costa cruceros

Costa Cruceros: “Al ser una compañía líder, estamos condenados a innovar”

Raffaele D’Ambrosio es director general para España y Portugal

Para pensar, necesita una mesa limpia, folios DIN A3 y un bolígrafo

Tras 10 años trabajando en Accenture, a Raffaele D’Ambrosio (Roma, 1972) le plantearon una metáfora que le cambió la vida. “Has construido un precioso Ferrari, pero ahora nosotros somos los que vamos a conducirlo, ¿no preferirías hacerlo tú?”. Así se dio cuenta de que quería hacer algo más práctico, trabajo de campo.

Ahora, D’Ambrosio dirige la filial de Costa Cruceros para España y Portugal desde su despacho de Las Tablas (Madrid). Una gran pantalla con la cifra de llamadas que recibe el departamento de atención al cliente y las maquetas de sus barcos le recuerdan para quién trabaja, a pesar de los 360 kilómetros que lo separan del mar. Si pudiera, lo cambiaría, sin dudar, por el crucero que realizó por el Caribe junto a su familia en enero. “La sensación de paz que tuve allí, con el amanecer y el sonido del mar, fue un momento muy personal y me permitió reflexionar muchísimo”, confiesa el directivo.

De vuelta al trabajo, considera que uno de los grandes retos a los que se enfrenta es a la estacionalidad del turismo en España. Culpa de esto al calendario nacional, que concentra las vacaciones en el período estival. Para reducir la brecha, es consciente de que no puede cambiar la agenda, así que apuesta por “aprovechar las vacaciones que tienen otros países, como Alemania”, donde estas están más repartidas a lo largo del año. Pero no es suficiente, así que también trata de apoyarse en otros sectores, como el de la tercera edad, que pueden viajar cuando la población activa tiene que trabajar. D’Ambrosio lo tiene claro: “la edad media de los españoles está creciendo, igual que la esperanza de vida en buenas condiciones, con lo que va a haber muchos clientes potenciales porque esta es la forma perfecta de conocer el mundo para este sector”.

Al ser una compañía líder, estamos condenados a innovar

 

Reinventarse o morir. “Al ser una compañía líder, estamos condenados a innovar”, sentencia el director general de Costa Cruceros para España y Portugal. A la hora de pensar en nuevas ideas, reflexiona mejor con una mesa limpia y ordenada, folios DIN A3 y un bolígrafo. “Trazar así los planes me ayuda a mirar la esencia de las cosas sin ruido y sin molestias”. Para escribir, siempre utiliza un Montblanc que le regaló su hermano, y al que guarda un afecto especial. “Es mi forma de tener parte de la familia en el trabajo”, explica emocionado. Fuera de la oficina, su escaso tiempo libre también está destinado a los suyos. “Recientemente, empecé en la equitación porque me lo pidió mi hija, para tener un hueco con ella, pero he encontrado mucho más que una actividad física, he aprendido cómo funcionan mecanismos de comunicación totalmente diferentes”, comenta fascinado.

Normas
Entra en EL PAÍS