El despido de Harvey Weinstein dejará rastros de suciedad

Las figuras influyentes perpetúan los comportamientos internos, que tienden a sobrevivirles

El otro problema es que los fundadores pueden llevarse la chispa o los contactos

Harvey Weinstein
Harvey Weinstein, excopresidente de Weinstein Co, en los Óscar de este año.

Ningún fundador se va en silencio. Weinstein Co, el estudio de cine que acaba de expulsar a uno de los dos hermanos fundadores, acusado de acoso sexual, se une a otras compañías como Fox y Uber, que se alejaron de jefes influyentes con mala conducta, o que la permitieron en la empresa.

La salida de Harvey Weinstein se produce tras las acusaciones de que había llegado a acuerdos extrajudiciales con mujeres que afirmaban que las había acosado sexualmente durante tres décadas. Weinstein respondió inicialmente prometiendo superar sus demonios, y remarcando que en los años 60 y 70 las normas eran “diferentes”. El consejo lo expulsó de todos modos.

Después de la purga viene la rehabilitación. Esto es siempre más complejo cuando el jefe que se va es uno de los fundadores. Véase Uber, cuyo impulsor principal, Travis Kalanick, fue expulsado por los inversores, preocupados por el comportamiento machista de los directivos. La empresa ha limitado ahora los poderes que le quedan a Kalanick como accionista, ha nombrado a un jefe limpio, y ha incorporado un nuevo inversor, SoftBank. La limpieza todavía está en marcha en la Fox, donde la familia Murdoch tuvo que intervenir después de que el fundador Roger Ailes fuera purgado en medio de un escándalo de acoso sexual.

Weinstein Co se enfrentará a dos problemas. Las figuras influyentes de la industria perpetúan los comportamientos internos, que tienden a sobrevivirles. Al igual que Kalanick o Dov Charney, de la cadena de moda American Apparel, Weinstein surgió en una industria con reputación de maltratar a las mujeres. Las cosas pueden cambiar –y los escándalos ayudan– pero solo a velocidad de glacial.

El otro problema es que los fundadores pueden llevarse la chispa o los contactos. Weinstein Co será dirigido por el otro hermano, Bob, y el director de operaciones ,David Glasser, mientras se desarrolla una investigación interna. ¿Pero será tan eficaz sin su pareja constituyente? Tales incertidumbres pueden explicar por qué los consejos a menudo equivocan el momento en el que el comportamiento del fundador pasa de rareza a lastre. Cuando lo hacen, las huellas son difíciles de fregar.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Normas