Cataluña empieza a pesar sobre la Bolsa y la deuda españolas

Sabadell y Caixabank comparten con ACS las mayores caídas del índice

La prima de riesgo española sube levemente a los 114 puntos básicos

Ibex 35
Panel de la Bolsa de Madrid EFE

La tensión política entre la Generalitat catalana y el Gobierno de Mariano Rajoy ha terminado hoy por estallar con las primeras detenciones por la convocatoria del referéndum del próximo 1 de octubre. Y en el frente económico, el gobierno catalán ha quedado intervenido de facto con la decisión de Hacienda de bloquear por completo el presupuesto de la Generalitat y de tomar el control de las cuentas catalanas.

El desencuentro político entre el gobierno catalán y el central es absoluto y el desafío del independentismo catalán está alcanzado un nivel que para muchos ya resulta difícilmente reconducible. Y mientras el clima político se enrarece de forma vertiginosa, el mercado ha comenzado a reaccionar. La prima de riesgo española, que comenzó la jornada hoy sin apenas cambios, repunta levemente hasta los 114 puntos básicos. Aun así, ha descendido desde los niveles de entorno a los 120 puntos que alcanzó en la jornada del 11 de septiembre, el día de la Diada.

El rendimiento del bono español a diez años, que comenzó con una ligera caída en línea con el conjunto de la deuda soberana de la zona euro, también se ha dado la vuelta y sube levemente.Cotiza en el 1,574%, frente al 1,563% de ayer, aún por debajo del nivel del 1,6% alcanzado días atrás.

El impacto del desafío separatista catalán sobre la deuda soberana española ha sido mínimo hasta el momento. No ha pasado factura en las últimas subastas del Tesoro, que sigue colocando deuda a intereses cada vez inferiores. En la subasta de este martes, el Tesoro colocó letras a 3 meses a un tipo medio del -0,485%, desde el -0,449% anterior, y a 9 meses al -0,368%, frente al -0,387% de la subasta precedente.

La incertidumbre política que plantea el referéndum catalán había pasado por ahora de puntillas aunque los expertos también adviertan de que, de no existir, la Bolsa española bien podría haber registrado un comportamiento mejor en las últimas semanas. De hecho, en la jornada de hoy sí está calando la inquietud por la escalda de tensión entre Madrid y Barcelona.

Los dos grandes bancos catalanes, CaixaBank y Sabadell, registran hoy caídas del 1,91% y 3,78%. Para Sabadell se trata de la peor jornada desde noviembre del año pasado. Y el Ibex es la Bolsa europea más castigada, con una pérdida del 0,83% que ha llegado a ser del 1%. En ello ha influido la caída de los citados bancos pero también la presentación de resultados de Inditex, que han quedado por debajo de lo esperado. La compañía de distribución textil ha perdido en Bolsa el 0,84%. Y también el retroceso cercano al 4% de ACS, penalizada por los rumores sobre una posible contraoferta por Abertis.

"La banca es el sector que más cae hoy en Europa pero también hay un factor añadido que pesa sobre la Bolsa española por Cataluña. El problema es que esta crisis política se enquiste y se convierta en un elemento de inestabilidad política que tenga efectos negativos en la economía", explica Nicolás López, director de análisis de M&G Valores. "El efecto es moderado pero es previsible que se siga notando en los próximos días", añade.  

La opinión mayoritaria entre los inversores es que la independencia de Cataluña es en este momento una probabilidad mínima, a la que no dan credibilidad alguna. Las dudas surgen sin embargo en el medio plazo, a la vista de que el horizonte político no quedará ni mucho menos despejado tras el 1 de octubre y de que los últimos acontecimientos pueden previsiblemente reforzar el apoyo popular al independentismo catalán. 

“Los mercados han sido relativamente optimistas (con razón en nuestra opinión), pero no está tan claro cómo evolucionará el apoyo al independentismo en el medio plazo”, apuntaba Barclays en un informe publicado la semana pasada.

Para Bank of America Merrill Lynch, la celebración del referéndum elevará la confrontación entre el gobierno catalán y el central. Y si bien cree que no tendrá consecuencias, en el sentido de que no activará la independencia, sí recuerda que “la secesión en Cataluña podría tener unas fuertes implicaciones macroeconómicas para Cataluña, España y Europa dado que un proceso desordenado podría amenazar la estabilidad económica de la región”.

En un informe del pasado mayo, el banco estadounidense ya apuntaba que la política podría complicar el segundo semestre. Añadía que la imposibilidad de celebrar un referéndum con garantías podría precipitar la celebración de elecciones en Cataluña el próximo año y que si bien el Gobierno de Rajoy emplearía los instrumentos legales con los que detener el plebiscito, conteniendo los riesgos en el corto plazo, esto elevaría el apoyo popular al independentismo.

En paralelo, JP Morgan asegura en un informe que los bancos españoles Santander, BBVA, CaixaBank y Bankinter han mantenido recientemente reuniones con la firma JP Morgan Cazenove y le han transmitido,entre otras cuestiones, que el referéndum sobre la independencia de Cataluña es un "fiasco" y "solo ruido". 

"Los bancos españoles con los que nos hemos reunido creen que el referéndum de independencia de Cataluña será un fiasco, ya que es ilegal según la legislación española", señala la firma en un informe al que ha tenido acceso Europa Press, en el que añade que "el referéndum de la independencia catalana es solo ruido, de acuerdo con los bancos".

Normas