El Canal de Isabel II se cierra al capital privado y prevé inversiones por 1.500 millones

La compañía presenta ante la junta de accionistas el plan estratégico 2018-2030

Las tarifas del agua serán congeladas hasta 2019

Canal de Isabel II
El presidente del Canal de Isabel II, Ángel Garrido, entre la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes (d), y la consejera de Economía, Empleo y Hacienda, Engracia Hidalgo,

El Canal de Isabel II tiene nuevo plan estratégico para el periodo 2018-2030, horizonte en el que pretende preservar su titularidad pública. La empresa que preside Ángel Garrido ha diseñado actuaciones para los próximos cinco años con una inversión aparejada de 1.500 millones de euros. Otra de las decisiones, directamente relacionada con el consumidor, es la conglación de las tarifas doméstica, industrial y comercial del agua hasta 2019. Además, el Canal va a extender la tarifa social a viviendas sociales y pisos tutelados gestionados por instituciones públicas y privadas sin ánimo de lucro.

La hoja de ruta se amplía sobre una expectativa inicial de cuatro años y supone la vuelta de la empresa a sus orígenes: la gestión del ciclo integral del agua en Madrid. También se busca dar carpetazo al asunto de la operación Lezo y mejorar en transparencia.

La empresa dependiente de la Comunidad de Madrid, con seis millones de clientes, pretende "reforzar" su carácter público tratanto de incluir a todos los municipios madrileños en su modelo de gestión. Queda apartado cualquier proyecto de entrada de capital privado, a través de una ampliación de capital o salida a Bolsa, posibilidad que estuvo sobre la mesa durante los mandatos de Esperanza Aguirre e Ignacio González.

Queda apartado cualquier proyecto de entrada de capital privado, a través de una ampliación de capital o salida a Bolsa

En la actualidad, 111 de las 179 localidades madrileñas están integradas en el capital social de la gestora del agua, siendo prioritario para el Gobierno de Cristina Cifuentes que todos ellos se conviertan en accionistas.

El Canal cerró sus cuentas de 2016 con un beneficio neto de 232 millones de euros tras la provisión de 8,1 millones por el deterioro de fondo de comercio de la filial brasileña Emissao. La compra de esta última, en 2013, dio pie a la citada Operación Lezo, que motivó la entrada en prisión del expresidente madrileño Ignacio González tras denuncia de la Comunidad de Madrid ante la fiscalía.

El nuevo plan estratégico cuenta con diez líneas fundamentales y limita la presencia de la compañía más allá de la Comunidad de Madrid. De hecho, Garrido y su equipo han abogado por restringir la actividad internacional a la mera prestación de asesoría.

"Con este plan sentamos las bases para hacer del Canal de Isabel II un modelo de gestión, eficiencia y transparencia, de forma que esta empresa siga siendo una seña de referencia dentro y fuera de España y de la que se sientan orgullosos todos los madrileños", afirma Garrido.

Entre las grandes líneas de actuación del Canal figura la mejora de la red de saneamiento, a través del Plan Sanea, la estandarización de los materiales de las conducciones (Plan Red) y la implantación de contadores inteligentes (Plan Smart Region). Junto a estas iniciativas destaca la intención de que el 100% del nivel de autoconsumo proceda de energías renovables en 2030 o el objetivo de reducir en un 25% el volumen de agua dedicada a consumo.

Desinversiones

El consejo de administración del Canal lleva esta tarde a la junta de accionistas su plan de venta de activos en Latinoamérica, para lo que contratará asesores externos en asuntos legales y financieros. También se espera el visto bueno a la entrada como consejeras de la concejal Rita Maestre, por el Ayuntamiento de Madrid, y de la consejera de Transportes, Vivienda e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid, Rosalía Gonzalo.

Normas