Técnicas Reunidas Ampliar foto

Técnicas Reunidas pierde la mitad de su valor en 10 años, ¿a qué se debe?

Sus acciones bajan de los 61,4 euros del récord de 2007 a los 29 euros

Los débiles resultados, la caída del petróleo y las posiciones bajistas aceleran el descenso en el año

El 28 de julio Técnicas Reunidas desfiló por la pasarela de resultados y las cuentas divulgadas fueron la gota que colmó el vaso. Ese día la firma retrocedió un 7%, su mayor caída desde febrero de 2016. En el conjunto del año venía acumulando unas pérdidas del 14%, pero los resultados aceleraron la caída. Dos semanas después, los descensos anuales alcanzan ya el 25%. Técnicas Reunidas se ha convertido así en el segundo valor más castigado del selectivo español en 2017, solo por detrás de Siemens Gamesa.

Aunque estas caídas son significativas, el verdadero desplome es el que acumula desde sus máximos históricos. En noviembre de 2007, con el Brent en el entorno de los 90 dólares por barril, las acciones de Técnicas Reunidas alcanzaron los 61,4 euros. Díez años después, sus títulos ceden un 52,7%, hasta los 29 euros mientras el crudo lucha por los 50 dólares.

Los bajos niveles del oro negro son precisamente uno de los talones de Aquiles de la empresa. Esto responde a la estrecha vinculación que existe entre la evolución en Bolsa de la firma y la cotización de esta materia prima. “Algunos países de la OPEP no se han tomado en serio los recortes, lo que impide la recuperación de los precios”, afirma Manuel Pinto, analista de XTB. Además, otras potencias como Estados Unidos, fuera del cártel, han continuado con el bombeo, estrechando aún más el margen de recuperación del petróleo.

“Ni siquiera el rebote del crudo ha apartado las ventas, algo que sí ha ocurrido en otros comparables como Saiperm o Petrofac”, sostiene Felipe López, analista de Self Bank. La decepción causada por las cuentas viene acompañada de un aumento de las posiciones cortas. Según los últimos datos de la CNMV, el 12,9% del capital de la firma está en manos de inversores bajistas, frente al 11,1% de quince días atrás.

Una de las debilidades mostradas por la compañía este ejercicio es la incapacidad para mantener su cartera de pedidos estable. El objetivo para 2017 se sitúa en los 4.500- 4.800 millones. El día en que presentó sus resultados semestrales esta apenas alcanzaba los 438 millones. Sin embargo, el 4 de agosto la ingeniera informó de la adjudicación de una nueva refinería en Omán por importe de 2.750 millones de dólares (2.341 millones de euros) durante 47 meses.

La concesión, que debería haber servido de respiro a los inversores, solo permitió a la firma coger aire. Esa misma jornada se anotó un 3,6%, ascenso que perdió al día siguiente. No obstante, aunque el contrato no haya ahuyentado la presión bajista, en Renta 4 creen que es un buen paso para “aumentar la visibilidad de su cartera y solo le quedaría por adjudicarse 2.900 millones para cumplir con los objetivos”.

El consenso de los analistas no dudan en apuntar a que gran parte de las caídas registradas por la empresa vienen dadas por el aplazamiento de proyectos tanto en Sudamérica (cancelaciones en Bolivia,Chile y aplazamiento de otras adjudicaciones) como en Oriente Medio. Pero uno de los que más factura ha pasado a la compañía ha sido la cancelación del proyecto de unidades auxiliares de Talara Perú, logrado en el primer trimestre de 2017 y que posteriormente tuvo que ser excluido de cartera porque será reofertado en 2018.

El retraso en la concesión de pedidos ha provocado un fuerte consumo de caja, que en el segundo trimestre de 2017 bajó en 225 millones, “derivado del deterioro del circulante y las peores condiciones de pago de los clientes en un entorno de precios del crudo bajos”, indican desde Renta 4.

Potencial del 29%

La débil evolución de Técnicas Reunidas no es óbice para que los analistas se muestren optimistas con el comportamiento de la compañía los próximos meses. El consenso de los analistas consultados por Reuters establecen como precio objetivo los 37,53 euros por título.Esto equivale a otorgarle un potencial de subida del 29,4%.

Uno de los últimos en modificar su valoración ha sido Credit Suisse, que ha mejorado su precio objetivo desde los 32 euros a los 35.En la misma línea están los expertos de Bankinter, que apuestan por la cautela aunque fijan como techo los 35,7 euros.

Manuel Pinto, de XTB, considera clave no perforar el soporte de los 28 euros.Si los pierde los títulos caerían a los 25. Como resistencia más inmediata apunta a los 30 euros.

Normas
Entra en EL PAÍS