Liberbank
Vista de las oficinas centrales de Liberbank en Oviedo. EFE

Liberbank afronta este martes el fin de la protección ante los postores en corto

La medida se decretó para evitar una espiral bajista que desestabilizara al valor tras la resolución del Banco Popular

Liberbank no deja de acaparar la atención del mercado. Si la pasada semana hubo un terremoto en la cotización de la entidad financiera como respuesta al anuncio de una ampliación de capital por 500 millones de euros, en esta se situará bajo la lupa de los inversores ya que mañana termina la prohibición de ventas a corto contra el valor.

La Comisión Nacional del Mercado de Valores tomó esta decisión el pasado 12 de junio para evitar una espiral bajista que desestabilizara al valor tras la resolución del Banco Popular y su venta a Santander, al percibir un incremento de las apuestas bajistas contra Liberbank. La decisión sirvió para aplacar las caídas del banco. El 12 de julio, el organismo supervisor comunicó que prolongaba el veto a los bajistas sobre los títulos de la entidad financiera durante dos meses más. El plazo llega a su fin mañana.

LIBERBANK 0,83 -1,43%

La CNMV explicó en su día que la decisión había sido adoptadada tras considerar “todas las circunstancias concurrentes, incluidas la evolución reciente de la cotización, la volatilidad mostrada por el valor (superior a la del mercado) y los datos disponibles sobre préstamo de valores”. Fuentes del supervisor explicaron entonces que en las últimas jornadas la volatilidad sobre Liberbank casi multiplicó por tres la del Ibex.

La pasada semana, las acciones de Liberbank perdieron un 20% coincidiendo con el anuncio de una ampliación de capital que ha sido muy bien acogida por los analistas, pero no tanto por los inversores. Los analistas de Bankinter optaron por mejorar la recomendación que tenían para el valor hasta comprar tras conocer los detalles de esta operación. Con ella, decía, “se reducirá el capital actual reclasificando los fondos a reservas con cargo a las que realizar los saneamientos para, a continuación (prácticamente de forma simultánea), ampliar por los 500 millones de euros. Esta operación resolverá el déficit de provisiones”.

Por su parte, Citi emitió un informe en el que reitera la recomendación de compra y mantiene el precio objetivo en 1,20 euros. Aunque considera que los objetivos planteados con la operación son ambiciosos, señala que son alcanzables sobre todo en el contexto de la próxima venta de Milhabitans.

 

Normas
Entra en EL PAÍS