La industria, la banca y el comercio lideran los despidos colectivos hasta julio

Un total de 34.388 trabajadores se vieron afectados por ajustes de plantilla entre enero y julio

Los empleados inmersos en estos procesos se reducen un 40%

Grupo de personas a las puertas de una Oficina de Empleo
Grupo de personas a las puertas de una Oficina de Empleo REUTERS

Desde hace cuatro años el número de trabajadores afectados por medidas de ajustes de plantilla (despidos colectivos, suspensiones temporales de contrato o reducción de jornada) se reduce mes a mes.

Así lo confirman los datos de los primeros siete meses del año facilitados ayer por el Ministerio de Empleo, que indican que entre enero y julio un total de 34.388 trabajadores se vieron inmersos en alguno de estos procesos de ajustes laborales. Esto supone una reducción del número de afectados de casi el 40% en comparación con el mismo periodo del año anterior.

Del total de trabajadores a los que se les aplicaron alguna de estas medidas, destacan aquellos a los que se les realizó una suspensión temporal del contrato. Estos ascendieron a 17.080, la mitad del total y un 49% menos que hace un año.

Seguidamente se situaron los que fueron despedidos de forma colectiva por sus empresas. En total 13.421 trabajadores, un 22% menos que entre enero y julio de hace un año.

Las empresas de la industria manufacturera; las que se dedican a actividades de banca y seguros y el comercio son los tres sectores que lideraron claramente los despidos colectivos en los primeros siete meses del año.

En concreto, la industria despidió a casi 3.500 trabajadores hasta julio;_la mitad de ellos en el sector automovilístico y en el alimentario.

Las empresas financieras despidieron, por su parte a 2.654 personas;_el comercio, casi a 2.000 y las empresas de servicios auxiliares y administrativos, a 1.263 trabajadores.

Si bien, dentro de los ajustes, el colectivo más amplio fue el de los 3.600 trabajadores de la industria de fabricación de automóviles que se vieron afectados por un expediente de regulación de empleo temporal. Tradicionalmente estas empresas siempre han ajustado sus costes laborales de producción a través de este mecanismo de suspensiones temporales de contratos y, tras la crisis, vuelven a ser los que recurren a esta solución con más intensidad.

En cuanto al grado de acuerdo entre las empresas y los trabajadores a la hora de tomar estas medidas, en 2017 ha disminuido tres puntos el porcentaje de procesos acordados, que ahora suponen el 84% y hace un año eran el 87%.

Menos despidos pactados

Esta disminución del número de acuerdos fue mayor en los procesos de despido. En este caso, el 83% de los ERE de extinción están avalados por un pacto entre empresa y trabajadores y hace un año eran casi el 89%.

Igualmente, las suspensiones temporales de empleo cuentan con acuerdo de las partes en el 85% de los casos, cuatro puntos menos que en los siete primeros meses de 2016.

Sin embargo, sí han aumentado los pactos en las reducciones de jornada –y de sueldo proporcionalmente– ya que estas están acordadas en un 85% de los casos, mientras que el año pasado este porcentaje apenas llegaba al 80%.

La mayoría de trabajadores afectados por ajustes de empleo en 2017 estaban empleados en sociedades de entre 50 y 249 trabajadores. Seguidamente, se situaron las compañías entre 10 y 49 trabajadores, con más de 8.000 empleados inmersos en algún tipo de medida de ajuste de plantilla.

Las causas de los ajustes

Motivación. Seis de cada diez empresas que realizaron algún tipo de expediente de regulación de empleo entre enero y junio argumentaron causas económicas. Estos motivos fueron la causa del ajuste para el 56% de los trabajadores incluidos en uno de estos procesos. Las pérdidas actuales de la empresa fueron el argumento para el despido de 8.286 personas de los 13.421 despedidos entre enero y julio pasado. Si bien el 28% de los empleados se vieron afectados por causas organizativas.

Regiones. Madrid, fue con diferencia la comunidad con más trabajadores afectados por expedientes de regulación de empleo: prácticamente uno de cada cuatro residían en esta región. Y más de la mitad de ellos fueron despedidos en un ERE.

Normas