startup velencoso

La startup de Andrés Velencoso aumenta un 400% su facturación

Esta iniciativa busca ofrecer a sus clientes básicos de lujo a precios competitivos.

Andrés Velencoso se sumó en el mes de noviembre del año pasado al proyecto The Brubaker. Lo hizo en calidad de asesor, y también como imagen de una marca que ha aumentado su facturación un 400% en el último años.

Desde la startup reconocen que el negocio surgió para dar respuesta a aquellos clientes que, sin perder calidad en las camisas que usan, no están dispuestos a tolerar precios inaccesibles para los bolsillos medios. En concreto, esta iniciativa busca ofrecer a sus clientes básicos de lujo de la mejor calidad a un precio competitivo.

Para ello, la compañía apuesta por la venta online en exclusiva, eliminando intermediarios para ahorrar costes. De hecho, al fabricar íntegramente en España reducen a mínimos los gastos de distribución. A juicio de sus creadores, el éxito reside en la agilización de procesos de producción y en el uso de un software de previsión de la demanda.

Para ello, y gracias al al manejo del Big Data y a la optimización de la información proporcionada por Internet, The Brubaker consigue satisfacer la demanda del cliente. Una estrategia de marketing pensada al milímetro en la que Google y las redes sociales son el centro de todo movimiento.

La otra barrera que han logrado sobrepasar ha sido la eficiente gestión de stock. De este modo pueden conocer casi a la perfección las unidades que van a venderse, y las que tienen que reponer. Una estrategia cuyo resultado es una rotación del stock altísima.

La compañía utiliza patrones propios, busca prendas de carácter atemporal y corte clásico. Sus responsables quieren ser identificados por sus tejidos, de ahí que no utilicen mezclas sintéticas sino materia prima en estado puro: 100% algodón, 100% lino y 100% cashmereentre otras.

Dentro de The Brubaker hay tres líneas diferentes. La línea business, con camisas de popelín y Oxford italiano, camisas de continuidad esenciales en todo armario. En segundo lugar, la colección otoño invierno, donde están presentes la sarga, el micro piqué, la micropana y villela, además de los cuadros scot. Y, finalmente, la línea circular, en la que destacan las poleras y camisas de piqué, polos y jersey de tonalidades propias.

Normas
Entra en EL PAÍS