El canon por copia privada recaudará entre 7 y 10 veces más que el daño real causado, según la industria digital

Menos del 1% de los españoles ha copiado series o películas en DVD en el último año

DigitalEurope y Eurimag piden al Gobierno que alinee las tarifas actuales con el daño real causado

canon digital
De izquierda a derecha, Miguel Pérez Subías, presidente de la Asociación de Usuarios de Internet de España; Teresa López, directora de servicios SVOD de Rakuten; Javier Ramírez, miembro del Consejo de Eurimag; el moderador, Constantino Mediavilla; Jochen Mistiaen, director de Copyright de DigitalEurope, y Stephane Elkan, delegado general de la asociación francesa Afnum.

La recaudación estimada para el actual canon digital es entre 7 y 10 veces superior al daño real causado por la copia privada en España, según concluye el estudio Cuantificación del perjuicio causado por copia privada en España, encargado por la DigitalEurope y Eurimag, las asociaciones que representan a la industria tecnológica y a la industria de la imagen y la impresión en Europa, respectivamente

El trabajo muestra cómo la copia privada de los tradicionales formatos físicos está cayendo, mientras se impone el consumo de música y otros contenidos a través de streaming en móviles, tabletas y ordenadores. En concreto, el estudio revela que en el último año solo un 0,9% de los españoles ha copiado un DVD de películas o series, tan solo un 1,6% ha realizado una copia privada de un soporte musical y solo un 2,3% ha hecho copias privadas de libros y publicaciones asimiladas.

Jesús Rosales, director de Mazars, explicó que el estudio se ha hecho a partir de una encuesta entre 3.000 españoles de entre 14 y 80 años, y que el objetivo del mismo es cuantificar el daño real producido por la copia privada en España en la actualidad, "ya que los hábitos de consumo han cambiado de forma considerable en los últimos años".

Así, de todos los encuestados, únicamente un 1,6% (48 casos) hicieron copias privadas de un soporte físico de música (CD o DVD), y solo un 0,69% habría comprado la obra si no existiese la posibilidad de hacer una copia privada. Esto es, menos de 21 usuarios de 3.000 dejaron de adquirir un disco debido a la copia privada, según los datos de este trabajo.

En cuanto a la ficción televisiva, cine y documentales, solo un 0,9% hicieron copia de un soporte físico (DVD) en los últimos 12 meses, siendo las series el contenido más popular de todos. En este caso, menos de un 0,6% de los encuestados realizaron una copia privada de una película, serie o documental que habrían comprado si no hubiesen podido realizar una copia. 

Según el estudio, ni siquiera la grabación de televisión o radio digitales que permiten los actuales dispositivos, parecen una amenaza, puesto que el número de grabaciones también resulta muy reducido. En lo relativo a la música, solo un 4,1% de los encuestados grabó un contenido musical en el último año de televisión, práctica que cae a un 0,9% en el caso de la grabación en radio. En el caso de las series, las películas o los documentales, solo un 6,8% de los encuestados grabó algún tipo de contenido en el mismo periodo a través de televisión digital (no a través de internet). 

Rosales indicó que la copia privada de libros y otras publicaciones no es una excepción en esta tendencia. Tan solo un 2,3% realizaron algún tipo de copia privada y únicamente un 1,61% del total habría comprado la obra si no existiese la posibilidad de realizar esa reproducción.

La investigación arroja que "el daño causado por la copia privada" asciende a 7,3 millones de euros (algo más de 700.000 euros en obras musicales, casi 4 millones en las audiovisuales y más de 2,7 millones en libros). Por ello, concluye que la recaudación prevista por el actual canon digital supondrá entre 7 y 10 veces más que el daño efectivamente causado por la copia privada en la actualidad.

Por ello, la industria digital pide al Gobierno que base el nuevo sistema de gravámenes en un nuevo estudio de daños por copia privada, similar a los que encargó en 2012, 2013, 2014 y 2015. Según sus estimaciones, los daños resultantes de la copia privada han ido disminuyendo año tras año, de unos 18,7 millones de euros en 2012 a 11,9 millones en 2015. 

Sin embargo, representantes de la industria digital aseguraron que las tasas aprobadas por el Ejecutivo tienen como resultado "una sobrecompensación por parte de los consumidores a los titulares de los derechos". Así, indicaron, las ventas previstas de los dispositivos sujetos a gravámenes reflejan que el importe que se recaudará anualmente con el nuevo canon digital es superior a 72 millones de euros (50 millones si se tienen en cuenta las posibles exenciones de compensación por parte de los usuarios empresariales y la administración pública). Por contra, el estudio de Mazars refleja que el daño causado por la copia privada asciende actualmente a 7,3 millones de euros. 

Revisión del actual sistema de gravamen

"El estudio revela que sólo un número marginal de personas sigue haciendo copias privadas de obras protegidas por derechos de autor, y no hay pruebas de que los dispositivos digitales representen una amenaza para los derechos de propiedad intelectual. Por el contrario, los dispositivos digitales y la digitalización de las obras creativas permiten a los consumidores acceder a más contenidos legalmente y adoptar nuevos hábitos de consumo, como el streaming de música y de películas", afirma la directora general de DigitalEurope, Cecilia Bonefeld-Dahl, que reclama una revisión del actual sistema de gravamen por copia privada.

Por su parte, el presidente de Eurimag, Maxime Furkel, señala que espera que "el Gobierno lleve a cabo su propio estudio independiente de daños y alinee las tarifas actuales con el daño real causado por la copia privada.

Nuevo Decreto ley

El pasado julio, el Pleno del Congreso convalidó, con el visto bueno de PP, PSOE, Ciudadanos y PNV, y la oposición de Podemos y sus confluencias, el decreto-ley que regula el canon digital. Con esta nueva norma el pago de la copia privada recae en los fabricantes y distribuidores de aparatos y soportes de reproducción, mientras que se exceptúa del pago a quienes justifiquen el destino profesional de estos productos.

La medida llegaba después de que en noviembre de 2016 el Tribunal Supremo declarara “nulo” e “inaplicable” el Real Decreto que regulaba el procedimiento de pago de dicha compensación con cargo a los Presupuestos Generales del Estado. Una norma, puesta en marcha en 2012, declarada igualmente ilegal por el Tribunal de la UE en junio de 2016. 

Miguel Pérez Subías, presidente de la Asociación de Usuarios de Internet en España, volvió a insistir este viernes en que hay solución al tema: aplicar el canon a la obra que lo genera y no al soporte. “Es la fórmula más justa y efectiva, porque no hay intermediario, y ya tenemos la experiencia con el software y el pago de licencia”, aseguró.

Normas