Una generación que se enfrenta al mundo

Los posmileniales son los primeros que han echado por tierra el principio de autoridad

Milenial

El relato bíblico de David y Goliat ha sido usado a lo largo de la historia para demostrar que, en ocasiones, el débil puede vencer al poderoso. Aunque los combates sean desiguales, siempre hay espacio para milagros.

En el mundo del deporte, encontramos muchos ejemplos que encajan con este símbolo. La victoria en la liga de fútbol inglesa en 2016 del humilde Leicester o el Valencia Basket este año ganando la liga ACB a los imbatibles Real Madrid y Barcelona. Pero las derrotas en la guerra fría de las grandes potencias en Vietnam o Afganistán o las inesperadas victorias del brexit y los partidarios del no en Colombia nos recuerdan que lo inusual puede producirse más allá del deporte.

Solo porque seas grande y fuerte no significa que puedas hacer lo que quieras. Aquellos en los que nunca creemos de vez en cuando pueden llegar a la cumbre. Detrás de estas afirmaciones no solo hay voluntarismo, sino también mucho ingenio y la confianza en uno mismo para poder ganar al más fuerte. Los casos anteriores nos enseñan que además del talento de los vencedores, es imprescindible perder el miedo reverencial al poderoso. Hay que estar preparado para ganar física y mentalmente. Es imprescindible, por tanto, tener armas competitivas pero además ser irreverente.

Israel, en aquella época, estaba en guerra con los filisteos. Un gigante del ejercito filisteo de casi tres metros de altura llamado Goliat desafió a los militares hebreos, proponiendo que escogieran a su mejor hombre para hacerle frente. En palabras de Goliat, si él resultaba derrotado y muerto, los filisteos serían esclavos de Israel; pero si él vencía, los israelitas serían sus esclavos. Los hebreos fueron incapaces durante 40 días de encontrar a alguien que tuviese el valor de enfrentarse a Goliat. David, un jovencísimo pastor que se encontraba por casualidad en el campo de batalla, escuchó el desafío del gigante y se ofreció para luchar. A pesar de lo que pensaron sus compatriotas y el propio Goliat, no era ningún frívolo ya que para defender a sus rebaños de los ataques de fieras salvajes había desarrollado una extraordinaria habilidad con un cayado y una honda. De modo y manera que nada más empezar el combate, David le incrustó con su honda una piedra en la frente a Goliat derrotando al filisteo.

Hoy las enseñanzas de este pasaje de las sagradas escrituras están más vigentes que nunca. Es preciso recordar que no existe enemigo desdeñable por pequeño que sea, si el talento le acompaña. Es incuestionable además el poder que tiene la constancia frente a un enemigo en apariencia muy superior. Por último, la irreverencia de luchar contra las apariencias se hace indispensable para siquiera poder optar a la victoria. Talento, constancia e irreverencia son a su vez las cualidades de una nueva cohorte de profesionales nacidos a partir de 1994 y que se les conoce como los posmileniales o generación z. Se han educado y socializado con internet absolutamente desarrollado y eso les ha llevado a comportarse de un modo radicalmente diferente a sus predecesores. Son los primeros que han echado por tierra el principio de autoridad de sus padres, profesores y jefes porque tienen a su disposición herramientas hasta ahora impensables. El hacker de 23 años que fue capaz de desactivar desde su casa WannaCry, el más peligroso ciberataque conocido hasta ahora. Las miles de startups de veinteañeros que en todo el mundo están amenazando el status quo de las empresas más poderosas del planeta saltándose las barreras de entrada a esos mercados con disruptivos productos y servicios. Los jóvenes del Rif marroquí y Venezuela que día tras día se juegan su integridad por denunciar la injusticia de regímenes que no respetan los derechos humanos. Los anónimos becarios que asombran a los empleados de las empresas en las que trabajan con su dominio de las nuevas especialidades de la industria 4.0. Todos ellos representan una nueva generación que, como las anteriores, tiene la ilusión por triunfar, la constancia de las fuerzas intactas por su edad, los conocimientos más vanguardistas. Pero, además, los z han perdido el miedo reverencial al poderoso, llámese Gobierno, multinacional o profesor porque son nativos de un nuevo mundo en el que se manejan a la perfección mientras el resto a duras penas nos mantenemos a flote.

David no solo ganó a Goliat sino que con el tiempo se convirtió en rey de Israel. Es recordado como uno de los mejores gobernantes y que más hizo por unificar su patria. Precisamente el mes pasado, el presidente de la cámara de comercio hispano-israelí explicó en la Universidad de Deusto el “efecto chutzpah como una de las claves de su milagro económico.

La palabra hebrea chutzpah puede traducirse al castellano como irreverencia. Es esa actitud desafiante con la que los estudiantes se dirigen a sus profesores en la universidad, cómo los empleados desafían a sus jefes, la forma en que los sargentos cuestionan las órdenes de sus generales o los funcionarios ponen en cuestión los mandatos del ministro de turno. En algún momento de su vida, un israelí, aprende en la escuela, en casa o en el ejército que lo normal es tener confianza en uno mismo y cuestionar las órdenes en base a tus conocimientos. Eso te hace crecer a ti y a tu sociedad. De ese modo, la ciencia y la economía ha podido avanzar increíblemente en ese territorio al no dar por irresoluble ningún problema a pesar de lo que generaciones anteriores les hayan trasmitido.

Hoy la generación z es lo más parecido a ese joven pastor que con su chutzpah venció al soberbio gigante: el reto será que no solo los más jóvenes encarnen esos valores sino el conjunto de las instituciones de nuestra sociedad.

Iñaki Ortega es doctor en economía y director de Deusto Business School.

Normas