Pimco: "Los bonos catalanes son muy atractivos... porque tienen el respaldo de España"

Alerta del riesgo de expansión del independentismo por Europa

Considera que el mercado está infraestimando el riesgo político

independencia cataluña
Sede de Pimco

La tensión política catalana está muy presente en Londres. La mayor gestora de bonos del mundo, Pimco, celebra en la capital británica su conferencia anual para Europa y las preguntas sobre la situación de Cataluña han ocupado parte de la atención.

El conflicto entre el Gobierno central y la Generalitat no preocupa mucho a los gestores de Pimco, por ahora. Esta firma administra 1,6 billones de dólares (1,4 billones de euros), más que cualquier gestora europea.

"Consideramos que, por el momento, los bonos de Cataluña son muy atractivos, porque tienen la garantía implícita de España", ha explicado Andrew Balls, director de inversiones en renta fija global de la gestora. Este especialista ha recordado que en caso de que ya no estuviera clara esa garantía "las agencias de rating cambiarían su visión y estaríamos en un escenario diferente".

Pimco es reconocida mundialmente como la reina de los bonos. No hay ninguna otra gestora del planeta que tenga tanto dinero invertido en deuda soberana y deuda empresarial. Sus comentarios y, sobre todo, sus inversiones son seguidos con atención por los Gobiernos de todo el mundo.

Balls ha reconocido que han aprovechado la situación en Cataluña para hacer compras oportunistas de deuda, "igual que hicimos con el brexit o con las elecciones presidenciales en Francia".

Ahora bien, que vean la situación controlada no implica que no vean riesgos. «Por ahora es una asunto interno de España, pero si se extendiera el sentimiento independentista a otros países podría afectar a los mercados", explica Balls.

Riesgo político bajo el radar

Aunque las perspectivas de Pimco sobre la economía mundial son positivas y consideran que los grandes bancos centrales tienen bajo control el proceso de retirada de estímulos, consideran que el mercado está infraestimando el riesgo político.

"Hemos dejado atrás algunas situaciones críticas, pero el hecho de que el último año haya sido más tranquilo no implica que el próximo lo vaya a ser", apunta Joachim Fels, economista jefe de Pimco.

Fels ha recordado que el ascenso de los partidos populistas parece haberse frenado, tras la derrota de Marine Le Pen (Frente Nacional) en las elecciones presidenciales de Francia. "Parece que hay una clara tendencia a la baja, después del brexit y la elección de Donald Trump, pero no sabemos si la tendencia se mantendrá".

Para este economista, el agravamiento de las tensiones políticas es una de las grandes amenazas que afrontarán los mercados en los próximos meses, junto con las distorsiones que provoque la retirada de estímulos por parte de los grandes bancos centrales.

Normas