autonomos
Fátima Báñez, ministra de Empleo y Seguridad Social en una asamblea general de la asociación de autónomos ATA.

Los autónomos proponen dos nuevas tarifas planas para jóvenes y trabajos esporádicos

El Parlamento acaba de empezar a estudiar una reforma del RETA

El colectivo quiere hacer pagos únicos a la Seguridad Social para subir su base de cotización

El Congreso de los Diputados discute desde el pasado miércoles una reforma del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos de la Seguridad Social –conocido por sus siglas RETA–. La intención de los partidos es, entre otras cosas, consensuar en los próximos meses una reforma del actual sistema de cotizaciones de los trabajadores para adecuar mejor sus aportaciones a la Seguridad Social a sus ingresos reales.

En este contexto, la asociación mayoritaria de trabajadores autónomos ATA, ha elaborado junto con un grupo de expertos una serie de propuestas para que se debatan en el Parlamento.

La primera conclusión a la que han llegado en ATA es que descartan por completo que el sistema de cotizaciones pueda reformarse para que todos los autónomos coticen cada mes en función de sus ingresos reales. Las dificultades para que Hacienda y la Seguridad Social accedan a los ingresos reales en tiempo real para poder calcular al cotización mensual les han hecho rechazar esta posibilidad.

Descartada la cotización en función de ingresos reales, en su lugar, desde ATA proponen dos nuevas tarifas planas de cotización para jóvenes y autónomos que realicen trabajos esporádicos que les supongan bajos ingresos.

En concreto, sugieren crear una tarifa plana superreducida para jóvenes estudiantes menores de 25 años que quieran trabajar y estudiar a la vez. Se trata de una tarifa existente en Reino Unido y está a punto de implantarse en Francia y cuya cuantía sería del 3,3% de la base mínima de cotización del RETA;lo que actualmente equivaldría a que el estudiante pagara una cuota de autónomos de unos 30 euros mensuales. Esta tarifa plana se mantendría dos años, ampliables a tres o a cuatro, siempre y cuando el joven no superara el ingreso mínimo que se marque, que podría ser la base mínima de cotización (918,80 euros al mes actualmente). Esta cotización sería la básica, por incapacidad temporal, y no computaría para la pensión.

La segunda tarifa plana que propondrá ATA a los parlamentarios está destinada a los trabajadores autónomos que hacen trabajos esporádicos o de bajos ingresos. Su cuantía sería de 50 euros al mes –como la actual para nuevos autónomos– y estaría destinada aquellos que cobren por debajo de un límite que se establezca. La propuesta de ATA es que fuera para quienes cobren menos del 80% de la base mínima de cotización, o lo que es lo mismo, que no superaran el entorno de la barrera de los 730 euros al mes.

Esta tarifa facilitaría la cotización continua de muchos trabajadores autónomos que ahora contratan empresas para facturar sus trabajos que les dan de alta apenas uno o dos días en la Seguridad Social y cuya legalidad está siendo cuestionada actualmente por el Ministerio de Empleo.

La tercera de las propuestas que hará ATA a los parlamentarios está destinada a mejorar sus prestaciones. Consistiría en permitir a los autónomos hacer aportaciones de un solo pago a la Seguridad Social. Esto les permitirá, si un mes ganan más, mejorar su base de cotización, sin tener que modificarla –algo que pueden hacer dos veces al año;y podrán, cuatro en 2018–, ni aumentar su cuota mensual. La mejora de la base será proporcional pago realizado de una sola vez.

 

Normas
Entra en EL PAÍS