El precio del bitcoin se multiplica por diez en el último año.
El precio del bitcoin se multiplica por diez en el último año. Reuters

El bitcoin sigue desbocado, sube cerca de un 10% y alcanza la barrera de los 11.000 dólares

La divisa digital avanza más de un 20% en los últimos tres días

Otras cinco criptomonedas se benefician del rally con subidas que superan el 100% en el último día

No parece haber límite, al menos no por ahora, para el precio de las criptomonedas. El bitcoin vuelve hoy a la senda alcista tras subir cerca de un 9% y situarse en la barrera de los 11.000 dólares. La criptomoneda subió el pasado martes martes un 2% hasta los 9,939 dólares por unidad (7.965 euros). La divisa digital ha ganado más de un 20% en los últimos tres días y ha multiplicado casi por diez su cotización con respecto al comienzo de año. Otras criptomonedas se han beneficiado del rally, con subidas que en algunos casos superan el 100% en las últimas 24 horas. La incipiente creación de un mercado de futuros y la incorporación de cientos de miles de nuevos usuarios en la última semana explican el furor de los inversores.

El valor de mercado de todas las criptomonedas en circulación ha sobrepasado los 300.000 millones y ya es más grande que Wall Mart, según el sitio Coinmarketcap. El bitcoin, con una tajada del 53,91% del total, alcanza los 141.533 millones de euros, más que la multinacional fundada por Thomas Edison en 1892, General Electric. En las últimas 24 horas, el volumen negociado de bitcoin ha sido de 5.020 millones de euros, tres veces más de lo que movió el pasado lunes la bolsa española, pero con una volatilidad mucho mayor.

El mercado de bitcoin

Ethereum, con una participación de mercado del 14,8%, ha visto subidas incluso más estratosféricas que su competidor. Este martes, la divisa cotizaba a 398 euros, un crecimiento en torno al 6000% este año, con un valor de mercado superior a 37.900 millones.

El alza ha contado con el envión de 300.000 nuevos usuarios que se han sumado al mercado entre el miércoles y el domingo de la semana pasada, según datos de Atlanta Digital Currency Fund. El número total de usuarios de Coinbase, plataforma y cartera en moneda digital, alcanza los 13,3 millones de clientes en todo el mundo.

Mayores subidas en las criptodivisas

El rally también ha sido incentivado en los últimos meses por el anuncio de la creación de un mercado de futuros por parte del operador de derivados más grande del mundo, CME Group. La firma ha asegurado que el lanzamiento será antes de fin de año, aunque aún no ha fijado una fecha concreta. Esta operación ha atraído el interés de grandes inversores institucionales, que consideran que el mercado de criptomonedas podría volverse menos riesgoso y volátil. Así, después de ocho años en las sombras, el bitcoin entraría por fin en el mainstream financiero.

Alarma de los banqueros

Las subidas preocupan a inversores y reguladores, que han advertido de que el mercado de bitcoin se encamina hacia una burbuja. Algunos analistas aseguran que los bancos centrales de Europa y EE. UU. pueden incluso tomar medidas similares a las adoptadas por China, que este año suspendió por completo el intercambio de divisas digitales.

“Los reguladores saben que las recompensas de las criptomonedas y el blockchain (la tecnología que hay detrás de las transacciones) puede ser enorme, pero también tienen la vista puesta en las ramificaciones catastróficas que pueden ocurrir si no se preserva la buena gobernanza, la estabilidad y el control”, ha dicho David Futter, socio del estudio legal Ashurt, con sede en Londres.

Los banqueros centrales aseguran que el éxito del bitcoin no es más que la consecuencia de una especulación desmedida. Pero son conscientes de la amenaza que las criptomonedas suponen para el control del sistema bancario y la oferta de dinero, que puede socavar las herramientas monetarias para controlar la inflación.

“El problema del bitcoin es que puede volar por los aires fácilmente y los bancos centrales podrían ser acusados de no haberlo evitado. Por eso, estamos estudiando si la actividad bancaria en relación con el mercado de las criptodivisas debería regularse mejor”, ha dicho a Reuters Ewald Nowotny, funcionario del Banco Central Europeo (BCE).

Las criptomonedas suponen riesgos inusuales para los inversores. No están centralizadas, ni pasan por bancos regulados, ni por sistemas de pago tradicionales. En cambio, utilizan la tecnología del blockchain para computar el historial de transacciones en una red de ordenadores anónimos conectados a Internet. Preocupan puntualmente la vulnerabilidad del sistema, su utilización para financiar actividades ilícitas y la imposibilidad de reclamar ante una entidad pública en caso de que, como temen algunos analistas, la burbuja termine por explotar.

Por estos motivos, el vicepresidente del BCE, Vitor Constancio, comparó el pasado septiembre la subida del bitcoin con la euforia de los tulipanes en la Holanda del siglo XVII, uno de los primeros fenómenos especulativos de masas de los que se tiene noticia. “Es un instrumento de especulación”, ha dicho Constancio, aunque millones de inversores de todas partes del mundo hoy parecen pensar exactamente lo contrario.

Normas
Entra en EL PAÍS