Casi la mitad de los españoles temen carecer de recursos para su vejez

Un estudio de la aseguradora Cigna indica que el 69% de los trabajadores seguiría en activo tras la jubilación por necesidades económicas

Jubilados en una plaza de Madrid.
Jubilados en una plaza de Madrid.

Solo dos de cada diez españoles, en concreto el 19%, aseguran tener cierta solvencia económica para afrontar su jubilación sin problemas, en contraste con el 44% que temen no tener dinero suficiente para disfrutar de la vejez sin agobios económicos, según un estudio de la aseguradora norteamericana Cigna.

De acuerdo con este informe, el 40% de los españoles mayores de 25 años ya se está preocupando por ahorrar de cara al futuro ante los problemas económicos que esperan tener al retirarse del mercado laboral.

El estudio de Cigna pone de manifiesto que, si pudiesen, el 69% de las personas entrevistadas seguirían trabajando tras la jubilación ante una necesidad económica, aunque el 67% declara que también seguiría en el mercado laboral por mantenerse mental y físicamente activo.

De hecho, según reflejan los datos de este estudio, después del aspecto económico, la mayor preocupación de los entrevistados es el deterioro corporal y la falta de movilidad (37%), así como el hecho de convertirse en una carga para la familia (36%).

Los españoles se consideran realmente mayores a partir de los 71 años, aunque esta percepción varía según la edad. Así, las personas de entre 25 y 39 años entienden que se es mayor a los 69 años; los de 40 a 49 años sitúan esta condición a partir de los 71 años, y los que tienen más de 50 años a partir de los 75 años.

En España se considera que la vejez es una cuestión física, cuyos principales indicadores son: el deterioro de la memoria (65%) o de la salud, con el padecimiento de enfermedades graves (61%), o la pérdida progresiva de movilidad (57%).

Por otra parte, el secretario general de CC OO, Unai Sordo, abogó ayer por una “modificación importante de la reforma unilateral del sistema de pensiones que realizó el Gobierno en 2013” para garantizar tanto su “sostenibilidad” como el poder adquisitivo de los pensionistas.

“Se necesita un pacto” que suponga “una mejora de los ingresos del sistema”, con “medidas lógicas y realistas” que “reconduzcan” el actual déficit. En su opinión la reforma de 2013 “acarrea una caída brutal de las pensiones”, merced al actual “índice de revalorización”.

Normas