"Las fintech necesitamos ya un marco regulatorio como la banca"

Trabaja con Economía para que haya un borrador de norma en 2018

"No venimos a sustituir a la banca; aportamos agilidad y tecnología punta"

"Las fintech necesitamos ya un marco regulatorio como la banca"

Tras su experiencia en Silicon Valley, en diferentes empresas tecnológicas (trabajó con el equipo de Bill Gates en Microsoft) y en la extinta Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (fue consejera dos años), Marta Plana, presidenta del Foro Fintech, lleva tres años peleando por un marco regulador para las llamadas empresas financieras tecnológicas (fintech). Abogada especializada en derecho tecnológico y emprendedora barcelonesa, comenta con CincoDías los planes del Foro Fintech y la evolución del sector.

¿Cómo está el sector de las fintech?
Ha tenido un crecimiento intenso en los últimos años gracias a las nuevas economías digitales y al reconocimiento de Bruselas. En España existen ya 300 empresas y 3.500 empleados en el sector. En EE UU cotizan, están reconocidas por los reguladores y tienen organismos propios, algo que, de momento, no existe en España. Tanto el Ministerio de Economía, a través del libro blanco del sector, como el Tesoro y la CNMV están haciendo esfuerzos por entender quienes somos, lo que queremos y por qué debemos desarrollarnos. En España hay mucho talento. Es una oportunidad única para que el ciudadano se beneficie de estar, de forma puntera, en el mundo tecnológico a escala mundial.

¿Las fintech han venido a competir o a sustituir a la banca?

La presidenta del Foro Fintech urge a la aprobación de una norma que permita al sector competir "en igualdad de condiciones" con la banca tradicional

En ningún caso van a sustituirla. Somos jugadores en un mismo tablero; hemos venido, sobre todo, a colaborar. El usuario es el que se beneficia de lo que la tecnología aporta. Para un banco, digitalizarse es esencial pero no ha nacido tecnológicamente con los procesos internos que nosotros tenemos en el caso de algoritmos, reconocimientos y análisis de riesgos. Las fintech somos ágiles, transparentes. Ahora bien, la seguridad jurídica debe ser la misma para ambos porque la agilidad no debe estar reñida con la seguridad y protección del usuario.

¿En unas pasadas jornadas en la UIMPel consejero delegado de Banco Santander, Rami Aboukhair, recalcaba la experiencia de la banca en un sector como el financiero. ¿Se valora ahora más la experiencia o la agilidad?

"Aquí estamos, queremos ser regulados, no nos escondemos, no somos amenaza, somos una oportunidad"

No decimos lo contrario. Ello no está reñido con que haya plataformas que irrumpen en el mercado con modelos de negocio nuevos y que merecen ser reconocidas por el Gobierno y los organismos reguladores.

¿Han pasado siete meses desde la presentación del libro blanco del sector. ¿Cómo valora este periodo?
Positivamente. Hemos conseguido aglutinar las diferentes verticales del mundo fintech. El Gobierno entiende que debe haber un organismo regulador que supervise a estas entidades. Con el libro blanco se ha empezado a desarrollar el marco jurídico. Para los próximos meses, el Foro Fintech quiere que se cree un consejo de regulación para que estas empresas, que facturan más de 100 millones de euros, crezcan en España. Necesitamos ya de un marco regulatorio en las mismas condiciones que la banca.

¿Cuando habla de un organismo regulador se refiere a uno ya creado o nuevo?
Es importante fijarse en lo que han hecho otros países, ágiles en el mundo regulatorio. Me centraría en Reino Unido, con experiencia en sand box (banco de pruebas) y Financial Conduct Authority (FCA). Intentaría fijar ese modelo en España o algo similar, bien a través de un nuevo organismo o a partir de uno vigente.

¿Se necesita una nueva ley?
Exacto. Es importante que el Congreso entienda el mundo de las finanzas tecnológicas y sus diferentes verticales. Una ley que permita la competencia y proteja a los actores entrantes en un nuevo mercado. Demos una oportunidad al mundo digital para encabezarlo desde España. Nuestro país puede ser un hub, un actor principal. Tenemos fintech irrumpiendo en el mercado desde hace cuatro años. Es importante darle una oportunidad al país, no hace falta irse fuera. 

¿Qué opina el Ministerio de Economía?
Economía ha apoyado la iniciativa del libro blanco. El Tesoro lo presentó y ratificó y apoya que solicitemos esta regulación. Estamos en contacto para ayudar a establecer los borradores necesarios, con las dudas que surjan y, así fijar en el próximo año un calendario que permita que esto sea una realidad.

Si Economía apoya entonces, ¿es más una cuestión de hablar también con las formaciones políticas?
Sí. Los diferentes grupos políticos deben entender que es una necesidad regulatoria para no quedarnos atrás, esperando a que surjan otras compañías del exterior. En España hay mucho talento. Queremos ser regulados, no nos escondemos, no somos amenaza, somos una oportunidad.

Apuesta por 2018 como el año de la regulación, ¿no viene tarde ya?
Poco a poco. Foro Fintech nació en 2014 como un foro de debate cuando nadie sabía a qué nos dedicábamos. Ahora ya se sabe de los principales verticales de las fintech que son los sectores del microcrédito, las plataformas de pago, el crowdfunding y el blockchain, todos muy dinámicos. Creo que en 2018 seremos capaces de establecer los avances necesarios para dar a luz la normativa. Con la nueva ley se favorecerá el emprendimiento en España. El próximo Foro Fintech lo haremos en Madrid y buscaremos la presencia también de los agentes económicos europeos. Queremos crear el G-20 de las fintech.

¿Qué tal la relación con la AEB? ¿Hay diálogo al respecto?
Sí. Nos reunimos con ellos hace tres años. Fue una cita de cortesía. No nos reconocieron como nuevos entrantes pero en estos momentos, a través de la Asociación Europea de Banca sí lo están haciendo. De hecho, tenemos grupos de trabajo en Bruselas con la asociación europea.

¿Bruselas puede ayudar?
Efectivamente. Tiene una visión general del mercado. Bruselas es pieza clave en esta partida que puede obligar a los Estados a que adopten medidas para generar esa competencia de la que hablamos. Ha habido una propuesta para las fintech en la que estamos trabajando. Se trata de normas que protejan y obliguen a los entes implicados en el mundo financiero y tecnológico. La revisión de la directiva de servicios de pagos (PSD2) es importantísima, va a abrir un antes y un después en el mundo de la banca.

¿Cual es el papel de las fintech extranjeras en España?
Vienen con fuerza para posicionarse en el mercado. Algunas llegan con licencia extranjera, haciendo passporting. Necesitamos una norma nacional para que todos tengamos las mismas reglas de juego.

Usted es emprendedora en el sector. ¿Cómo surgió su empresa, Digital Origin?
Nace hace cuatro años junto con otros dos emprendedores de nacionalidades y ámbitos técnicos distintos y complementarios. Observamos el negocio tecnológico y consideramos que el próximo modelo disruptivo sería el financiero. España estaba estaba adoptando ya tecnología punta y a mí me apetecía mucho volver al país, después de estar 10 años fuera. Invertimos cuatro millones de euros en desarrollar tecnología. Luego variamos el modelo de negocio de los micropréstamos a ser una plataforma de pago online, con licencia del Banco de España. En 2013 lanzamos nuestros primeros créditos. Hoy contamos con un equipo de 120 personas, que van mejorando el modelo de negocio. Ahora vamos a expandir el negocio fuera de España, con una nueva ronda de financiación, a desarrollar en breve. 

Normas