referendum cataluña
Esteladas en la manifestación de la Diada el 11 de septiembre de 2017 en Barcelona AFP

Barclays advierte del riesgo a medio plazo del desafío separatista

Cree "extremadamente baja" la posibilidad de independencia a corto plazo

Anticipa que la Generalitat convocará elecciones, con Junqueras como ganador

Los inversores no muestran por el momento señales de nerviosismo ante la proximidad del 1 de octubre, fecha en la que el gobierno de la Generalitat ha convocado un referéndum sobre la independencia de Cataluña que el Tribunal Constitucional ha declarado como ilegal y que ha desatado un enfrentamiento político sin precedentes con el Gobierno de Mariano Rajoy.

El órdago independentista catalán cada día gana peso y ya ha saltado al frente económico, con la decisión del vicepresidente y consejero de Economía, Oriol Junqueras de dejar de informar de los gastos al Ministerio de Hacienda que dirige Cristóbal Montoro. La tensión política y judicial va en aumento y, aunque su reflejo sea mínimo en la prima de riesgo española, la cuestión catalana se ha abierto hueco en las inquietudes de los inversores.

Barclays se hace hoy eco en un informe de la situación de extrema incertidumbre que plantea la convocatoria del referéndum del 1 de octubre. Considera que la posibilidad de una Cataluña independiente es "extremadamente baja" pero muestra sus dudas sobre cuál será el escenario del día después. "Vistas las encuestas y la oposición del Gobierno, la independencia resulta altamente improbable en el corto plazo. Los mercados han sido relativamente optimistas (con razón en nuestra opinión), pero no está tan claro cómo evolucionará el apoyo al independentismo en el medio plazo".

El banco británico advierte que el escenario futuro va a depender de las respuestas que den tanto el Gobierno catalán como el central. Y en el plazo más inmediato, los posibles escenarios ven desde la activación del artículo 155 de la Constitución con la suspensión de la autonomía catalana, a un endurecimiento de las posturas o incluso un estallido de violencia.

Barclays considera que la intención de la Generalitat con su pulso al gobierno central es lograr un mayor respaldo social para la independencia. Considera que el gobierno catalán convocará nuevas elecciones en las que podría darse el triunfo de ERC. "Oriol Junqueras podría convertirse en el próximo presidente de Cataluña".

En todo caso, de cara al día 1 de octubre, la entidad británica prevé que la participación sea inferior al 50% y cree incluso poco probable un triunfo del voto independentista. 

Normas
Entra en EL PAÍS