clausulas suelo pulsa en la foto

Los españoles presentan 1.000 demandas contra la banca cada día

Los juzgados especializados solo son capaces de abordar el 4% de litigios recibidos

Al ritmo actual, en un año estarían judicializadas el 7% de las hipotecas

Cada día que pasa, los juzgados españoles reciben un millar de demandas de consumidores contra la banca por asuntos hipotecarios. Esta es la medida de la altísima litigiosidad que rodea a los contratos de crédito para la compra de vivienda en España, según se deriva de la actividad de los juzgados especializados en materia hipotecaria, creados el pasado junio para tratar de evitar el colapso del resto del sistema judicial ante el aluvión de juicios en esta materia. Desde entonces, las sedes han recibido una media de 987 demandas diarias hasta alcanzar 118.419 litigios hipotecarios en toda España entre el 1 de junio y el 5 de noviembre.

Se trata de demandas por cláusulas suelo, condiciones de vencimiento anticipado, intereses moratorios, gastos de formalización de la hipoteca o créditos multidivisa, fundamentalmente. Un verdadero aluvión que, de continuar a este ritmo, arrojaría unos 355.000 litigios hipotecarios en un año natural, lo que supondría ver judicializados cerca del 7% de los contratos hipotecarios vivos en un solo ejercicio. Sin contar con todas las demandas de los últimos años. La cifra supera las previsiones iniciales planteadas por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), que en julio estimó que podrían alcanzarse 192.245 demandas en 12 meses tras registrarse 16.000 asuntos en el primer mes de estos juzgados. Pero aquello solo era el principio.

La “saturación” denunciada por los jueces es tal que estos juzgados apenas han podido abordar de momento el 4% de las demandas recibidas. Este es el porcentaje que suponen las 4.909 vistas celebradas hasta la fecha. Se trata de audiencias previas en las que se fija el objeto del litigio, las partes proponen prueba y el juez decide cuáles estima procedentes para resolver el pleito. De ahí, se pasará a la celebración de un juicio, aunque si las partes proponen solo prueba documental, como es relativamente habitual en asuntos hipotecarios, el caso quedará visto para sentencia.

Así, en los cuatro meses hábiles que han transcurrido desde su puesta en marcha –agosto es inhábil en el procedimiento civil– los 52 juzgados especializados, uno por provincia y otro por cada una de las principales islas, han emitido 3.485 sentencias dando respuesta solo al 2,9% de las demandas atendidas.

Ante las miles de demandas amontonadas en los pasillos, los jueces decanos llegaron a plantear la supresión del modelo de juzgados especializados en su última reunión nacional, si bien luego, reunidos con el CGPJ, modularon el discurso y admitieron que es tarde para dar marcha atrás. Sí reclaman, en todo caso, un plan de apoyos a estas sedes que se cumpla. La realidad es que inicialmente se prometió un juez de refuerzo por cada 900 litigios, pero el grueso delos juzgados sigue funcionando con uno solo.

Las cifras se pusieron sobre la mesa en la reunión mantenida el lunes pasado entre el poder judicial, las comunidades autónomas con competencias transferidas y el Ministerio de Justicia, que prometió analizar la carga de trabajo que se está asumiendo en estas plazas y estudiar medidas de refuerzo. Actualmente, estos juzgados operan con unos 60 jueces. Basándose en las necesidades comunicadas por los Tribunales Superiores de Justicia y en los informes del servicio de inspección sobre la evolución estadística del número de demandas atendidas por juzgados especializados en materia hipotecaria frente al resto de la jurisdicción civil, para 2018 el CGPJ reclama destinar a estas sedes 57 jueces a jornada completa, más 52 a tiempo parcial, además de 23 letrados de la administración de Justicia (antiguos secretarios judiciales) con dedicación plena y 29, parcial.

Durante la reunión, el poder judicial concluyó además que la elevada litigiosidad hipotecaria “ha venido para quedarse”. De hecho, el CGPJ ya advertía del potencial impacto que puede tener la sentencia sobre hipotecas ligadas al IRPH que el Tribunal Supremo tiene previsto emitir la próxima semana, así como el fallo sobre hipotecas multidivisa que acabó produciéndose este miércoles. Efectivamente, la nulidad por falta de transparencia decretada por el alto tribunal amenaza con impulsar un efecto llamada sobre un colectivo de más de 50.000 familias con créditos en divisa extranjera.

Hay varios factores de la respuesta que está ofreciendo la banca a sus clientes que ayudan a explicar el aluvión diario de clientes que acuden a los tribunales. De un lado, las asociaciones de consumidores vienen denunciando que el grueso de entidades está negándose a compensar a sus clientes por la vía extrajudicial que impulsó el Gobierno para tratar de encauzar los conflictos relacionados por cláusulas suelo y que, para ganar tiempo, las entidades siguen peleando caso a caso en los tribunales para aplazar las compensaciones que la justicia acaba imponiendo mayoritariamente. De otra parte, el propio Banco de España revela que las entidades solo corrigen las conductas que les afea el supervisor en un tercio de las ocasiones y denuncia el mal funcionamiento de sus servicios de atención al cliente.

Por juzgados

Madrid tiene el juzgado hipotecario más colapsado del país. Con 24.184 demandas recibidas (unos dos centenares al día), duplica al segundo, el de Barcelona, que acumula 10.362 pleitos. Solo ha celebrado vistas sobre el 1% de los casos.

Oviedo es la sede especializada más eficiente, con diferencia. Ha dictado ya sentencia sobre el 25% de los 2.151 litigios que debe atender.

Teruel es el juzgado con menor actividad, con tan solo 147 demandas recibidas desde junio.

6.141 vistas más tienen fijados ya los 52 juzgados hasta fin de año.

Normas
Entra en EL PAÍS