Opa

Atlantia baraja una OPV de Abertis para que la compañía siga en Bolsa

El grupo italiano quiere que la firma española se mantenga cotizada

Venderá un máximo del 5% en los seis meses siguientes

abertis

Atlantia tiene claro que no quiere que Abertis abandone la Bolsa española. En el folleto que aprobó la semana pasada la CNMV, abre la puerta a colocar un paquete hasta del 5% del capital como mucho seis meses después de que se haga efectiva la compra de acciones. Menciona tres posibilidades: una Oferta Pública de Venta (OPV), una colocación de acciones entre inversores institucionales o una venta de bloque.

Aunque el grupo italiano no explica esta eventual desinversión como una fórmula para reducir el coste de la opa, ese porcentaje de Abertis está valorado en unos 930 millones de euros, según los actuales precios en Bolsa.

La Ley de Opas de 2007 establece que, si más del 90% de los accionistas acuden a la opa, el comprador puede exigir a los minoritarios que le vendan sus participaciones al precio consignado (squeeze out, en la jerga) y sacar, por tanto, a la compañía de la Bolsa. Atlantia ya ha aclarado que no lo hará y que sus planes pasan por mantener en cualquier caso al menos un 5% de capital de Abertis cotizando libremente (free float, en la jerga).

Este es uno de los puntos en los que la oferta de Hochtief difiere de la de Atlantia. La filial alemana de ACS adelantó ayer que sus planes sí pasan por excluir Abertis de negociación. Planea que los títulos del nuevo grupo Hochtief-Abertis pasen a cotizar solo en la Bolsa alemana, donde ya lo hace la filial del grupo que preside Florentino Pérez.

Sin embargo, la norma sobre opas también protege a la parte más débil. Los accionistas con menos de un 10% de los títulos de la compañía comprada pueden exigir a quien ha lanzado la opa que adquiera sus acciones al precio de la oferta (a expensas de que suban, 16,5 euros por título en el caso de Atlantia, y de 18,76 euros, en el de Hochtief). Si la mayoría lo exigiese, la liquidez de Abertis quedaría herida de muerte.

Contrato de liquidez

La hipótesis de que las acciones de Abertis queden varadas es lo que quiere evitar Atlantia a toda costa. Así baraja una operación en Bolsa para que exista papel suficiente en el parqué de Abertis a través de alguno de los mecanismos mencionados o cualquier otro equivalente.

También cuenta con otra arma guardada: un contrato de liquidez. Así, comunicará al supervisor que preside Sebastián Albella la contratación de un intermediario (una empresa de servicios de inversión, como una sociedad o una agencia de valores, generalmente) que actúe por encargo de Abertis para realizar operaciones de compraventa de las acciones.

El intermediario en cuestión hará uso de la capacidad de las empresas cotizadas de comprar acciones propias (autocartera). Esta vía para proporcionar liquidez a los títulos es muy común entre los valores cotizados. Por ejemplo, Técnicas Reunidas, Siemens Gamesa, OHL y FCC la utilizan.

En cualquier caso, Atlantia jugaría contra reloj. Una vez que la italiana publicase el resultado de la oferta –en caso de que sea la ganadora– dispondría de tres días hábiles para comunicar al mercado si se dan las condiciones para que los otros accionistas le obligasen a realizar esa compra forzosa. Entonces, se abre un periodo de tres meses para que los minoritarios requieran a Atlantia que se quede con sus títulos.

En el caso de que la italiana tuviera que comprar todas las acciones o casi todas, tendría la posibilidad de contar con un breve periodo de gracia extra. Puede solicitar a la CNMV un mes de prórroga para "restablecer el cumplimiento de los requisitos de difusión y liquidez del valor en cuestión".

Eso sí, Atlantia reconoce que sus planes de desinversión en Abertis tras la opa pueden no llegar a buen puerto. Es más, especifica que, si no consigue colocar ese 5% de Abertis, se verá obligada en ese mismo plazo de seis meses a excluirla de Bolsa.

El ejemplo de Enel con Endesa

La italiana Enel, aliada con Acciona, se hizo con el control de Endesa en una opa que culminó en octubre de 2007, después de casi dos años de una ardua batalla con la alemana Eon.

La eléctrica nunca salió de la Bolsa, pese a que el capital que quedó cotizando no llegaba al 8% tras la opa. Dueños de capital por ese porcentaje no aceptaron la oferta. Endesa siguió formando parte del Ibex, aunque se redujo su ponderación en el selectivo.

Enel realizó una oferta pública de venta (OPV) por el 21,9% de Endesa siete años después de la opa: en noviembre de 2014. Se embolsó más de 3.100 millones con la colocación.

La operación que plantea Atlantia es similar a la de Endesa, pero con otros plazos. La colocación u OPV de Abertis sería inminente tras ejecutar la opa.

Normas