Renault pone en marcha en Valladolid su proyecto de digitalización de fábricas

Solo tres plantas participan en la iniciativa, la española, Cleon (Francia) y Curitiba (Brasil)

La factoría de motores tiene “una producción flexible” entre diésel y gasolina para adaptarse a la demanda.

Renault

“El sector del automóvil está atravesando grandes cambios normativos y tecnológicos. El futuro lo protagonizarán vehículos eléctricos, conectados y muy personalizados y la fabricación tiene que adecuarse ya a los procesos tecnológicos para el mañana”. Así explicó José Vicente de los Mozos, vicepresidente de Fabricación del Grupo Renault y máximo responsable de la Alianza Renault Nissan en España, la génesis del proyecto piloto en el que han integrado a la fábrica de Renault en Valladolid.

La española participa, junto con las plantas de Cleon (Francia) y Curitiba (Brasil), en la primera experiencia de la compañía automovilística de cara a la llamada industria 4.0, la que supone la integración total de la tecnología en los procesos productivos. Son solo tres fábricas de las 36 instalaciones con las que la automovilística francesa cuenta en todo el mundo.

“España es el segundo país del mundo con mayor implantación del grupo Renault. Además, Valladolid es una instalación industrial muy completa porque aúna la fabricación de motores con el ensamblaje de vehículos”, explicó este miércoles De Los Mozos para justificar la participación de esta factoría en el proyecto mundial. La planta fabricó el año pasado 245.771 unidades del Renault Captur y unas 4.500 del cuadriciclo eléctrico Twizy.

El proyecto está basado en cuatro pilares: personas (empleados y clientes), máquinas, materiales y procesos. El desarrollo de estos supone la introducción de más robots en las tareas, vehículos autoguiados, sistemas para incrementar la trazabilidad de las piezas y la conectividad de las máquinas, inteligencia artificial u optimización de los puestos de trabajo.

“La opinión pública piensa que al introducir más robots, se eliminarán empleos pero no es así. En Renault se han ido introduciendo robots en los procesos y los puestos de trabajo se han incrementado”, explicó el vicepresidente. De hecho, la plantilla de la instalación de Montaje de Valladolid ha crecido en 1.000 empleados en cuatro años.

“Son robots colaborativos, que ahora mismo participan en las labores de menor valor añadido del proceso de fabricación, como quitando tapones en las piezas o plásticos. Poco a poco, ayudarán más a los empleados”, explicaron. En la planta de Cleon, los empleados ya están ensayando con exoesqueletos robóticos para levantar piezas de más de 15 kilogramos sin mucho esfuerzo.

 Además, trabajan en la completa conectividad a través de redes wifi de todas las personas y máquinas. “Tenemos más de 5.000 robots de distintas marcas que interconectar en las fábricas así como distintos procesos y datos. Los Jefes de Unidad tendrán acceso desde una Tablet a datos de producción, de calidad, cuestiones referentes a sus empleados o a problemas en las líneas o en los equipos. Además, realizarán tareas de mantenimiento predictivo, lo que permitirá actuar antes de que las máquinas se rompan. “Así, se evitan paradas intempestivas, que tienen un impacto muy negativo en la producción”, señalaron los responsables de fábrica de Renault.

“La opinión pública piensa que al introducir más robots, se eliminarán empleos pero no es así. En Renault se han ido introduciendo robots en los procesos y los puestos de trabajo se han incrementado”, explicó el vicepresidente.

De hecho, la plantilla de la instalación de Montaje de Valladolid ha crecido en 1.000 empleados en cuatro años. “Son robots colaborativos, que ahora mismo participan en las labores de menor valor añadido del proceso de fabricación, como quitando tapones en las piezas o plásticos. Poco a poco, ayudarán más a los empleados”, explicaron. En la planta de Cleon, los empleados ya están ensayando con exoesqueletos robóticos para levantar piezas de más de 15 kilogramos sin mucho esfuerzo.

De Los Mozos no determinó la inversión destinada a esta partida de investigación y desarrollo. Aseguró que está incluido en el plan industrial 2014-2016, que suponía la renovación de la fábrica de Valladolid. Valladolid cuenta con una fábrica donde se montan 1,7 millones de motores al año. El 80% de esta producción son para vehículos diésel. Ante las distintas polémicas sobre el diésel y la caída generalizada de las ventas, De los Mozos señaló que “lo bueno de que Valladolid se adjudicase la fundición de aluminio (en el plan industrial hasta 2020) es que nos ha permitido flexibilizar las líneas de producción para adecuarnos a la demanda”, afirmó.

Vehículos eléctricos

Respecto de las declaraciones del ministro de Energía, Álvaro Nadal, que apunta a que no son necesarias más subvenciones directas a la compra de coches sino a las infraestructuras para vehículo eléctrico, el vicepresidente señaló que “nosotros somos pioneros en vehículos cero emisiones y estamos de acuerdo con su desarrollo”. Pero destacó que, si lo que se quiere es la renovación del parque de vehículos y la reducción de la contaminación en las ciudades, “hay que optar por incentivar los vehículos de bajas emisiones con un plan integral que apoye tanto vehículo alternativo como motores eficientes e infraestructuras, tal y como hemos pedido desde Anfac”, aseguró.

“Llevamos cinco meses con 50 millones en el aire. Hay que pensar menos y ejecutar más, fijarse en los ejemplos de otros Gobiernos que ya lo han hecho y ha funcionado”, aseguró.

Normas