¿Quiénes son los dueños de las acciones españolas? La inversión extranjera marca máximo histórico

Las familias reducen un punto su participación hasta el 23,4% y se mantienen en segundo lugar

Los bancos y cajas españolas registran un nuevo mínimo histórico con el 3%

ibex 35 Ampliar foto

La incertidumbre política no disuade a los inversores extranjeros que siguen apostando por la Bolsa española. La participación de los no residentes en las empresas cotizadas españolas alcanzó en 2016 un récord histórico, con el 43,1% del valor total a pesar de que durante gran parte de ese ejercicio hubo un Gobierno interino en España. Las familias se afianzan en el segundo lugar pero con una participación inferior a la del año anterior, concretamente en el 23,4%.

En los nueve años desde el comienzo de la crisis económica y financiera mundial que con tanta intensidad ha golpeado a la economía española, la confianza de los inversores extranjeros en las empresas cotizadas españolas se ha mantenido, a pesar de la elevada volatilidad de las cotizaciones durante los primeros episodios de la crisis mundial y de la deuda soberana en Europa, tal y como recoge el informe sobre propiedad de las acciones españolas elaborado por el Servicio de Estudios de BME con datos a cierre de 2016. Desde el 36,8% de participación en 2007, en 2009 se alcanzaba el 40%, en 2014 el 43% y en 2016, el 43,1%.

Desde que en 1992 se empezó a recopilar esta estadística, la participación de los inversores no residentes siempre se ha mantenido por encima del 30% “casi dos décadas y media en las cuales se ha convertido en un factor de estabilidad para el mercado y el sistema financiero españoles en su conjunto”, explica BME.

La Encuesta Financiera de las Familias coordinada por el Banco de España permite acceder a datos referidos a las características de la participación de los hogares españoles en acciones cotizadas. Según la última oleada, a cierre de 2014, un 11,4% de los hogares españoles eran propietarios de acciones cotizadas, lo que representa 2,1 millones de hogares si la aplicamos al número total de hogares en España y 5,25 millones de personas con exposición a acciones, teniendo en cuenta el número medio de personas por hogar, tras el análisis de los datos y cálculos llevado a cabo por BME. Las familias españolas redujeron en 2016 un punto porcentual su participación en Bolsa hasta el 23,4%, tras tres años consecutivos de subidas.

No obstante, permanecen como segundo grupo propietario después de extranjeros. El aumento y revalorización de la cartera de acciones cotizadas en manos de las familias durante la crisis ha servido para impulsar el valor de los activos financieros de los hogares españoles, que se situaban al cierre de 2016 en los 2,1 billones de euros, un 1,4% más que un año antes y un 20% más que en 2008.

Por su parte, bancos y cajas españoles han vuelto a marcar al finalizar 2016 un nuevo mínimo de participación en la Bolsa con el 3% del total, seis décimas menos que en 2015 como consecuencia de la tendencia desinversora en acciones cotizadas con el objetivo de reforzar el capital bancario para afrontar las nuevas exigencias regulatorias. La cuota actual del 3% es casi 13 puntos menos que la de 1992 y 6,3 puntos inferior a la de 2007.

Juan José Fernández-Figares, director de análisis de Link Securities, explica que la reducción progresiva de la participación de bancos y cajas viene dado "por las ventas que han venido realizando de sus carteras industriales, que ahora no consideran estratégicas como antes".

Posición de las Administraciones Públicas

La posición de las Administraciones Públicas como propietarios de acciones cotizados españolas vuelve a colocarse en el 31% en 2016, el porcentaje más elevado de los últimos 19 años. Este aumento se debe, principalmente, a la privatización y salida a Bolsa de Aena que tuvo lugar en el primer trimestre de 2015. La participación de las AAPP en la compañía se mantiene en el 51% con un valor al cierre de 2016 que roza los 10.000 millones de euros, lo que ha impulsa la cartera del sector público en las compañías cotizadas en la Bolsa española hasta cerca de 20.500 millones. La otra participación significativa es Bankia, con un valor cercano a los 7.300 millones de euros al cierre de 2016.

Además de Aena, cuya participación se instrumenta a través de la entidad pública empresarial Enaire, y Bankia, las app tenían al cierre de 2016 una participación en empresas cotizadas como REE, IAG, Ebro Foods, Enagas, Indra o Bankia, a través de distintos organismos o entes públicos bien a través de participaciones directas o indirectas a través de entidades bancarias nacionalizadas.

La participación de las AAPP españolas en las cotizadas es similar a la del conjunto de la UE donde las AAPP ostentaban en 2012 un 4% del valor de las acciones cotizadas.

Normas