Liberbank prevé concluir su ampliación de capital a mediados de noviembre

El banco recorta a 600 millones ó 400 la venta de activos inmobiliarios a los fondos

Rivero reconoce presiones para que la entidad se fusione solo por parte del mercado

banca
Oficina de Liberbank

El consejero delegado de Liberbank, Manuel Menéndez, ha explicado a los accionistas que la ampliación de capital de 500 millones de euros que llevará a cabo la entidad "fortalecerá su balance" y se pondrá en marcha tras la presentación de los resultados correspondientes al tercer trimestre del año. De esta forma, la entidad pisa el acelerador para que la ampliación de capital se inicie a de octubre para concluir a mediados de noviembre, según fuentes de la entidad. La operación se llevaría a cabo, así, con la prohibición de las posiciones cortas, medida aprovada por la CNMV.

Según ha señalado durante su intervención en la junta general extraordinaria de accionistas celebrada este lunes, el aumento de capital fortalecerá al banco para "seguir compitiendo en un mercado difícil". "Somos realistas y conscientes de los retos que tenemos por delante", ha apuntado Menéndez.

En la junta, que ha durado poco más de una hora, solo han intervenido dos accionistas. NInguno de ellos, ni el propio Menéndez han hecho mención a lo que ocurre en Cataluña y que, según el mercado, tendría repercusiones en la colocación de los títulos de Liberbank dada la inseguridad política existente en Cataluña, y por extensión en España, lo que repercute irremediatablemente en un aumento del riesgo, y por lo tanto en un menor apetito de los fondos por invertir en el país. Pero el banco ha decidido desafiar al mercado y mantiene su objetivo de ampliar su capital y vender este mismo mes una gran parte de su cartera de activos inmobiliarios.

Las fusiones también pasaron de puntillas en el discurso de Menéndez, aunque uno de los accionostas hizo referencia a ellas y a las posibles presiones que puede estar sufriendo Liberbank para llevar a cabo una operación corporativa. El encargo de responderle fue su presidente, Pedro Manuel Rivero. "No se han recibido presiones distintas a las del mercado. Esté tranquilo, mientras este consejo cuente con el apoyo de la junta, se pueden ahorrar las presiones quien quiera ejercerlas, porque no las vamos a hacer caso", respondió.

Uno de los objetivos que tiene el banco con la ampliación de capital es elevar la cobertura de los activos improductivos o NPA, lo que le permitirá acelerar la reducción de estos activos respecto al plan previsto. Según ha explicado Menéndez, la posible minusvalía que se produjera se vería compensada por el aumento de las coberturas. Pero el banco ha dado un ligero giro a su proyecto de vender 800 millones de euros en activos inmobiliarios en el mercado mayorista en las próximas semanas, por lo que ha decidido colocar una parte a minoristas, según respondió a uno de los dos accionistas que decidieron preguntar en la junta. Así, venderá un máximo de 600 millones y un mínimo de 400 millones a los fondos y entre 200 a 400 millones al detalle.

La ampliación de capital forma parte de un plan que implica otras medidas, como la venta de Mihabitans, acordada ya con Haya Real Estate por 85 millones de euros, o la venta de carteras de NPA de forma acelerada.

Menéndez ha explicado que durante el tercer trimestre el banco ha realizado ventas de activos por 210 millones de euros de deuda bruta, de los que el 37% corresponden a venta de suelo.

La ampliación de capital, diseñada para mejorar la rentabilidad y reducir la cartera de activos inmobiliarios y dudosos, se articulará mediante la emisión y puesta en circulación de nuevas acciones ordinarias de un valor nominal de 0,02 euros cada una. El importe nominal a emitir será de un máximo de 500 millones de euros y como mucho se pondrán en circulación 25.000 millones de títulos.

La capitalización de la entidad se sitúa en unos 687 millones de euros, dado que las acciones del banco tienen un precio de 0,74 euros tras experimentar una bajada del 0,8% en la sesión del pasado viernes.

Para acometer la ampliación de capital, se realizará previamente una reducción del capital social de la entidad. Se trata de una reducción del capital social de 816,98 millones de euros, hasta situarlo en 18,56 millones de euros. Esta reducción se realizará disminuyendo el valor nominal de las acciones desde los 0,9 euros actuales hasta 0,02 euros por acción. De esta forma, se reforzarán las reservas de la entidad en esta cuantía.

La ampliación de capital busca mejorar su rentabilidad y mejorar su perfil de riesgo. Actualmente, los riesgos minoristas hipotecarios representan el 60% del total de la inversión crediticia de la entidad.

La entidad prevé que la morosidad se sitúe en el 3,5% en 2019 y la ratio de adjudicados quede por debajo del 9%, mientras que la cobertura se incrementará hasta el entorno del 50% en esa fecha.

La rentabilidad sobre recursos propios (ROE) prevista para 2019 es del 7% y del 8% para 2020. La entidad tiene la previsión de abonar retribución al accionista con cargo al ejercicio 2018 con un payout del 20%, que se incrementará hasta el 40% en 2020.

Asimismo, el banco que dirige Manuel Menéndez tiene el objetivo de alcanzar en el corto plazo una ratio CET1 'fully loaded' proforma del 12%, desde el 11,6% actual.

La entidad ha respondido a la junta de accionistas con caídas en Bolsa. La acción se deja más de un 1% hasta los 73 céntimos por unidad.

Normas