evolucion autonomos

Así ha cambiado el autónomo en los últimos diez años

Cómo ha evolucionado el perfil de los autónomos desde 2008

En los últimos diez años, el perfil de los autónomos en España ha cambiado de forma considerable, según se expone en un informe presentado por la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA).

Más autónomos, más mujeres y más extranjeros

Según este análisis, desde 2008 hasta la actualidad, hemos perdido 162.406 profesionales autónomos. Hoy son 3.256.066 trabajadores por cuenta propia y, aunque al inicio de la crisis se perdieron 400.000, se han ido recuperando poco a poco hasta alcanzar la citada cifra. Esto se debe, en gran parte a las mujeres. Mientras que los autónomos varones se han reducido en un 8,8% desde mediados de 2008, las emprendedoras se han incrementado un 3,6%, hasta llegar a 1.152.066, es decir, que las mujeres representan el 35,4% de los autónomos en nuestro país, cuando en 2008 suponían el 32,5%.

Por su parte, los autónomos extranjeros también han registrado un aumento en los últimos diez años. En concreto, han crecido un 11,4%, pasando de representar un 7,7% del total en 2008 al 9,5% actual, con 190.253 profesionales autónomos extranjeros.

En España hay 1.2559.400 autónomos societarios, lo que supone un aumento del 5,2% desde el inicio de la crisis, pasando de representar el 35% al 38,7%. Las personas físicas han pasado del 65% en 2008 al 61,3% actualmente. Además, de éstos, el 22,2% tienen empleados a su cargo. 43.439 autónomos emplean hoy día a 900.000 personas.

Sectores y edad media de los autónomos en España

En el informe también recoge que los sectores profesionales son los que más han aumentado en los últimos diez años. Mientras que los sectores más tradicionales han ido perdiendo peso, las actividades inmobiliarias, la educación o la sanidad han aumentado. El 23,4% de los autónomos se dedica al comercio, el 11,7% a la agricultura y el 10,8% a la construcción.

En lo que respecta a la edad, el 45,8% de los trabajadores por cuenta propia en nuestro país tiene entre 40 y 54 años, registrando un aumento de casi tres puntos en los últimos diez años. Los mayores de 55 años han pasado de representar el 23,2% al 25,8%, y los más jóvenes se han reducido. Todo ello pone de manifiesto que el autónomo español está envejeciendo y no hay muestras de relevo generacional a la vista.

La mejor noticia es que los negocios ya no cierran, y dos de cada tres tienen más de tres años de antigüedad, y uno de cada dos llevan más de cinco años en activo.

Normas
Entra en EL PAÍS