Compre la batería, no el coche eléctrico de Tesla

LG Chem y Panasonic parecen apuestas más prudentes dentro del sector

Sus ingresos están más diversificados, y sus acciones cotizan en niveles más razonables

Tesla Model X, junto a un Model S, en un concesionario de coches eléctricos de la compañía en Sidney (Australia).
Tesla Model X, junto a un Model S, en un concesionario de coches eléctricos de la compañía en Sidney (Australia).

Compre la batería, no el automóvil, parece recomendar el mercado. Los inversores llevan tiempo considerando Tesla la mejor apuesta en la revolución del coche eléctrico y autónomo. Pero eso ha llevado sus acciones a una valoración extravagante a pesar de que no deja de perder dinero e incumplir objetivos de producción, y a la creciente competencia. Puede que los fabricantes de componentes sean una vía menos volátil hacia la riqueza del coche 2.0.

Las últimas cifras trimestrales de la compañía, publicadas el miércoles, subrayan la brecha entre la promesa y la realidad. Sus pérdidas de 619 millones de dólares fueron las peores de su historia. También retrasó la fecha para aumentar la producción de su Model 3.

Mientras, las acciones de Panasonic, que se asoció con Tesla para construir su fábrica de baterías Gigafactory en Nevada (EE UU), han crecido casi un 73% en los últimos 12 meses. Otro proveedor de baterías, el coreano LG Chem, ha subido un 69,5%. Los dividendos añaden 3 puntos al rendimiento de ambas empresas. En ese tiempo, la empresa de Elon Musk ha subido casi un 69%.

La lógica sugiere que la brecha debería ampliarse. Las acciones de Tesla cotizan a la friolera de 56 veces las ganancias estimadas para 2019, el primer año en que espera obtenerlas. Eso descuenta en exceso el objetivo de Musk de construir 500.000 coches al año para finales de 2018, que además corre el riesgo de bajar. Y asume que Tesla seguirá creciendo y generará márgenes normales para las compañías tecnológicas, pero fuera del alcance de los fabricantes de coches convencionales.

Panasonic y LG Chem, por contra, cotizan a un precio mucho más razonable, 16 y 14 veces las ganancias estimadas para 2019, respectivamente. Y tienen ingresos más diversificados. Ambas suministran baterías a otros fabricantes de coches, como General Motors, Ford y Renault-Nissan, y producen baterías para híbridos de gasolina y electricidad.

El sector representó poco menos de un quinto de los ingresos del tercer trimestre de LG y algo menos de los de Panasonic en su segundo trimestre fiscal. Eso puede suponer un colchón adicional para los inversores cautelosos.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Normas