Las prisas del BCE con los bancos son perjudiciales

Su propuesta para sanear los préstamos malos se extralimita de sus funciones

El servicio legal del Parlamento Europeo recuerda que el banco no puede imponer normas generales

La presidenta del Consejo Supervisor del BCE, Daniele Nouy. en septiembre en Madrid.
La presidenta del Consejo Supervisor del BCE, Daniele Nouy. en septiembre en Madrid.

Puede que el BCE haya impulsado la limpieza de préstamos malos demasiado rápido. La institución propuso reglas más estrictas sobre las provisiones para los préstamos morosos, pero se saltó los límites de su autoridad, según el servicio legal del Parlamento Europeo. El BCE hace bien en apuntar a la deuda incobrable de 840.000 millones de los bancos europeos, pero su torpe movimiento puede terminar frenando su esfuerzo.

Es un golpe para Daniele Nouy, la zarina de la supervisión del BCE. Las estrictas nuevas pautas para los préstamos malos que presentó el 4 de octubre podrían quedar empantanadas en una pelea judicial. Las propuestas, según la opinión legal, suponían un nuevo conjunto de normas paneuropeas vinculantes para los prestamistas, algo que corresponde al ámbito de los legisladores de la UE, no del BCE. El Banco Central solo puede emitir recomendaciones a bancos de forma individual.

El crecimiento económico de países como Italia, cuyos bancos tienen préstamos incobrables por valor de 175.000 millones, es una oportunidad para abordar de forma más audaz el problema en tiempos de prosperidad. El BCE ha sugerido que los nuevos préstamos dudosos se amorticen por completo en un máximo de siete años y que no queden registrados indefinidamente en los libros. Italia, por ejemplo, teme que sus bancos no sean capaces de llevarlo a cabo con facilidad en tan poco tiempo.

El movimiento del BCE fue un poco atrevido. Para empezar, estaba oculto en una adenda a directrices existentes. Además, su enfoque de “cumplir o explicar” dificultaría que los bancos se desviaran de la línea estándar sin parecer débiles. Con la vista puesta en las propuestas del BCE, los inversores han elegido entidades que parecen vulnerables, como las italianas BPM y UBI Banca, cuyas acciones cayeron bruscamente en los días posteriores a la presentación de la propuesta del BCE.

Si la medida del Parlamento Europeo –en el que Italia ocupa posiciones clave– prevalece, podría perjudicar a la campaña del BCE para sanear los balances de los bancos. Es un caso de vísteme despacio que tengo prisa.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Natalia P. Otero, es responsabilidad de CincoDías.

Normas