Pasajeros en la Gare de Lyon
Pasajeros en la Gare de Lyon

Elipsos: una red de metro para unir el sur de Europa a toda velocidad

El tren veloz será una alternativa ventajosa frente al coche y el avión

La empresa tiene ofertas de 29 euros entre Barcelona y Montpellier y de 39 euros entre

Barcelona y París

Elipsos es una multinacional española de la que un número creciente de viajeros conoce sus servicios, pero a la que casi nadie es capaz de llamar por su nom bre. Con sede en Madrid y una plantilla de medio centenar de trabajadores, mueve 20 trenes de alta velocidad por las redes de la Francia meridional y del norte de España. Durante 2016 transportó 1,9 millo- nes de viajeros en cuatro grandes líneas internacionales con el objetivo de unir una veintena de ciudades como París, Madrid, Barcelona, Lyon, Toulouse, Marsella, o Zaragoza.

El español RamónAzuara es su presidente, mientras que su responsable de operaciones es el francés Jean Yves. En 2016 declaró ingresos de 60 millones. Renfe y SNCF, propietarios al 50% de Elipsos, son dos de las mayores operadoras de servicio de tren en Eu- ropa. Cada una gestiona las redes veloces más extensas del mundo, el TGV (1.200 kilómetros) y el AVE (3.224 kilómetros), que ahora están conectadas.

Elipsos cuenta con 17 años de vida dedicados a facilitar la movilidad ferro- viaria transpirenaica. En sus comienzos estaba especializada en servicios de tren convencional, pero el 15 de diciembre de 2013 se convirtió en una operadora de alta velocidad. En aquella fecha se había completado el trazado del AVE en ancho de vía internacional hasta la frontera francesa y hacía tres años que estaba en servicio el túnel del Pertús bajo los Pirineos. 

En los cuatro años que lleva realizando servicios directos de tren veloz ha transportado a 3.159.000 viajeros. En el ejercicio en curso prevé superar el récord de 1,9 millones de pasajeros conseguido en 2016. La operadora transporta a dos tipos de clientes. El primero, los que utilizan los trenes de Elipsos para trasladarse entre ciudades de España y Francia; suman unos 827.000 viajeros cada año. El resto lo componen, por un lado, 600.000 pasajeros que utilizan los servi cios de Elipsos entre ciudades galas y, por otro, 450.000 viajeros que montan en los trenes entre ciudades españolas

El 88% de los usuarios internacionales viaja por turismo, mientras el 12% lo hace por motivos de trabajo. Wenceslao Sánchez, gerente de marketing de Elipsos, afirma que el mercado transpirenaico del tren veloz es estacional y se concentra en vacaciones. “En verano tenemos una significativa afluencia de pasajeros asiáticos, australianos y latinoamericanos, especialmente venezolanos, argentinos y mexicanos. En las vacaciones escolares abundan jóvenes europeos. El resto del año predominan jubilados españoles, franceses y del resto de Europa”.

“Los atentados de París y Barcelona golpearon el tráfico un 20%”

Entrevista a Javier  López
Interventor internacional de TAV

Javier López es uno de los 24 trabajadores procedentes de Renfe que en 2013 superaron una exigente selección para integrarse en la primera promoción de empleados de Elipsos. Después de aquella convocatoria, los fichajes proceden “de la calle”.

¿Qué predomina en la compañía, la cultura española o la francesa?

Al comienzo de la explotación había una marcada diferencia entre la práctica del personal del TGV y el del AVE.

En España el servicio es más controlado con un sistema de supervisión de pasajeros y equipajes antes de subir al tren. A bordo la atención es parecida a la de un avión, con la tripulación volcada hacia el cliente ofreciéndole las diferentes facilidades. El TGV se explota con un concepto más de tren de cercanías.

¿Y quién ha ganado?

Al principio, los trabajadores de Renfe y SNCF no nos conocíamos; ahora ya somos amigos y hablamos mucho del servicio. Tenemos grupos de trabajo comunes sobre mejora del tiempo de enlaces en el transporte en red, seguridad, la incorporación del servicio wifi y otros varios. Ahora, en Francia están estableciendo sistemas de control de acceso al tren a la española en las terminales de la Gare de Lyon, en París, y en Marseille Saint Charles.

