Logotipo de la SEC, en su sede de Washington (EE UU).
Logotipo de la SEC, en su sede de Washington (EE UU).

Caos regulatorio con las criptomonedas en EE UU

La SEC y la CFTC están dando margen para explotar a los inversores crédulos

El enfoque poli bueno-poli malo ha sobrevivido a su utilidad

El arbitraje regulatorio en EE UU se está mudando al ciberespacio. El lunes, la SEC adoptó su primera medida contra una oferta inicial de monedas (ICO), pocos días después de que la Comisión de Futuros (CFTC) diera luz verde a las Bolsas de Chicago CME Group y CBOE para intercambiar futuros de bitcoins. La creciente discordia regulatoria aumenta los riesgos para los inversores.

PlexCorps, con sede en Canadá, lanzó este verano una ICO (el equivalente a una OPV) pese a que el tribunal de mercados financieros de la región le prohibió realizar actividades relacionadas con valores. El pasado día 1 PlexCorps promocionaba en Facebook la rápida apreciación de las fichas digitales creadas por su “visionario y descentralizado equipo”.

La SEC alega que la compañía recaudó 15 millones de dólares vendiendo 81 millones de fichas PlexCoin afirmando que los inversores podrían obtener rendimientos de hasta el 1354%. La agencia añade que la compañía afirma falsamente tener un equipo global de expertos, no cuenta que uno de sus ejecutivos se ha declarado culpable de infracciones anteriores de la ley de valores, y que trató de apropiarse indebidamente de parte de las ganancias. El lunes, PlexCoin perdió un 47% de su valor.

Son los primeros cargos presentados por la unidad cibernética de la agencia, creada en septiembre, en un año en que las criptomonedas se han disparado. Las ICO, prácticamente desconocidas hace 12 meses, han recaudado casi 3.500 millones de dólares este año y ya existen más de 1.300 divisas.

Las oportunidades para el fraude han aumentado proporcionalmente. Hasta ahora, los dos grandes reguladores han adoptado un enfoque caso a caso. En julio, la SEC dictaminó que las fichas vendidas por un grupo llamado DAO eran una oferta de valores y debían registrarse. La Comisión de Futuros, que los considera productos básicos, está siendo más receptiva.

El enfoque poli bueno-poli malo que permitió que floreciera la innovación ha sobrevivido a su utilidad y está creando confusión en un mercado que vale ya unos 340.000 millones. A falta de una coordinación más estrecha, la SEC y la CFTC están dando a los agentes nocivos margen para explotar a los inversores crédulos.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Normas
Entra en EL PAÍS