El Guggenheim celebra su vigésimo cumpleaños entre luz y sonido

Más de 20 millones de visitantes han pasado por el museo en estas dos décadas

El espectáculo ‘Reflections’ pone el broche final a las conmemoraciones

guggenheim
GETTY IMAGES

Han pasado casi 20 años desde que el 19 de octubre de 1997 abriera sus puertas al público el museo Guggenheim de Bilbao. Desde entonces, más de 20 millones de visitantes han pasado por sus salas, deleitándose con las 130 obras de su colección permanente o alguna de las 97 exposiciones temporales que ha albergado.

La institución, que nació como parte de un plan para revitalizar Bilbao y el País Vasco, logró su objetivo y se ha convertido en el icono de esta ciudad. La pinacoteca fue un pilar transcendental para transformar una urbe completamente industrial en la capital cultural que es hoy en día. Los beneficios generados por la creación del Guggenheim van más allá del cambio en el paisaje de la ría y han ayudado a colocar a Bilbao en el circuito internacional del arte. De hecho, el 63% de sus visitantes son de origen extranjero: franceses, británicos y norteamericanos son los turistas que más pasean entre las paredes de titanio proyectadas por el arquitecto de origen canadiense Frank Gehry.

En su vigésimo aniversario, el museo ha querido rendir homenaje a su ciudad durante el mes de octubre, con el foco puesto en sus vecinos. El mes pasado, todos los vizcaínos recibieron en su casa una invitación para acceder gratuitamente a la pinacoteca durante el mes de octubre. Además, el pase incluía un billete de ida y vuelta en Bizkaibus, el servicio de autobús de transporte público de la provincia de Vizcaya, para que la distancia no fuera un problema a la hora de acercarse al museo.

Pero las celebraciones no se han quedado ahí. La noche del pasado 9 de octubre, el Guggenheim presentaba Chasmata, un espectáculo de arte y ciencia, que permitió al público viajar al espacio a través de imágenes inéditas del planeta Marte. El evento, de carácter gratuito, contó con la colaboración de BBK y la Agencia Espacial Europea (ESA). Asimismo, el astronauta español Pedro Duque ejerció de maestro de ceremonias y acabó de poner el toque espacial a la noche, compartiendo con todo el mundo un mensaje audiovisual del astronauta Paolo Nespoli desde la Estación Espacial Internacional. Chasmata es el término que la Unión Astronómica Internacional emplea para designar a las depresiones profundas, alargadas y escarpadas que se producen en la superficie rocosa de un planeta. Con este nombre, la organización del museo aludía a los pliegues, complejidades y rugosidades arquitectónicas del propio Guggenheim de Bilbao.

El espectáculo Reflections se proyecta sobre la superficie del Guggenheim.
El espectáculo Reflections se proyecta sobre la superficie del Guggenheim.

Los 120 saxofones repartidos por todas las alturas del atrio de la pinacoteca y las nuevas tecnologías fueron el hilo conductor de un evento que también se retransmitió por streaming, y que aún está disponible en la página web del museo. Acercar las celebraciones a todo el mundo ha sido uno de los objetivos de la organización, por eso, tanto Chasmata como Reflections, el otro plato fuerte de los festejos, se han emitido online. Este último consiste en una serie de proyecciones sobre la fachada del edificio, que se clausura este sábado.

Un espectáculo de 20 minutos de duración que combina música, luz e imágenes, patrocinado por el Ayuntamiento de Bilbao, la Diputación Foral de Bizkaia e Iberdrola, con pases continuos durante cuatro noches. Se espera que, al tratarse de uno de los actos más importantes de estas celebraciones, convoque a más de 200.000 espectadores. Mediante diferentes técnicas de proyección, Reflections transforma la fachada del Guggenheim en un lienzo sobre el que se plasman animaciones creadas especialmente para celebrar las dos décadas de la conversión cultural en Bilbao. El espectáculo incluye guiños a algunas de las obras más emblemáticas que han pasado por el museo. El metal se transforma en una superficie reflectante y de formas esféricas, como en El gran árbol y el ojo de Anish Kapoor y el colorido Puppy, de Jeff Koons, esparce sus flores por las superficies del Museo.

Las cifras

  • 4.266.146.116 euros. Es la aportación al PIB que ha generado la pinacoteca desde su inauguración, según datos del museo.
  • 16.772. El número de Amigos del Museo Guggenheim Bilbao.
  • 729 millones de euros. La cantidad en la que está valorada la colección propia de la institución.
  • ‘China: 5.000 años’ (1998). La exposición más visitada en las dos décadas del museo.
Normas