La tensión política ha frenado el turismo en Cataluña

Nadal explica que los ministerios de Exteriores han advertido ya a sus nacionales de que podrían encontrar "una situación conflictiva"

Los hoteleros detectan un menor ritmo de reservas en Barcelona

crisis cataluña
Protestas en Barcelona frente a furgonetas de la Policía el pasado 2 de octubre.

El ministro de Industria, Energía, Turismo y Agenda Digital, Alvaro Nadal, ha afirmado hoy que se ha constatado un "frenazo" en el turismo en Cataluña, que venía creciendo a un ritmo del 10% antes de los atentados y que conforme ha avanzado el mes de septiembre, y se acercaba la fecha del referéndum, el crecimiento es del 2%. 

Nadal ha apuntado además, antes de clausurar el tercer 'Summit Shopping Tourism & Economy', que ha aumentado el número de avisos emitidos desde los ministerios de Exteriores advirtiendo a sus nacionales de que podrían encontrar "una situación conflictiva" si viajaban en estas fechas
a Cataluña, y especialmente a Barcelona.

Barcelona, el destino más visitado de España

Barcelona es el destino más visitado de España, con más de 12 millones de visitantes al año, de los que el 71% proceden del extranjero. A ello hay que sumarle una cantidad aún mayor (en torno a 18 millones) que son considerados excursionistas, que no pernoctan y que forman parte del grueso de cruceristas que pasan por el puerto de Barcelona y de franceses que pasan a otras comunidades autónomas. Los últimos datos del INE apuntan a que volverá a repetir posición este año. Entre enero y agosto, Cataluña ha sido la comunidad más visitada con 13,7 millones de visitantes.

Ninguno de los acontecimientos que han ocurrido a lo largo del año y que han sometido en los últimos meses a tensiones al sector turístico ha hecho mella en las decisiones de los viajeros. En primer lugar algunos brotes de turismofobia que nacieron en la playa de la Barceloneta antes del verano y que se extendieron a algunos barrios del centro de Barcelona, como Ciutat Vella, afectados por un turismo masivo en busca de pisos baratos publicitados en plataformas como Airbnb. En segundo lugar, el doble atentado de Cambrils y Barcelona, en el que murieron quince personas y resultaron heridas más de 100 personas, tampoco tuvo impacto en el turismo en Barcelona y Cataluña.

En esta línea, el ministro ha recordado que desde los atentados yihadistas en Cataluña perpetrados en agosto se realiza un seguimiento de la situación turística en Cataluña, y sobre todo en Barcelona, analizando semanalmente las reservas de avión, hoteleras y las ventas a touroperadores y agencias de viajes.

Preguntado por si esta ralentización podría continuar en el tiempo ante la incertidumbre de la crisis generada en Cataluña, Nadal ha deseado que espera que se encuentre una solución, que pase por "la restauración del orden constitucional" por parte de las instituciones catalanas que
se han situado "al margen" del mismo.

"Es la única manera de que se arreglen las cosas y de que la economía y el empleo sigan creciendo como hasta ahora", ha afirmado. En esta línea, ha deseado que la situación no afecte a la vida ordinaria de los ciudadanos, no de las empresas, y ha subrayado que lo importante es que vuelva "la sensatez", y se defiendan las ideas, dentro de los cauces constitucionales,
como incidió ayer el Rey en su discurso.

El clima de tensión social que se ha generado en Barcelona tras el referéndum del 1 de octubre ha despertado la indignación de la industria hotelera. Los ataques contra los establecimientos en los que se alojaban las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado obligaron a la patronal hotelera Cehat a lanzar ayer un rotundo comunicado de condena. “La Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos manifiesta su más enérgica y absoluta protesta por el chantaje e intimidación sufrida por varios hoteles del Maresme por parte de determinadas organizaciones y Administraciones Públicas, en relación a los clientes alojados en los mismos por ser estos miembros pertenecientes a los cuerpos y fuerzas de seguridad”, recalca el comunicado, en el que los hoteleros exigen "el cese de cualquier manifestación y actitud violenta sucedida en las inmediaciones de los mencionados hoteles” y solicita “una profunda reflexión por parte de las autoridades competentes para la vuelta a la normalidad y a la concordia como base indispensable para la convivencia de todos los ciudadanos”.

¿Qué impacto han tenido estos ataques en el ánimo de los turistas? Rafael Gallego, presidente de la Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV) considera que sí tuvo impacto el fin de semana del referéndum. “No era la fecha más indicada para visitar Cataluña”, apunta. Gallego cree que las reservas se mantendrán este fin de semana hasta que se clarifique el escenario. “Si la situación se normaliza el turismo extranjero en Cataluña no se verá afectado. La mayoría procede de la Unión Europea y conocen perfectamente la situación, como nos sucede a nosotros cuando tenemos que salir hacia algún destino que ha vivido una experiencia trágica o de movilizaciones”, explica. Algo más pesimista se muestra con respecto al turista nacional, que fue el primero que realizó cancelaciones el fin de semana del referéndum.

Juan Molas, presidente de la patronal hotelera Cehat, reconoce que ha habido un descenso de reservas en Barcelona. “No mucho, pero entran las reservas a menor ritmo que en el mismo período de 2016”, puntualiza. Molas no solo justifica esta caída por la tensión anterior o posterior al referéndum, sino por una suma de factores. “El doble atentado de agosto, la situación política en Cataluña y las imágenes de las televisiones europeas mostrando la violencia han tenido su peso”, recalca.

El calendario de la Fira de Barcelona establece que todavía quedan diez eventos por celebrarse de los que los dos más importantes son el Salón Náutico de Barcelona, del 11 al 15 de octubre, y el Barcelona Meeting Point, previsto del 18 al 22 de octubre. ¿Afectará la tensión social a los viajes de negocios? Rafael Sueiro, director general de Carlson Wagonlit Travel en España, uno de los mayores operadores de viajes corporativos, no se atreve a pronunciarse y señala que “todavía es muy pronto para cuantificar el efecto que la situación de Cataluña tendrá en los viajes de negocios”.

Normas