Arranca la campaña para planes de pensiones de final de año con bonificaciones de hasta el 4%

El producto de ahorro para la jubilación permite la desgravación en la renta a presentar el año que viene

La contrapartida a los atractivos incentivos suele ser el largo periodo de permanencia exigido

planes de pensiones
Unos abuelos pasean con su nieto por el parque.

Comienza a tomar forma la campaña para planes de pensiones habitual en los últimos meses de cada ejercicio. Varias entidades y aseguradoras que comercializan este tipo de producto han empezado a lanzar sus promociones para incentivar la contratación o el traspaso desde otra entidad, con bonificaciones que alcanzan hasta el 4%, aunque la contrapartida suele ser el largo periodo de permanencia exigido, de hasta cinco años.

Es en la recta final del año cuando los contribuyentes tratan de sacar el máximo partido posible a la declaración de la renta que se presentará al año siguiente, con 'trucos' que permiten obtener un mayor ahorro fiscal. Y las aportaciones a los planes de pensiones pensados para la jubilación desgravan en el IRPF. Las compañías lo saben y por eso intensifican en esta época sus mejores ofertas para atraer al cliente y, ya de paso, aumentar su cartera de gestión de activos, su patrimonio, y también sus ingresos a través del cobro de las comisiones que suelen acompañar a este tipo de productos de ahorro.

Liberbank ha sido la última entidad en sumarse a la incipiente avalancha de propuestas, que tratan de atraer miradas. Su promoción, vigente hasta el 31 de enero de 2018, incentiva con hasta el 4% del importe aportado el traspaso de fondos de inversión o planes de pensiones procedentes de otros bancos. El abono por traspaso de fondos de inversión será del 4% bruto del importe invertido para cantidades entre 5.000 y un millón de euros, con un compromiso de permanencia de tres años. En el caso de que el compromiso sea de dos años, el incentivo será del 3%.

Para los planes de pensiones, se bonificará el 4% en operaciones superiores a 25.000 euros y el 3% para cuantías entre 5.000 y 25.000 euros. El compromiso es mantener durante cinco años el importe bonificado y no existe cuantía máxima. El abono se hará efectivo cuando el banco haya recibido la cantidad a traspasar y el cliente haya firmado el compromiso de permanencia.

Hace unos días, Bankinter comunicó que premia los traspasos de planes de pensiones con hasta un 3,75% en efectivo, en el marco de una campaña que estará vigente hasta enero de 2018. El abono por traspaso alcanzará el 3,75% bruto del importe traspasado, para importes superiores a 60.000 euros y con un límite máximo de bonificación de 7.000 euros por cliente. Para importes entre 30.001 y 60.000 euros, la bonificación en efectivo será del 3% y del 2% para traspasos de entre 1.000 -importe mínimo requerido para acceder a la promoción- y 30.000 euros. Para acceder a estas bonificaciones, la entidad ha establecido un periodo mínimo de permanencia en el banco de los planes de pensiones de cinco años, durante los cuales el cliente siempre podrá rescatar o traspasar su plan de pensiones, si bien será penalizado con la devolución del importe abonado.

Por su parte, BBVA compensa llevar el plan de pensiones a la entidad con una bonificación del 3%, sin límite de saldo. El cliente deberá permanecer en el Plan contratado al menos cinco años. Además, con las aportaciones extraordinarias mínimas de 100 euros que el cliente realice a su Plan de Pensiones BBVA antes de fin de de año, se entra en un sorteo mensual de 1.000 euros.

Entre las compañías aseguradoras, Mapfre ofrece rebajas de hasta el 3% al contratar fondos de pensiones. Es la primera vez que la aseguradora premia este tipo de traspasos y los descuentos en la prima del seguro pueden llegar hasta el 3% en función del importe traspasado. Mapfre bonificará el traspaso de fondos de pensiones, o planes de pensiones asegurados (PPA) provenientes de otras compañías, independientemente de que se trate de un cliente nuevo o ya sea cliente de Mapfre.

Para lograr el máximo descuento, del 3%, el cliente deberá traspasar al menos 125.000 euros. Para importes entre 25.000 y 40.000 euros el descuento será del 1,5%. Para traspasos entre 6.000 y 10.000 euros el cliente logrará un descuento del 1%. El cliente que quiera beneficiarse del descuento deberá comprometerse a mantener el plan de pensiones con Mapfre durante un periodo de 5 años. A lo largo de este plazo, el ahorrador podrá transferir el dinero entre los diferentes planes de pensiones del grupo asegurador.

Santander, por su parte, ofrece un incentivo de hasta el 4% para las movilizaciones superiores a 30.000 euros con un compromiso de permanencia de siete años. Si el periodo de fidelidad es de cinco años, el premio es del 3% para ingresos superiores a 30.000 euros; del 2% para importes entre 20.000 y 30.000 euros y del 1% para el tramo entre 5.000 y 20.000 euros.

La campaña de Santander premia las aportaciones superiores a 5.000 euros con una bonificación del 1% si se mantienen cinco años en la entidad.

Y Axa ha iniciado la Campaña Traspasos Pensiones 3, 2, 1 con la que ofrece bonificaciones de hasta el 3% (con un máximo de 2.500 euros) a los traspasos de capital de otra entidad a un plan de pensiones o a un plan previsión EPSV de la modalidad individual AXA realizados por clientes o nuevos clientes. Para disfrutar de los beneficios de la promoción, las operaciones deben solicitarse antes de fin de año. La bonificación dependerá de las aportaciones de capital en función de los siguientes tramos: para importes a partir de 60.000 euros el descuento llegará al 3%, entre 20.0000 y 59.999 euros, será del 2%, y entre 5.000 y 19.999 euros, del 1%. En todos los casos la permanencia exigida hasta de cinco años, hasta 2022. Para Jesús Carmona, director de vida y accidentes de AXA, “la recta final de año en la que nos encontramos es el periodo más importante para plantearse y seleccionar las mejores opciones de protección financiera, y la nuestra sin duda es una de ellas”.

Fórmula para rebajar la factura fiscal

Las aportaciones a planes de pensiones ayudan a rebajar la factura fiscal, dado que son deducibles de la base imponible general del IRPF hasta los límites establecidos en la normativa fiscal por lo que el ahorro indicado dependerá del tipo marginal del aportante, pudiendo variar en función de las Comunidades Autónomas.

La reforma fiscal que entró en vigor en enero de 2015 cambió los límites. El tope máximo de las aportaciones que se pueden deducir se ha rebajado desde los 10.000 euros con carácter general o los 12.500 euros para los que tuvieran más de 65 años, hasta los 8.000 euros al año a partir de 2015.

Normas