Básicos para hacer facturas perfectas si eres autónomo

Los conceptos principales tienen que ver con los porcentajes de IRPF e IVA a aplicar, la numeración a seguir y la posibilidad de rectificar algunas facturas ya emitidas

factura autónomos

Una de las tareas principales de un autónomo es realizar la facturación a sus clientes. La metodología es la misma durante todo el periodo de actividad, pero hay que tener claros unos conceptos muy básicos para que el proceso sea conforme a ley.

Éstos tienen que ver con la aplicación del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) y del IVA; con cómo rectificar facturas ya emitidas en caso de errores, o si se quiere recuperar el IVA porque no se ha cobrado. También hay que prestar atención a la numeración que tienes que seguir cada ejercicio fiscal. Repasamos a continuación todas las cuestiones.

Básicos para la factura perfecta

A la base imponible de cada factura debes restarle el IRPF. Éste varía según si se es autónomo con menos de un año de antigüedad; aplicas el 7%; o de más, que en 2017 tienen que aplicar el 15%, tal y como informa la empresa Extra Software, desde su blog Gextor.

Hay que tener en cuenta también la categoría profesional: las actividades empresariales no aplican este impuesto, pero sí las artísticas o intelectuales. Si eres autónomo puedes consultar tu categoría en el IAE o en el modelo 037 de Hacienda.

El IVA es otro impuesto clave: se suma a la base imponible de cada factura y varía entre el 4, el 10 y el 21% según el producto o servicio objeto de facturación. Debes recogerlo en todas las facturas y no implica que ganes más. Se conoce como el IVA repercutido. En contraposición está el IVA soportado, que es el que todos los consumidores abonan cada vez que adquieren un producto o servicio. La diferencia entre ambos se debe tener en cuenta en las declaraciones trimestrales que se realizan en Hacienda, ya que si el soportado es mayor, puedes solicitar su devolución.

Facturas rectificativas

Existe la posibilidad de modificar una factura ya emitida en caso de que haya errores en el importe, quieres recuperar un IVA no cobrado o devolver un artículo. Son las facturas rectificativas y se elaboran de la siguiente manera: Si la había un error de forma, se emite una nueva relacionándola con la original, pero no habrá que rectificar la base ni cuota cara al IVA. En caso de que sea una devolución, se hace una factura en negativo; se tiene que relacionar con la original y se debe hacer constar la devolución en el albarán.

Por último es muy importante que las facturas sigan una numeración correlativa. Lo recomendable es arrancar cada ejercicio fiscal con las facturas a 1 y llevar series diferentes si se realiza más de una actividad. Los albaranes o las facturas proforma, dado que no tienen validez fiscal ni contable, no es necesario que vayan numerados consecutivamente.

Normas