El Gobierno aprueba la vuelta al ‘canon digital’

Apuesta por el modelo de copia privada que carga la compensación equitativa a los fabricantes de equipos

Los autores, artistas, editores y productores tildan el texto aprobado de "buena noticia"

El ministro de Educación y Cultura, Iñigo Méndez de Vigo.
El ministro de Educación y Cultura, Iñigo Méndez de Vigo.

El Gobierno español recupera el canon digital. El Consejo de Ministros aprobó hoy el Real Decreto-Ley por el que se reforma el sistema de compensación equitativa por copia privada para adaptarlo a la jurisprudencia europea. La medida llega después de que el pasado noviembre el Tribunal Supremo declarara “nulo” e “inaplicable” el Real Decreto que regulaba el procedimiento de pago de dicha compensación con cargo a los Presupuestos Generales del Estado. Una norma, puesta en marcha en 2012, declarada igualmente ilegal por el Tribunal de la UE en junio de 2016.

La compensación a los autores por las copias privadas que los usuarios hacen de libros, películas o discos volverá a cargarse a los fabricantes y distribuidores de dispositivos tecnológicos (smartphones, tabletas, ordenadores, discos duros y otros soportes para el almacenamiento de datos digitales). El nuevo canon digital, que entrará en vigor en agosto, vuelve, por tanto, al concepto principal con el que entró en vigor durante el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, pero exceptúa del pago a las personas físicas y jurídicas que justifiquen el destino profesional de los equipos y soportes adquiridos, y a las entidades integrantes del sector público.

El Real Decreto-Ley aprobado hoy fija una “implantación escalonada” para “facilitar la introducción del nuevo modelo”. Así, el primer año tras la entrada en vigor de esta norma se aplicará de manera provisional la compensación prevista en la disposición transitoria segunda, que establece tanto el listado de equipos, soportes y materiales de reproducción, como las cuantías económicas con las que se deberán abonar a los autores.

Transcurrido un año se regulará mediante real decreto tanto la relación de equipos, como las cuantías, para adaptarlas a la realidad de la copia privada y a las novedades tecnológicas del mercado, y las sucesivas modificaciones se harán mediante orden ministerial. Se espera una largo periodo de negociación entre patronal tecnológica, entidades de gestión de derechos de autor y el ministerio de Cultura.

Los importes provisionales que deben abonar los fabricantes son más bajos que la media europea, según destacaron desde la Asociación para el desarrollo de la propiedad intelectual (Adepi). De este modo, el gravamen para los DVD vírgenes es de unos 20 céntimos, de 1,10 euros para cada smartphone y de 3,15 euros para cada tableta. En Francia, por ejemplo, los teléfonos inteligentes llevan un recargo de 8 euros, por 6,25 euros en Alemania y de 4 euros en Italia.

“Se graban a los mismos aparatos que en los países de nuestro entorno, pero en una horquilla de cuantías más baja. Esperamos que sean ajustados con criterios objetivos durante el desarrollo reglamentario del nuevo sistema”, dijeron desde Adepi, al tiempo que aclararon que el nuevo Real Decreto-ley cumple con la Directiva europea y la doctrina del Tribunal de Justicia de la UE, y soluciona “la situación de ilegalidad en la que se encuentra España, donde a pesar de las citadas sentencias, la excepción de copia privada ha seguido vigente sin que exista un sistema de compensación equitativa, lo que ha causado un grave perjuicio a los titulares de derechos”.

Para gestionar la facturación de la compensación, las entidades de gestión deberán constituir una persona jurídica que, además, será responsable de gestionar las excepciones del pago (algo que puede generar polémica) y los reembolsos.

“Agradecemos el compromiso para resolver el problema adquirido por el ministro Íñigo Méndez de Vigo y el nuevo equipo de la Secretaría de Estado de Cultura, encabezado por Fernando Benzo, así como el trabajo que están desarrollando todos los grupos políticos para que España deje de ser una excepción en Europa respecto a esta materia”, señaló Antonio Fernández, director general de Adepi.

Reacciones y ¿subida de precios?

El Real Decreto-ley aprobado este lunes por el Consejo de Ministros ha sido acordado, según puntualizó el ministro de Cultura Íñigo Méndez de Vigo, con Adepi, con las grandes empresas tecnológicas y con los distintos grupos parlamentarios.

Mientras PSOE y Ciudadanos recibieron con “moderada” alegría la aprobación del decreto ley, "porque había que resolver una situación de ilegalidad ante sentencias que ponían en cuestión el sistema que había", Podemos instó al Gobierno y a las fuerzas políticas a tener un diálogo “más en profundidad” sobre la Ley de Propiedad Intelectual y sobre "la cuestión de la financiación de la cultura y la copia privada".

En declaraciones a la Agencia Efe, la presidenta de la Comisión de Cultura de la Cámara Baja, Marta Rivera de la Cruz (Cs) reconoció que "es un tema complicado que tiene muchas aristas, que había que limar asperezas", pero que ahora "tenemos un buen punto de partida y vamos al modelo que prima en el resto de países de nuestro entorno". La portavoz de Cultura de Ciudadanos añadió que el texto, que cumple con la normativa europea, no es "especialmente lesivo" con las empresas tecnológicas.

Aunque son los fabricantes quienes deberán abonar el canon a las entidades de gestión, no se descarta que la industria tecnológica decida subir el precio de sus productos para compensar la nueva norma. La patronal tecnológica Ametic no quiso ayer hacer declaraciones hasta estudiar en profundidad el texto y consensuar una postura que satisfaga a todos sus asociados.

El portavoz de Cultura de Podemos, Eduardo Maura, aseguró a Efe que "el problema de la compensación por copia privada se ha convertido en un problema tanto para el Gobierno como para las personas que trabajan en el ámbito de la cultura, por motivos de falta de imaginación en materia fiscal y de financiación de la cultura, así como de incapacidad para poner la Ley de Propiedad Intelectual a la altura de cambio social y tecnológico".

Normas