Toshiba vende su negocio de chips al consorcio de Bain Capital y Apple

El consorcio elegido por la japonesa habría ofrecido casi 15.000 millones de euros

La compañía de la manzana obtendría independencia de los proveedores de memoria

toshiba
Logo de Toshiba en un circuito impreso.

Toshiba ha alcanzado un compromiso para vender su división de chips a un consorcio internacional liderado por el fondo de inversión estadounidense Bain Capital, en el que también están compañías como Apple, Dell, Seagate Tecnology, Kingston Tecnology y el fabricante surcoreano de chips SK hynix y la japonesa Hoya, según han confirmado a Reuters fuentes cercanas a la operación.

La decisión la tomó hoy el consejo de dirección de la empresa japonesa tras un largo proceso de negociación con este y otros grupos interesados en la operación, aunque ambas partes aún deben alcanzar un acuerdo definitivo.

El consorcio elegido también incluye al Banco de Desarrollo de Japón y el fondo público-privado Nipón Innovation Network. Este grupo ofertó unos dos billones de yenes (en torno a 14.950 millones de euros) por el negocio de chips de memoria Toshiba, y ambas partes deberán cerrar ahora los términos finales de la operación, algo que prevén hacer antes de finales de mes.

La operación, sin embargo, cuenta con la oposición de Western Digital, socia de Toshiba. La firma habría recurrido al International Court of Arbitration para detener la operación y no descarta solicitar una orden judicial inmediata, según algunos medios internacionales.

Toshiba, que el pasado abril y ante su difícil situación financiera escindió su negocio de chips de la matriz, decidió la semana pasada suspender las negociaciones con los otros dos grupos interesados, uno de los cuales contaba entre sus integrantes con la propia Western Digital y el otro representado por la taiwanesa Hon Hai (Foxconn), según informa Efe.

La venta del negocio de memorias fash NAND de Toshiba, segundo por cuota de mercado tras Samsung, busca obtener liquidez y evitar la quiebra de la multinacional nipona, que ha sufrido fuertes pérdidas por su negocio nuclear en EE UU. 

Toshiba cerró su último ejercicio con unas cuantiosas pérdidas y un patrimonio negativo debido principalmente a las dificultades financieras de su rama de energía nuclear en Estados Unidos, Westinghouse Electric, filial que se declaró en quiebra en marzo en ese país. Debido a su compleja situación económica, el fabricante nipón retrasó tres meses la presentación de sus resultados financieros y se vio relegada a la segunda sección de la Bolsa de Tokio el 1 de agosto.

Los planes del consorcio que lidera Bain Capital sería comprar la división de chips de Toshiba y sacarlo posteriormente a la bolsa en Japón. 

Importante operación para Apple

La compra del negocio de memorias de Toshiba por parte del consorcio liderado por Bain sería un movimiento clave para Apple, que busca ganar independencia de proveedores a la hora de construir sus dispositivos. La compañía de la manzana ya dio pasos en ese sentido en la producción de paneles OLED y ahora busca tomar posiciones en el negocio de las memorias NAND, donde Samsung, uno de sus más duros rivales, es el rey indiscutible. El movimiento podría permitir a Apple abaratar sus costes de fabricación.

Las memorias NAND se utilizan en múltiples dispositivos electrónicos, como smartphones y tabletas, y en otros ligados a dos tendencias tecnológicas claras: el Internet de las cosas y el coche autónomo.

Normas