Tal vez sean controles preventivos contra el terrorismo.

Obviamente. Los atentados de 2015 en París y los de este verano en Barcelona provocaron una acusada caída en las reservas de los tráficos de Elipsos.

La dirección calculó el retroceso en entre el 18%y el20%durante las semanas siguientes a los sucesos. El tráfico, sin embargo, se ha recuperado.

El servicio va bien, y este pasado verano se reforzaron las composiciones y los trenes iban llenos.

La línea más concurrida es la que une París y Barcelona; concentra el 53% de los viajeros. Le sigue Madrid-Marsella con el 20%; mientras las rutas Barcelona-Lyon y Barcelona-Toulouse se reparten a partes iguales el 30% del pasaje.

El jefe comercial de Elipsos reconoce que tienen grandes expectativas de negocio en el enlace ruta Barcelona-Perpiñán-Montpellier. “Es muy intenso en viajes de negocios, pero nos resulta difícil competir con el coche”. En los tráficos Barcelona-París y Madrid-Montpellier “nos tenemos que ver las caras con un enemigo temible: las aerolíneas low cost”.

Para abrir hueco en estos mercados la compañía ha puesto en marcha iniciativas “que están dando resultados”. La primera, reforzar servicios o aumentar frecuencias en temporada alta. La segunda, implementar una política de rebajas en temporada valle con ofertas de 29 euros entre Barcelona y Montpellier y de 39eurosentreBarcelona y París”. Sánchez reconoce que los tiempos de viaje (Madrid-Montpellier, 5,36 horas; Barcelona-Toulouse, 3,07 horas; Barcelona-París, 6,30 horas) podrían conseguir reducciones de hasta 60 minutos “si se mejorara la infraestructura en el tramo entre Perpiñán y Nimes, lo que haría mucho más atractiva la oferta”.

Sánchez está convencido de que las enormes inversiones que ya se han acometido y las que se deben realizar en el futuro para mejorar las conexiones ferroviarias transpirenaicas “están justificadas porque hay un mercado potencial extraordinario”.

España y Francia intercambiaron 18 millones de turistas en 2016, según datos de Turespaña. El Ministerio del Interior estima que cada año entre ambos países se producen 80 millones de desplazamientos.

El grueso lo aportan los 135.000 coches o camiones que a diario cruzan los 30 pasos fronterizos y los 225 vuelos programados entre aeropuertos españoles y franceses. Al tren se le asignan 700.000 pasajeros internacionales en servicios de cercanías y 800.000 en tráficos de alta velocidad. Hoy, la aportación ferroviaria es baja, reconoce Wenceslao Sánchez. Pero “una vez abierta la brecha por el túnel del Pertús, y con la Y vasca y el Corredor Mediterráneo en marcha, el ferrocarril está en condiciones de aportar los beneficios del transporte en red en un momento en que sus directos competidores, el coche y el avión, arrastran el estigma de sus carencias en sostenibilidad”.

El mapa operativo en red de los servicios que presta Elipsos “establece un cuadrilátero de altas prestaciones en zonas densamente pobladas”. En una esquina está París-Île de France, “la mayor concentración humana de Europa”. En otra esquina está la Comunidad de Madrid, “cuarta en el ranking de densidad en el hormiguero continental”.

El área metropolitana de Barcelona “es la sexta mayor concentración de Europa por número de habitantes. Y en la cuarta esquina está Lyon, “segunda área más poblada de Francia con2,2millonesde habitantes”. Por el camino quedan núcleos como Marsella, Toulouse, Montpellier, Girona o Zaragoza”.

“Nuestros trenes de gran capacidad y respeto al medio ambiente, conforman una red con estructura similar a las líneas de un suburbano tradicional, pero en dimensiones supranacionales.

Ahora, cuando un pasajero viaja con Elipsos participa en el surgimiento de lo que pronto será la red del metropolitano del sur de Europa”, apostilla Sánchez.

Normas
Entra en EL PAÍS