Moscovici pide que la tasa a las tecnológicas se acuerde a nivel europeo

Alemania, Francia, Italia y España defienden un gravamen adicional sobre Google o Apple

Los ministros de Economía de la UE debatirán el sábado por primera vez la propuesta

comision europea
Pierre Moscovici, comisario europeo de Asuntos Económicos (Archivo CE)

El comisario europeo de Asuntos económicos, Pierre Moscovici, ha alertado este jueves contra la tentación de instaurar a nivel nacional un gravamen sobre los ingresos de las grandes compañías tecnológicas como Google o Apple.

La advertencia del comisario se produce horas antes de que Alemania, Francia, Italia y España presenten su propuesta sobre un impuesto a esas multinacionales en la reunión de ministros de Economía y Finanzas de la UE (Ecofin) que se celebra viernes y sábado en Tallin, capital de Estonia.

Los ministros de las cuatro principales economías de la Zona euro abogan por establecer un “impuesto igualador” sobre la facturación de esas multinacionales en cada país de la UE, un gravamen que equivaldría a la rebaja en el impuesto de sociedades que logran al trasladar sus beneficios hacia Estados de la UE con baja imposición como Irlanda y Holanda.

Los ministros de la UE debatirán por primera vez el sábado la propuesta durante su reunión informal en Tallin bajo la presidencia de Estonia.

 

Moscovici califica como “positiva” la propuesta que defenderán en Tallin los ministros de Economía de Alemania, Francia, Italia y España, con Luis de Guindos al frente de la delegación española. Pero el comisario pide que cualquier medida impositiva para acabar con la elusión se adopte a nivel europeo e incluso global.

“Hay que estudiar todas las posibilidades, incluso en concertación con las instituciones internacionales”, señaló Moscovici en alusión a la OCDE y el FMI.

Bruselas parece temer que los cuatro grandes países pongan en marcha un sistema de imposición ante la escasa posibilidad de alcanzar un acuerdo unánime entre los 28 socios de la UE y, menos aún, entro los principales miembros de la comunidad internacional.

Fuentes de la Comisión reconocen que “la situación empieza a resulta inaceptable para algunos Estados miembros que ven a compasas globales lograr grandes beneficios en sus mercados sin ningún rendimiento tributario”.

Las mismas fuentes admiten que “la OCDE es muy útil en temas de coordinación fiscal pero en materia de imposición de las compañías del sector digital no ha emitido ninguna directriz”.

El objetivo de la CE es que cada compañía pague impuestos en el país donde obtiene sus beneficios, pero la normativa actual permite eludir esa obligación. Y Berlín, París, Roma y Madrid se impacientan ante la falta de ingresos.

Normas