La Ley de Autónomos en dinero. Beneficio real y en euros para el colectivo

Analizamos el beneficio real que supondrá para un autónomo la entrada en vigor de la nueva Ley.

ley de autónomos

La entrada en vigor de la nueva Ley de autónomos trae consigo una serie de mejoras para el colectivo. Algunas de ellas, en dinero contante y sonante, que pasamos a analizar a continuación.

La norma que más afectará al bolsillo de los nuevos autónomos será la ampliación de la tarifa plana. Esta medida permitía pagar 50 euros al mes durante los seis primeros meses de alta en colectivo. A partir de 2018, aquellos que se den de alta pasarán a tener un periodo de ayuda de hasta un año, con esos 50 euros de cuota mensual. Además, en los seis meses siguientes al primer año, el autónomo sólo pagará un 50% de cuota a la Seguridad Social, en lugar de su totalidad. Entre los meses 19 y 24, la reducción pasa a ser de un 30%. En dinero contante y sonante, hablamos de unos 4.000 euros en esos dos años, si comparamos las cantidades abonadas con las que tendrían que pagar un profesional si no existiera la tarifa plana.

Las otras dos nuevas medidas que pondrán dinero directo en los bolsillos de los autónomos están relacionadas con el ámbito fiscal y las deducciones sobre ciertos conceptos. El primero que analizamos tiene que ver con la posibilidad de deducirse hasta 26,67 euros diarios por dietas. Una medida que permitiría al autónomo ingresar hasta 1.200 euros anuales, en el caso de que se vea obligado a comer fuera de casa o del trabajo de forma habitual. La cantidad viene del siguiente cálculo.

Si un profesional por cuenta propia come fuera de casa en torno a 20 días laborales al mes, y contando con 26 euros diarios de gasto, harían un total de 520 euros mensuales en dietas. Es decir, un gasto deducible anual de unos 5.720 euros al año. Según asesores consultados por este diario, un autónomo con un rendimiento neto anual de 20.000 euros, obtendría una rebaja en la cuota de autoliquidación de la renta de unos 1.200 euros, aproximadamente.

En este caso, el cálculo es orientativo, puesto que dependerá de los rendimientos del autónomo, la actividad concreta, y otros factores que influyen en la autoliquidación de la renta. Pero sirve para hacernos una idea de las cantidades que puede llegar a obtener un autónomo con las nuevas medidas.

La tercera norma que aportará más liquidez al autónomo está enfocada a los profesionales que destinan parte de su vivienda a su propia actividad. El trabajador por cuenta propia va a poder desgravarse gastos del hogar, aunque la medida es polémica.

Inicialmente, se había dado a entender que se podrían desgravar hasta el 30% de los gastos del hogar. Lo cierto es que no será así, como veremos en el siguiente cálculo.

En realidad, las cuentas se realizan sobre el 30% del tanto por ciento de vivienda que se haya declarado relacionada con la actividad profesional. Es decir, sólo podrás desgravarte el 9% de los suministros (luz, agua, gas, internet o teléfono).

Un autónomo medio que destine el 30% de una vivienda de 70 m2 a su actividad, puede gastar en torno a los 100 euros mensuales en estos suministros. Si aplicamos los porcentajes mencionados, el ahorro es de apenas nueve euros al mes. Un total de 108 euros anuales.

Más medidas que aportan liquidez

Existen otras medidas que permitirán ingresar dinero a los autónomos. Sin embargo, se refieren a circunstancias y colectivos aún más concretos que los descritos.

Por ejemplo, la madre o padre en descanso por maternidad o paternidad, no pagará cuota de autónomos durante dicho periodo. El ahorro dependerá del tiempo efectivo de baja, y de la base media por la que haya cotizado en los doce meses anteriores. 

Precisamente, las madres que se reincorporen al trabajo autónomo tras haber cesado actividad por motivos de maternidad, tendrán un año de tarifa plana (50 euros al mes). Si realizamos el cálculo sobre la base de cotización media actual, esta medida supone un ahorro de unos 2.600 euros al año, para las autónomas en las circunstancias descritas.

Normas