Londres estaría dispuesto a pagar hasta 54.500 millones a la UE por el ‘brexit’

Algunos cálculos sitúan el montante en unos 100.000 millones

Reino Unido y Bruselas no han logrado grandes avances en las negociaciones

La primera ministra británica, Theresa May, en su reciente visita a Japón.
La primera ministra británica, Theresa May, en su reciente visita a Japón. EFE

La factura que tendrá que pagar Reino Unido a la Unión Europea por su salida es una de las grandes incógnitas de las negociaciones entre ambos bloques y una de las grandes disputas. Hasta ahora, los medios británicos habían calculado que la salida de Londres de la Unión supondría entre 70.000 y 100.000 millones de euros. 

Una cuantía por encima de los 50.000 millones libras, unos 54.500 millones de euros) que, según el diario 'The Sunday Times' estaría dispuesta a pagar la primera ministra británica, Theresa May.

Según esta información, el Ejecutivo de Londres estaría dispuesto a pagar entre 7.000 y 17.000 millones de libras al año (de 7.630 a 18.530 millones) a Bruselas durante tres años, con el fin de terminar los pagos antes de las próximas elecciones generales británicas, previstas para 2022. El ministro para el 'brexit' David Davis ha asegurado que la cifra es un "sinsentido" y que la información del periódico es "completamente errónea".

Se trataría de la primera oferta económica que presentaría May a Bruselas el próximo mes de octubre, tras el congreso del Partido Conservador y con el fin de evitar las críticas de la ala más euroescéptica del partido.

Esta semana se ha cerrado la tercera ronda de negociaciones entre Reino Unido y la Unión Europea sin lograr grandes avances. El negociador jefe de la UE para el ‘brexit’, Michel Barnier, lamentó la falta de claridad de Londres en aspectos clave del diálogo, como su disposición a hacer frente a los compromisos ya adquiridos en el presupuesto comunitario. El equipo europeo rechazó el planteamiento de Reino Unido de empezar a negociar cuál será el estatus tras la ruptura e insistió en las sus tres prioridades: la factura que deberá pagar Reino Unido, los derechos de los ciudadanos británicos y comunitarios y el futuro de la frontera de Irlanda del Norte. 

Una posición tildada de "ridícula" por parte del ministro británico para el 'brexit', David Davis, que en declaraciones a la BBC asegura que las negociaciones de esta semana "francamente, creo que resultó un poco ridículo, porque sencillamente habíamos logrado cosas", dijo el ministro británico, que puntualizó que no hacía referencia a Barnier personalmente, sino a la postura de la Comisión Europea (CE), que le parece "ridícula"

Normas