Puigdemont mantiene la amenaza de la secesión y el Senado dará vía libre al 155

El presidente catalán estuvo a un paso de anunciar nuevas elecciones

Rajoy no renuncia a la intervención si hay comicios, pero acepta suavizarla

puigdemont
Carles Puigdemont, presidente del Gobierno catalán. Getty Images

El proceso independentista se acerca a su fin y vivió este jueves una jornada caótica, otra más. El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, trasladó en privado su intención de convocar elecciones para evitar la aplicación de las medidas coercitivas del artículo 155 que hoy aprobará el Senado. Tan claro parecía que el presidente anunciaría nuevos comicios, que diputados de Junts pel Sí aseguraron que renunciaban al escaño, miembros de ERC y la CUP empezaron a a hablar de “traición” y estudiantes rodearon el Palau de la Generalitat para reclamar que se cumpla la hoja de ruta soberanista y se proclame la independencia.

Puigdemont, tras anunciar una comparecencia a las 13:30 horas, retrasarla luego a las 14:30, compareció finalmente a las 17 horas para asegurar que estaba dispuesto a convocar elecciones si el Gobierno de Mariano Rajoy hacía algún gesto y se comprometía a detener el 155. Señaló que Moncloa no se movió de su posición y se escudó en esa actitud del Gobierno de Mariano Rajoy, que calificó de “irresponsable”, para no dar un paso atrás. A lo largo de la jornada, el lehendakari, Íñigo Urkullo, o el líder del PSC, Miquel Iceta, fueron algunos de los intermediarios que trataron de convencer a Puigdemont de convocar elecciones y pidieron a Moncloa que suspendiera la aplicación del 155. No tuvieron éxito.

El PSOE propuso en el Senado, que dará vía libre al 155, incluir enmiendas para que el Gobierno renuncie a la aplicación de medidas coercitivas si Puigdemont convoca elecciones. Los populares solo se comprometieron a aplicar el 155 de manera “proporcionada y responsable” y que se pueda modular en el caso de que la situación lo aconseje o se produzca un nuevo escenario. El PP podría aceptar también dejar fuera TV3 de la aplicación del 155. Una convocatoria electoral, por ejemplo. Hay margen hasta el viernes por la mañana para incluir enmiendas.

El viernes será un día clave. Por un lado, el Parlamento catalán concluirá el debate que inició esta tarde sobre las consecuencias del artículo 155 y en el que Junts pel Sí y la CUP pueden llevar la proclamación de la declaración de independencia. El presidente de JxSí, Lluís Corominas, así lo sugirió. “Mañana fijaremos un nuevo rumbo para nuestro país”, defendió. Salvo otro volantazo –que no puede descartarse–, Corominas sugirió que se declarará la independencia. Aunque también se baraja una declaración más ambigua para evitar las consecuencias penales más graves.

Al mismo tiempo, el Senado dará el visto bueno definitivo a las medidas propuestas por el Gobierno en el marco del artículo 155 de la Constitución Española. El Gobierno de Mariano Rajoycontempla el cese de Puigdemont y de todo su Gobierno. Las funciones del presidente de la Generalitat las asumirá Rajoy, que se fija como objetivo la celebración de elecciones en un plazo de seis meses. El Ejecutivo central también pasará a controlar los Mossos d’Esquadra, los impuestos propios de la Generalitat, las telecomunicaciones. El control de TV3, finalmente, podría quedar fuera de la aplicación del 155 si el Gobierno acepta la propuesta del PSOE.

El guión del proceso no está escrito y siempre depara sorpresas. Cataluña iniciará una nueva etapa. Habrá que ver si el Parlamento catalán proclama o no la independencia o si queda definitivamente enterrada la posibilidad de que Puigdemont convoque elecciones. El despliegue de las medidas del artículo 155 y la resistencia que pueda ofrecer la Generalitat es otro interrogante.

Santamaría asegura que el 155 no es una recentralización

Sáenz de Santamaría. La vicepresidenta del Gobierno aseguró que Puigdemont no ha hecho nada para evitar el 155 y explicó que la intervención de Cataluña no supone una recentralización, sino devolver a la legalidad a la Generalitat.

Inés Arrimadas. La líder de la oposición en Cataluña y dirigente de Ciudadanos, Inés Arrimadas, argumentó que Puigdemont ha desbaratado todas las posibilidades que tenía para acabar con la crisis política en Cataluña. “El proceso nos está haciendo mucho daño”, recordó Arrimadas. “Aún está a tiempo de proclamar elecciones, pero no creo que lo haga”, concluyó.

Miquel Iceta. “Quiero felicitarle por la valentía de dudar”. Así inició su intervención, dirigiéndose a Puigdemont, el líder del PSC, Miquel Iceta. Insistió en que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, aún tiene margen para convocar elecciones y evitar una nueva escalada de la tensión y una aplicación dura del artículo 155.

Normas