liberbank
Oficina de Liberbank

La CNMV mantiene el veto a los cortos en Liberbank, que se dispara en Bolsa

La acción se anota una subida cercana al 7% a su vuelta al parqué

Las posiciones bajistas están vetadas desde el pasado junio

Los inversores de Liberbank tenían este martes marcado en su agenda: se cumplía el plazo dado por la CNMV para la prohibición de las posiciones cortas sobre el valor, tan solo unos días después de que el banco anunciara que ampliará capital por 500 millones. Tras unas horas de confusión en el mercado el regulador anunció que mantendrá el veto hasta el 30 de noviembre.

El regulador del mercado decidió mantener su intervención y evitar que los inversores bajistas pudieran elevar su presencia en el capital de Liberbank “tras considerar todas las circunstancias concurrentes” y “en particular”, la decisión de incrementar su capital.

LIBERBANK 0,83 -1,43%

La CNMV se vio obligada a media sesión a suspender la cotización de Liberbank tras la publicación, retirada instantes después, de que se mantendría la prohibición, lo que disparó la cotización de la entidad. Las acciones del banco volvieron a cotizar una vez se hizo público el veto y se anotaron un alza del 5,77%, hasta los 0,825 euros.

Con esta nueva prórroga, serán un máximo de cinco los meses en los que los inversores oportunistas no podrán elevar sus posiciones contra la acción de Liberbank, aunque la CNMV reconoció ayer que su intención es levantarla “tan pronto como el proceso de ampliación de capital se complete”.

El regulador decidió vetar los cortos el 12 de junio, tras la resolución de Popular y posterior venta a Santander. Entonces, la institución presidida por Sebastián Albella reconoció que se había detectado un aumento de las posiciones cortas en un momento de espiral bajista en la cotización de Liberbank.

Pasado el efecto de la resolución del Popular, Liberbank anunció la pasada semana una ampliación de capital por 500 millones de euros para sanear su balance. La entidad procedente de los negocios bancarios de Cajastur, Caja Cantabria y Caja Extremadura adoptó esta decisión para acelerar su plan de reducción de activos inmobiliarios y dudosos.

Su intención pasa por deshacerse de activos inmobiliarios y dudosos por importe de 800 millones de euros antes de final de año. Con ello, el objetivo pasa por reducir la ratio de morosidad al 3,5% en 2019, desde el 11,5% actual, así como elevar sus coberturas al 50% desde el 40% actual.

El anuncio de la ampliación, que aún debe ser aprobada en la junta de accionistas extraordinaria del próximo 9 de octubre, ha sido recibida por el mercado con caídas. Sus acciones se dejaron un 20% la pasada semana tras el anuncio. Y ello, a pesar de que la operación ha sido bien recibida por las casas de análisis y que cuenta con el apoyo de sus accionistas de cabecera –Oceanwood (12,6%), Ernesto Tinajero (7,4%), Corporación Masaveu (5%) y las fundaciones bancarias (42,8%)–, que suman el 69% del capital, y que han anunciado que acudirán a la ampliación.

Desde Bankinter optaron por mejorar la recomendación que tenían para el valor hasta comprar tras conocer los detalles de esta operación. Con ella, decía la firma de análisis, “se reducirá el capital actual reclasificando los fondos a reservas con cargo a las que realizar los saneamientos para, a continuación (prácticamente de forma simultánea), ampliar por los 500 millones de euros. Esta operación resolverá el déficit de provisiones”.

Por su parte, Citi ha reiterado la recomendación de compra y mantiene el precio objetivo en 1,20 euros. Y ello a pesar de que considera que los objetivos planteados con la operación son ambiciosos.

Más allá ha ido Borja Rubio, head of brokerage en España de Orey iTrade, quien considera que la prórroga de la CNMV “tiene sentido para restar presión al valor por la ampliación”, pero afirma que “es muy probable que Liberbank acabe siendo adquirido por otra entidad”.

El mercado descarta un impago de la deuda

La deuda subordinada de Liberbank, que se vio en la picota de los inversores tras la resolución de Popular, no se ha visto dañada por el anuncio de la ampliación. La emisión de 300 millones de bonos subordinados, emitidos en marzo y computables como capital de nivel 2, cotizan a un nominal del 104% de su valor nominal, lejos del 85% al que llegaron a situarse el pasado 9 de junio y más cerca del 106% que marcaban en mayo. Su rentabilidad se consolida en el 5,6%, muy lejos del peor momento, cuando superó el 11%.

Normas
Entra en EL PAÍS