Enagás ve “posible” segregar su negocio internacional

Mantiene resultados aunque recortará las inversiones previstas para este año un 15%

enagas
Antonio Llardén, presidente de Enagás

El presidente de Enagás, Antonio Llardén, apuntó ayer la posibilidad de abordar una segregación de su negocio internacional y dar entrada a un gran socio financiero o industrial. Algo que calificó de “sensato” y “un buen camino” para la compañía en los próximos años, aunque, por el momento, el grupo “no está proactivo” en esta cuestión.

En una conferencia de analistas para la presentación de la resultados del tercer trimestre, Llardén recordó que ese es un tema del que se acuerdan “los más viejos del lugar”, pues se incluyó en el plan estratégico 2007-2012. “Dijimos que sería factible iniciar un proceso de internacionalización y ya hablábamos que este proceso tendría una primera fase de ir realizando inversiones y, cuando alcanzáramos masa crítica suficiente, se podría compartir esta sociedad con algún socio a largo plazo”, indicó el presidente de Enagás. La segregación de los activos internacionales se podría inscribir en una segunda fase “que tendría mucho sentido”.

Por otra parte, Llardén reconoció discrepancias con el Gobierno peruano respecto a la resolución del problema con el Gasoducto Sur, concesión que fue revocada al consorcio del que formaba parte. En su opinión, existen discrepancias sobre las garantías de las empresas, que, de no verse satisfechas, podrían activar los mecanismos legales que figuran en el contrato. “Pero no estamos en esta fase”, dijo.

Enagás obtuvo un beneficio neto de 322,5 millones en los nueve primeros meses del año, lo que supone un 1,6% más respecto al mismo periodo del año anterior, en línea con los objetivos establecidos para el ejercicio. Este resultado se debe fundamentalmente a la aportación de las sociedades participadas, que ha sido de un 15,1%.

Llardén habla de discrepancias en la revocación del proyecto Gasoducto Sur por parte del Gobierno peruano

Este resultado incluye el efecto contable de la consolidación por integración global de la planta GNL Quintero desde enero (375,7 millones). Teniendo en cuenta este efecto, el beneficio aumenta un 18,4%. El endeudamiento neto del operador del sistema del gas y transportista, se situó en 4.609 millones, lo que supone una reducción de 480 millones.

Entre enero y septiembre, Enagás invirtió 252,8 millones. En el conjunto del ejercicio prevé una caída de las inversiones del 15%, desde los 650 millones previstos hasta 550 millones por la falta de a autorización para construir la regasificadora de Granadilla (Tenerife).

La demanda de gas ha crecido el 30 de septiembre un 9,3%, gracias a la industria.

Normas