Entrevista a la responsable macro de Andbank

Marian Fernández: "El 'efecto Trump' ha desaparecido pero Wall Street conserva la inercia alcista"

La experta prefiere Bolsa europea y ve todavía potencial en los bancos

Prevé un impacto pasajero en mercado del ataque terrorista en Barcelona

Marian Fernández, responsable macro de Andbank
Marian Fernández, responsable macro de Andbank

Los bancos centrales marcan el pulso del mercado de deuda y de renta variable, a la espera de nuevos detalles sobre el ritmo de alza de tipos en EE UU y de retirada de las compras de deuda en el BCE. Para Marian Fernández, responsable macro de Andbank, el mercado ya tiene asumido que Draghi apretará el botón del inicio de la retirada de estímulos y lo hará de forma gradual, sin provocar sustos en la renta fija. Su diagnóstico de la situación macro en EE UU es positivo, aunque Europa presenta mayor potencial, apoyada en el consumo interno y pese a la fortaleza del euro. En España, la gran apuesta siguen siendo los bancos.

¿Cómo puede influir en el mercado español el ataque terrorista en Barcelona?

En general, por lo visto en otras ocasiones, el impacto es pasajero en cuanto a la magnitud de las caídas y su duración. Es cierto que en España el turismo tiene gran peso en la economía pero la temporada turística está muy avanzada y, de todas formas, no existe la idea de inseguridad que sí generan otros países del Mediterráneo. Además, en el Ibex pesan sectores a los que el terrorismo no les afecta tan directamente.

Las actas de la última reunión del BCE revelan inquietud sobre el avance del euro, ¿cómo puede influir en la decisión de reducir las compras de deuda?

El mercado en general tiene comprado que tiene que haber un tapering. El escenario base es que septiembre es el momento en que se diga abiertamente que se está debatiendo y se encomiende la tarea de estudiarlo a los distintos departamentos técnicos y octubre sea el momento del anuncio, para ser implementado el año que viene. El mercado tiene comprado que el tapering es una obligación para el BCE por dos motivos. Por un lado, por motivos técnicos, porque en 2018 se alcanzaría el límite del 33% de compras en las principales referencias. Y por otro lado, porque la economía europea va mejorando. Además, el alza del euro es en realidad una corrección del dólar, por una decepción del mercado en cuanto al crecimiento y la evolución de los precios y también una decepción política. Trump no es del todo operativo a la hora de implementar sus medidas. No queda todo en manos del BCE. De momento, este nivel del euro es asumible para el BCE. Creemos que hay una obligación de tapering que prima. 

¿Cree que la creciente decepción sobre las medidas de estímulo de Trump puede provocar la corrección en Wall Street?

Es verdad que con su triunfo, el mercado puso en precio el alza de precios, del gasto público, la rebaja de impuestos...Ese efecto suflé se ha venido abajo y el mercado ha tenido meses para evidenciarlo. En expectativas de inflación, el efecto Trump prácticamente ha desaparecido pero la economía tiene su propia inercia al margen de Trump y esa inercia creemos que se mantiene y es positiva, también en Estados Unidos. Es verdad que muchos piensan que el ciclo bursátil está tocando a su fin pero la realidad es que el crecimiento económico en Estados Unidos aunque no sea especialmente llamativo, sí es suficiente, razonable.

¿Prefieren Bolsa estadounidense o Bolsa europea?

Creemos que EE UU está más en precio que Europa, que está viviendo un momento más dulce de recuperación no solo macro sino también de beneficios. El mercado corrigió algo la semana pasada pero en cuanto tiene ocasión de poner en precio una situación mejor, como que se disipa la crisis en Corea, el mercado compra. Vemos EE UU más agotado que Europa, eso es cierto. Y vemos sobre todo que las Bolsas no están baratas, lo que obliga a ser más selectivos, sin pensar en el fin de ciclo. Es cambiar el sesgo: ponerte en compañías que se benefician de un dólar más débil y en Europa ser más domésticos. 

¿Han ajustado la cartera recientemente?

En la cartera global, ya no tenemos Covestro sino_Arcelor, hicimos el cambio a finales de julio. Nos inclinamos por compañías financieras, ligadas al consumo y telecomunicaciones. Dentro de las financieras, ING, ABN Amro, Intesa San Paolo, BBVA y LLoyds están en cartera desde el año pasado. Hay que seguir en bancos, los resultados han sido positivos, con sorpresas en comisiones, en margen de intermediación, con previsiones al alza y mejor solvencia. También tenemos telecomunicaciones, es un sector que de forma general ha revisado en Europa al alza objetivos para este año. Para una cartera global, preferimos Telecom Italia a Telefónica.

 ¿Y qué valores tiene en la cartera española?

Tenemos BBVA, Telefónica, Meliá, Ferrovial, Dia, Caixabank y Acciona, que ha entrado en lugar de Endesa. Hay una mayoría de bancos. Telefónica no es la compañía de telecomunicaciones que más nos gusta a nivel europeo pero le reconocemos el cambio en resultados y su rentabilidad por dividendo. Meliá es una clara apuesta por el ciclo doméstico.

Normas