que algunas comunidades tienen más competencias que otras y también recoge que las necesidades de gasto varían en función de características demográficas. Es decir, el gasto en educación primaria será necesariamente mayor en comunidades con mayor población infantil. En un modelo en el que todas las comunidades accedieran con igualdad a la financiación de los servicios públicos, las diferencias deberían ser mínimas.

La mayor parte de los expertos coinciden en que el sistema de financiación actual debe reformularse de arriba abajo porque genera desigualdades que no tienen justificación y es un modelo enrevesado y poco predecible. Recientemente, el consejo de sabios elegidos por las comunidades autónomas y Hacienda para elevar una propuesta de reforma presentó sus conclusiones. Se trata de un documento en el que se aboga por elevar la autonomía de las comunidades autónomas y se denuncia el desequilibrio vertical existente y que implica que las comunidades no tienen suficientes ingresos para cubrir sus necesidades de gasto.

Aun así, el informe también refleja notables divisiones entre los expertos. De hecho, casi la mitad del documento son votos particulares de miembros de la comisión que matizan o directamente rechazan parte del informe. El director de Fedea, Ángel de la Fuente, llega a acusar a sus colegas de ser "expertos con bandera", es decir, de haber antepuesto los intereses particulares de las comunidades por las que fueron elegidos en lugar de guiarse por criterios técnicos.  

Una de las características del modelo actual es que los mecanismos de solidaridad provocan que las comunidades pobres no se acerquen a las ricas, sino que se invierten las posiciones. Por ejemplo, con datos de 2014, Extremadura es la comunidad con menos recursos por habitante y Madrid es la que cuenta con más ingresos. Después de que entren en juegos los mecanismos de nivelación, Extremadura alcanza una financiación de 114 puntos y Madrid se queda por debajo de la media con 97,9 puntos. La propuesta de los expertos contempla acabar con esta situación y recomienda que el nuevo modelo respete la posición relativa de cada comunidad. Sin citarlo, los sabios defienden el principio de ordinalidad, que era una de las viejas reclamaciones de la Generalitat. Los expertos elegidos por Extremadura, Andalucía y Castilla-La Mancha se sumaron en un voto particular para rechazar este punto del informe. En su opinión, “la invocación del principio de ordinalidad (...) no resulta compatible con el principio constitucional de solidaridad”.

El informe de los expertos defiende la búsqueda de alternativas para incrementar los ingresos de las autonomías. En este punto, su novedosa propuesta contempla dotar a las comunidades autónomas de cierta capacidad para elevar el IVA, el principal impuesto sobre el consumo y el segundo impuesto por recaudación detrás del IRPF. En cualquier caso, el IVAes un tributo armonizado a nivel europeo, y la última palabra sobre cualquier incremento dependerá del Gobierno central.

También en el ámbito tributario, los sabios abogan por armonizar el impuesto sobre sucesiones y donaciones para acabar con las notables diferencias que existen hoy. En concreto, apuestan por fijar un mínimo exento común y establecer una escala de tipos máximos y mínimos sobre las que las autonomías podrían actuar. En el caso del impuesto sobre el patrimonio, las diferencias entre los expertos son más profundas y el documento final también apuesta por una mayor armonización, pero permitiendo que las comunidades que quieran no apliquen este tributo.

Rajoy dice que es la hora de “los políticos

Grupo de trabajo. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, insistió ayer en que habrá una nueva financiación autonómica si los partidos políticos tienen voluntad de alcanzar un acuerdo. Recordó que, tras la entrega del informe de los expertos, el Consejo de Política Fiscal y Financiera ha puesto en marcha un grupo de trabajo para avanzar en la reforma. “Después de los expertos, es la hora de los políticos”, señaló.

Consenso. Moncloa avisa de que la reforma de la financiación autonómica no es una ley cualquiera y Rajoy señaló que no se puede aprobar un modelo con cinco votos contra cuatro. Defendió así que el nuevo modelo de financiación solo podrá aprobarse si se logra un amplio consenso. Para ello, el Gobierno recuerda que la participación del PSOEes indispensable.

Voto socialista. El PSOE es el partido con mayor poder autonómico al gobernar en siete comunidades autónomas frente a las cuatro que están en manos del PP. Además, el Gobierno no puede alcanzar una mayoría amplia en el Congreso sin el apoyo socialista. De momento, el PSOEseñala que corresponde al Ejecutivo de Mariano Rajoy llevar la iniciativa de la reforma.

Normas
Entra en EL PAÍS