Donald Trump y Jerome Powell, durante la presentación de este último como candidato a presidir la Reserva Federal, el pasado día 2.
Donald Trump y Jerome Powell, durante la presentación de este último como candidato a presidir la Reserva Federal, el pasado día 2.

Riesgo de sobresaltos en la transición de la Fed

Los presidentes regionales tendrán temporalmente más peso que el consejo

Cuando se vaya Janet Yellen, quedarán tres miembros de los siete de rigor

La renovación del consejo de la Reserva Federal de Jerome Powell podría poner en riesgo la continuidad con Janet Yellen. Powell heredará una junta esquelética, que requerirá cuatro nuevos nombramientos.

Powell, nominado por el presidente de EE UU y a falta de ser confirmado por el Senado, asumirá el control mientras la Fed abandona las políticas de la crisis financiera. En octubre, el banco comenzó a reducir su balance de 4.500 billones de dólares, acumulado mediante la compra de activos para estimular la economía. Ha elevado los tipos un punto porcentual desde diciembre de 2015, y la Fed ha indicado que podrían haber otras cuatro alzas hasta finales de 2018.

La Fed también pretende revisar las regulaciones poscrisis, como la regla Volcker, que limita la negociación por cuentra propia, y los tests de estrés anuales. Randal Quarles, designado por Trump, acaba de entrar en el consejo como vicepresidente de supervisión para dirigir ese esfuerzo. Los cambios importantes requerirán una votación de los siete miembros del consejo, y solo quedarán tres cuando se vaya Yellen.

Su partida da a Donald Trump la rara oportunidad de remodelar por completo el banco central. Pero todavía no ha nominado a nadie para las tres vacantes actuales, y mucho menos para la cuarta, y llevará tiempo a los designados obtener la aprobación del Senado.

Mientras tanto, los gobernadores de los bancos regionales de la Reserva Federal tendrán más voz en el comité que fija los tipos de interés que los miembros del consejo federal, una rareza histórica.

Normalmente, el presidente tiene el control real del comité junto con otros consejeros. Pero tras la partida de Yellen, Jerome Powell, Quarles y la consejera Lael Brainard serán superados en número por cinco presidentes de bancos regionales, que tienen diferentes puntos de vista sobre la vía adecuada para subir los tipos y descargar el balance.

Trump es partidario de la desregulación y de bajar más los tipos de interés, pero no ha dicho mucho más sobre lo que quiere de un consejero de la Fed. La falta de remanentes podría conducir a una transición con sobresaltos.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Normas
Entra en EL PAÍS