empleo autonomos

La tarifa plana ahonda la caída del empleo autónomo en España

Las asociaciones de autónomos atribuyen la caída, entre otras causas, a la entrada en vigor de la tarifa plana en 2018. Los emprendedores se esperan al año que viene, momento en que las ayudas serán mayores.

Noviembre cierra con una caída de 12.773 afiliados en la Seguridad Social y un descenso de 7.023 cotizantes en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), según los datos publicados por el Ministerio de Empleo. El mes previo a la Navidad es tradicionalmente desfavorable, pero la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) y la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) consideran que estas cifras están ligadas a que buena parte de los emprendedores están esperando a enero, cuando se amplíen las bonificaciones para nuevos autónomos y así afiliarse. De hecho los primeros valoran que “la espera a la entrada en vigor de la tarifa plana pasa factura a la afiliación”.

Por sectores, comercio y hostelería son los más afectados por las bajas, con más de 5.000 en el primer caso y por encima de 3.000 en el segundo.

Si nos fijamos en los datos del RETA por comunidades autónomas, Madrid es la que más ha crecido durante noviembre con respecto del mes anterior. Se han dado de alta 1.585, lo que supone 53 autónomos diarios. Le sigue en crecimiento País Vasco y Canarias con un incremento del 0,3%; es decir, 481 y 388 autónomos, más respectivamente. Destaca también el aumento de Navarra en un 0,1%.

En el lado opuesto, las que pierden afiliados, están Baleares con 5.132 trabajadores por cuenta propia menos, “aunque es la habitual”, afirman desde ATA. Andalucía se sitúa en segundo lugar, un total de 1.168 autónomos menos, lo que supone 39 bajas cada día. La tercera posición se la lleva Cataluña, donde se registraron 1.112 bajas; una media de 37 autónomos que dejaron de trabajar cada día. Se debe, en parte y según el presidente del colectivo, Lorenzo Amor, a que “el ‘proces’ está pasando factura”.

Para UPTA, el único “amortiguador” a la destrucción del empleo autónomo estuvo en los sectores de educación, actividades profesionales, científicas, sanitarias y de servicios sociales, “con un incremento de apenas 2.000 activos en total”.

Pese a los datos negativos, en la comparativa anual, el número de autónomos supera las 16.670 personas, lo que supone algo más de la mitad de lo que subió hace un año. Si se toma de referencia el periodo diciembre 2015 a noviembre 2016, la cifra aumentó en 25.895 personas.

Se destruye empleo pese al crecimiento

En cuanto a las cifras del Régimen General en noviembre, el número de parados registrados en las Oficinas Públicas de Empleo aumentó en 7.255 personas. Es segundo año consecutivo que se registran caídas de empleo tras tres años generándose más trabajo del que se destruía. Pese a ello, el volumen total de parados alcanzó los 3.474.281 desempleados, su nivel más bajo de los últimos ocho años.

Normas
Entra en EL PAÍS