ibex 35 futuros pulsa en la foto

Ibex: la tensión política se relaja y España lucha por subirse al tren de las alzas

El paso atrás de Puigdemont se recibe con optimismo en los mercados: se gana tiempo

La prima de riesgo baja cinco puntos básicos (hasta 120) y el bono se relaja

Los mercados celebraron que la política echase de momento el freno de mano a la escalada de tensión en Cataluña. O que, al menos, las posiciones no han sido tan extremas como se había esperado. El Ibex reaccionó con optimismo. Subió un 1,34%, aunque no fue suficiente para cerrar por encima de unos 10.300 puntos que llegó a tocar durante buena parte de la sesión. Esa cifra totémica es sobre la que cotizaba el selectivo antes del referéndum ilegal del 1 de octubre.

EUR x USD 1,1773 0,059%
IBEX 35 10.216,80 0,35%

Aunque Carles Puigdemont declarase el martes la independencia, la suspensión inmediata y la apertura de un periodo de diálogo fue acogida como una buena señal por los mercados. Ya los futuros del Ibex –el president intervino con la Bolsa ya cerrada– apuntaron al alza y se dispararon un 2%. Una tendencia que fue confirmada en la apertura de los mercados. El Ibex inició la sesión con un rebote del 1,6% que marcó una sesión en la que el índice se colocó como el mejor de entre los grandes europeos.

Si bien los ascensos se moderaron a medida que avanzaba la jornada, los acontecimientos del resto del día contribuyeron a mantener el optimismo. La declaración de Mariano Rajoy tras el consejo de Ministros apoyó las ganancias. Es cierto que el presidente abrió la puerta a la aplicación del artículo 155 de la Constitución, pero no lo hizo de forma automática y requirió al Govern que explicase lo que había ocurrido la tarde anterior. Es decir, en caso de aplicación, será una medida paulatina.Además, las subidas se vieron reforzadas con el acuerdo entre PP, PSOE y Ciudadanos. Pedro Sánchez pactó con el PP para explorar una reforma constitucional.

Bolsa ampliar foto

La subida del Ibex fue contundente. El volumen negociado en Bolsa (3.185 millones) fue superior a la media diaria del año, de 2.585 millones. Y superó el máximo de los últimos tres meses hasta la fecha reservado para el 15 de septiembre. Los ascensos contaron con el apoyo de los pesos pesados de la Bolsa española. BBVA se anotó un 2,43%; Inditex, un 1,29% y Telefónica, un 2,3%. Santander se quedó algo rezagado con un 0,64%. La confianza de los inversores en España se dejó sentir también en el euro que subió, hasta los 1,18 euros.Esta estabilidad aleja el temor a un posible contagio.

No es el primer día que los inversores se lanzan a las compras a golpe de titular en un mercado en el que la volatilidad es la regla imperante. A medida que se aproxima una salida dialogada, los inverores pulsan el botón de las compras.Sin embargo, ante cualquier señal de que el conflicto se recrudece y Cataluña se acerca a la independencia, no dudan en deshacer posiciones. Esta es la razón por la que los analistas son unánimes y afirman que el repunte de no es más que un rebote momentáneo que no tiene visos de marcar la tendencia para las próximas jornadas.

“Vamos a vivir jornadas más guiadas por los impulsos que por los fundamentales”, asegura Óscar Anaya, de Carax Alphavalue. La firma de análisis considera que las subidas obedecen a la ambigüedad del discurso de Puigdemont que “aparca” el más alto voltaje político. Así, el experto no descarta que la inestabilidad política provoque una corrección adicional del 5% en el Ibex, lo que le distanciaría a un más del resto de Bolsas europeas.

En paralelo a este comportamiento de la renta variable, la situación también se normaliza en la deuda soberana. Tanto la rentabilidad del bono a 10 años como la prima de riesgo cotizaron a la baja hasta un nivel inferior al del 1-O. Esto provocó una sesión positiva para las eléctricas, uno de los sectores más penalizados estos días después de que varias firmas de análisis hayan emitido informes en los que dudan de la capacidad de las compañías para mantener las rentabilidad e ingresos actuales.Estas cotizadas son especialmente sensibles a cualquier ascenso en los tipos de la deuda pues ven cómo aumentan costes de financiación.

Por encima de ellas, Siemens Gamesa repuntó un 4%, convirtiéndose en el valor más alcista de la sesión. Solo tres valores del Ibex cotizaron en rojo: Técnicas Reunidas, Mapfre y Dia. Este sumó su segunda jornada como la peor firma del Ibex al registrar una caída del 2,03%.

También fue una jornada de ganancias para la banca, la más sensible al riesgo geopolítico. A las alzas de BBVA y Santander se sumó el 0,32% de CaixaBank o el 1,2% de Sabadell. Aunque las entidades catalanas han realizado guiños al mercado para contener la fuga de depósitos en forma de cambios sede sedes y así continuar bajo el paraguas del BCE, los inversores no terminan de confiar en estos valores en el largo plazo.

Alfonso de Gregorio, director de Gestión de Gesconsult, explica que la estrategia de la gestora desde finales de septiembre ha sido cubrir sus posiciones en el Ibex en un 20% con futuros y desprenderse de los valores bancarios. Una postura que modificó al volver a Santander y Bankia, aunque considera que es pronto para hacer lo propio en CaixaBank y Sabadell.

Los rebotes responden más a inversores que buscan rentabilidad en el más corto plazo, asegura Francisco Arco, analista de XTB. En el largo plazo, el foco de los analistas está en vislumbrar si los dichos se hacen hechos. El relajamiento de la tensión pasa por un pacto entre el Gobierno y la Generalitat que mantenga intactas la marcha de la economía española. Carolina Morcos, analista de Renta 4, opina la principal amenaza a medio y largo plazo reside en un enconamiento del conflicto que pase factura al crecimiento y a la financiación del Estado, algo que no ha sucedido por el momento. Por su parte, Anaya apunta a un impacto en la actividad económica que puede abordar también a los resultados empresariales.

La resolución del conflicto es una condición sine qua non para que el Ibex confirme la sesión como líder en Europa y se enganche a la tendencia alcista de los principales índices. En los últimos 30 días, el Dax (que roza máximos históricos y los 13.000 puntos) y el Cac suben un 4%. El Ibex, por su parte, se deja un 0,33%. La sesión se saldó con un cierre mixto. El Cac y el FTSE británico registraron ligeros descensos (del 0,02% y del 0,06%) mientras, el Dax repuntó un 0,17 y el MIB subió un 0,97%.

“Es verdad que España se queda atrás, pero no es algo catastrófico”, explica De Gregorio. Y esgrime que las caídas no han sido demasiado abultadas porque los grandes fondos internacionales (en cuyas manos está en torno al 70% del Ibex) aún no han caído presas del nerviosismo y apretado el botón de las ventas. Este es el principal riesgo que observa Victoria Torre, de Self Bank, en caso de que el conflicto se recrudezca en los próximos días. “El mercado necesita un marco estable”, afirma.

Normas
Entra en EL PAÍS